Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El aumento de delitos en Gijón sigue al alza por peleas graves, robos con violencia y hurtos

La tasa de criminalidad supera los índices previos a la pandemia sanitaria, con repunte también de los delitos contra la libertad sexual

Un agente de la Policía Nacional.

La tendencia al alza se confirma. El aumento de delitos en Gijón, que pese a todo mantiene una de las tasas de criminalidad más bajas del país, se ha vuelto a percibir en el segundo trimestre del año, que supera con mucho los registros de los últimos años, incluido el 2019, justo antes de la pandemia sanitaria y en el inicio de las restricciones. Los delitos graves de lesiones y riñas tumultuarias, robos con violencia e intimidación y los hurtos lideran el ranking de delitos cometidos entre enero y junio de este año. En total, son 4.325 las infracciones penales de este 2021, cifra sensiblemente superior a las 3.272 del 2021 o los 3.788 casos de 2019, por ejemplo, según los registros del Ministerio del Interior, que aglutina los informes de Policía Nacional y Guardia Civil.

El crecimiento del número de los delitos ha crecido un 12,42 por ciento desde el último año previo a la pandemia sanitaria, donde la criminalidad en todo el país disminuyó por las restricciones de movimiento y todos los meses que los ciudadanos pasaron confinados. No obstante, la salida de la crisis del covid ha vuelto a relanzar la comisión de acciones delictivas en toda España. Ni Asturias ni Gijón son una excepción a esta tendencia. "Es un verano tranquilo, dentro de una ciudad segura y tranquila. Cualquiera lo puede ver", advertía en una entrevista a LA NUEVA ESPAÑA, hace unas semanas, Jesús Marcos Riaño, jefe de la Brigada de Seguridad Ciudadana de la Policía Nacional.

El mayor incremento en porcentaje del número de delitos frente a los registros del año pasado son las lesiones graves y riñas tumultuarias, con 64 casos en los seis primeros meses del año. De hecho, las peleas son una de las principales preocupaciones en la comisaría de El Natahoyo, pues surgen de forma habitual en zonas de ocio nocturno y son difíciles de evitar. Por otro lado, los robos con violencia e intimidación –ahí se incluyen los asaltos con fuerza a domicilios, establecimientos y otras instalaciones– también están al alza, con 69 casos hasta el pasado mes de junio. La parte positiva está en que los robos en viviendas están por debajo de las cifras que había antes de la pandemia. En lo que va de año se han detenido ya a al menos seis personas, integrantes de distintos grupos criminales itinerantes dedicados a este tipo de delincuencia, gracias al trabajo coordinado entre cuerpos de comunidades limítrofes para dar respuesta a estos episodios.

El aumento de delitos en Gijón sigue al alza por peleas graves, robos con violencia y hurtos

El aumento de delitos en Gijón sigue al alza por peleas graves, robos con violencia y hurtos I. Peláez

Los hurtos tampoco se quedan atrás, con 1.041 intervenciones este año para resolver este tipo de delitos más leves. Una cifra también ligeramente inferior a cómo estaba la ciudad antes de la aparición del coronavirus.

Los delitos contra la libertad sexual, una de las grandes preocupaciones también en todos las fuerzas y cuerpos de seguridad, también siguen subiendo. En concreto se registraron en Gijón 43 episodios entre enero y junio. Seis de ellos fueron agresiones sexuales con penetración frente a los cinco del año anterior. Pero hay que tener en cuenta que en el mismo periodo de tiempo en 2019 no se había registrado ningún caso. Tampoco en 2020. Expertos investigadores en la materia defiende que ese aumento de casos se debe a la mayor concienciación social contra este tipo de delitos y que, en consecuencia, se denuncia más ahora que antes.

Por otro lado, la sustracción de vehículos experimenta un mínimo incremento con 43 casos frente a los 36 del año anterior. En un baremo muy parecido estaban los registros también antes de la pandemia sanitaria. En este tipo de episodios, según las fuentes consultadas, se dispara la estadística porque un mismo autor suele protagonizar varios casos seguidos. Y como en este caso ocurre también con los delitos contra la salud pública, es decir, venta de drogas.

Los datos de estos primeros seis meses del año, a pesar del repunte, no merman la imagen de Gijón como ciudad segura. En comparación con ciudades de tamaño y número de habitantes similar, sigue a la cabeza y con bajos niveles de criminalidad. Por ejemplo, en Vigo llevan 6.575 casos de enero a junio (4.696 en 2021), Vitoria 5.177 infracciones penales (3.964 en 2021) y Hospitalet de Llobregat, con 8.874 casos (7.120 en 2021). Otras ciudades de Asturias andan en unos niveles parecidos. Oviedo lleva en esos seis primeros meses del año 3.710 casos (2.808 en 2021), Avilés acumula 1.124 (852 en 2021), Siero con 906 (697 en 2021), Langreo con 737 (555 en 2021) y Mieres con 656 (484 en 2021). En total en Asturias hubo 15.552 infracciones penales de enero a junio.

Compartir el artículo

stats