Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Clamor taurino contra quienes "tratan de borrar de la memoria aquello que les interesa"

El periodista Miguel Ángel Yáñez exige la vuelta de los toros a El Bibio ante decenas de aficionados en un pregón de feria sin corridas

Por la izquierda, Jorge Fajardo, Maritina Medio y Miguel Ángel Yáñez, ayer, antes del pregón. | Fernando Rodríguez

"El mundo entero está rendido a sus pies. Todo gira en el mundo alrededor de los toros. Los músicos existen para inventar pasodobles toreros, los poetas para cantar a los toreros, los médicos para curar a los toreros, los arquitectos para construir plazas de toros, los pintores para pintar toreros y las mujeres para querer a los toreros". Con estas palabras, parafraseando al actor Paco Rabal, cuando interpretó a Juncal en la serie televisiva, terminó ayer su pregón taurino el periodista Miguel Ángel Yáñez ante decenas de aficionados que asistieron a la tradicional cita organizada por la Peña Miguel Ángel Perera. Todos con la misma consiga: que los toros vuelvan cuanto antes a la plaza de El Bibio para hacer frente a "las imposiciones de ciertas ideologías".

El periodista Miguel Ángel Yáñez, durante su aplaudido pregón en el hotel NH, cargó duramente contra "los autodenominados progresistas" que "han desenterrado aquello que les conviene y enterrado o tratan de borrar de la memoria aquello que les interesa" recordando los tiempos de dictadura en España. Frente a esos criterios, el pregonero recorrió la historia de la tauromaquia, desde las primeras sueltas de astados en el siglo XII hasta la actualidad. Dio buena cuenta de cómo el arte de Cúchares fue evolucionando hasta la tauromaquia, a la también ponderó como fuente de inspiración a través de la música, la poesía, la arquitectura, la literatura, el cine, la escultura y la pintura.

Además, destacó Yáñez la importancia económica de la fiesta nacional y la "infinidad de festivales taurinos o corridas de toros cuyos fondos han sido destinados en beneficio de los necesitados o caídos en desgracia". Son muchos los toreros que de forma altruista participan en festejos por buenas causas. "Para esto y muchos beneficios más la tauromaquia y fiesta y corridas de toros han servido y sirven la Humanidad", apuntó Yáñez, que pidió tomar nota a quienes han impedido la feria de Begoña de Gijón. Y dejó claro: "Prohibir las corridas de toros, y en general de los espectáculos taurinos, es violar y atentar el derecho al libre albedrío de los hombres de organizar, asistir y fomentar las corridas de toros y cualquier espectáculo taurino".

Compartir el artículo

stats