Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Rodrigo Cuevas sube la temperatura en Poniente

El artista disfruta interactuando con el público en un concierto donde compartió voz con la Capilla Polifónica Ciudad de Oviedo

24

En imágenes: Concierto de Rodrigo Cuevas en la playa de Poniente Fernando Rodríguez

De entre el público salió cantando «Carceleras» Rodrigo Cuevas ayer para dar inicio a su espectáculo musical en el escenario de la playa de Poniente. «¿Cómo tamos Xixón? Madre, vaya calor que fae», saludó el artista asturiano en medio de la canción, que, sumado a la puesta en escena, causó sensación entre el público. Difícil de llevar a escena la producción de esta canción, sin embargo, con cambios de micrófono lo logró. «Muchas gracias Xixón, que guapo, vino poca xente pero bueno, qué maravilla, que plaza, que playa, no sabéis lo contento que toi», compartió Rodrigo Cuevas, consciente de que se esperaba mucho más público en este concierto de Semana Grande.

El «agitador folclórico», como el propio artista se definió ayer en las páginas de este periódico, presentó a los músicos que le acompañaban sobre el escenario antes de anunciar un repertorio de zarzuela. Desveló que «Barbán» significa aire y al pasarlo al castellano quiere decir «airoso, resuelto». Sobre la zarzuela continuó diciendo que «ye profundamente gitana... en todas las zarzuelas hay un gitano». Fue así como introdujo al público en un viaje a través de la zarzuela del campo hacia Madrid, «un viaje en burro, ecológico, son emisiones de CO2, nada más que un poco de metano», aclaró.

Tras una que habla de un borrico se fue haciendo un viaje a la Mancha con una del maestro Guerrero. El sonido limpio y potente imperó durante toda la velada en la playa de Poniente. Con «Ay, ay, ay no rebañes los campos de miel» logró poner a todos los presentes a cantar el coro, logro por el que se llevó una fuerte ovación del público.

Rodrigo Cuevas no estuvo solo sobre el escenario. Invitó a la Capilla Polifónica Ciudad de Oviedo para cantar conjuntamente una zarzuela con aires asturianos. Además, interactuó y compartió confidencias con el público durante todo el concierto. Tras cantar una zarzuela de las de rondar y de tanto calor tuvo que quitarse parte del atuendo. Pero reconoció cómo le llamaba la atención un cartel que desde el escenario veía en las primeras filas. «Condones sabor cachopo», se leía en el cartel. Rodrigo Cuevas logró subir la temperatura con su show.

Asistentes al concierto, ayer, en la explanada de Poniente. | Fernando Rodríguez | FERNANDO RODRÍGUEZ

Compartir el artículo

stats