Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cabueñes libera la finca de su ampliación con la supresión de varios aparcamientos

El traslado de varias aulas modulares para poder iniciar hoy las obras elimina una decena de plazas utilizadas por personal del hospital

La finca destinada a la ampliación de Cabueñes, ayer, con las aulas modulares desplazadas a un lateral. | Ángel González

Todo listo. El Hospital de Cabueñes inicia hoy, tras años de promesas, una ampliación millonaria que duplicará los espacios actuales del complejo con la construcción de un nuevo edificio de ocho plantas con dos sótanos en la gran finca trasera del centro. Se trata de un macroproyecto de 79,07 millones de euros y un plazo de ejecución de 29 meses que acometerá la UTE FCC-Los Álamos y que en esta primera fase espera trastocar lo mínimo posible la actividad habitual del hospital, si bien el personal señala que, tras moverse las aulas modulares para liberar el espacio de la obra y reagrupar varias de ellas junto al área de Rehabilitación, ya se han tenido que suprimir varias plazas de aparcamiento. El mes que viene la junta de personal pedirá información sobre cómo afectará la entrada y salida de maquinaria (la finca tendrá dos accesos para las obras) al desplazamiento de profesionales.

En estas primeras semanas de obra la finca se someterá a labores de nivelación y movimiento de tierras, ya que la finca, aunque sin edificaciones previas, tiene una ligera inclinación. Estas primeras labores, según señalaron los constructores en su informe enviado al Sespa para quedarse con la gran obra, está previsto que se externalicen a dos empresas especializadas en excavaciones, que son las que previsiblemente protagonizarán los trabajos en estas primeras semanas de obra. No serán las únicas contratas en participar en el macroproyecto gijonés: FCC y Los Álamos tienen previsto también delegar en otras empresas constructoras labores de tabiquería, pavimentación, carpintería, vidriería y controles de calidad. En total se calculan más de 30 millones de euros para estas contratas, que superarán la decena. La mayoría, unos 21 millones de euros, se destinarán a empresas externas la UTE para delegar también las labores de saneamiento e instalaciones eléctricas, sí como la colocación de puestos de gases medicinales y otros apartados técnicos.

El terreno destinado a esta primera fase de ampliación, situado justo en la parte trasera del hospital, se ha limpiado de maleza en estas últimas semanas para no entorpecer el inicio de obra, adjudicada hace ahora un mes. Según informa el personal, también se ha talado algún pequeño árbol que estorbaba, pero en general la finca estaba ya en buenas condiciones y mayormente despejada.

El tema del aparcamiento en estos dos años largos de obras es el único punto que preocupa a los profesionales, que entienden que las "molestias" de la obra, más allá de problemas puntuales por ruidos, llegarán en la segunda fase de ampliación, cuando el nuevo edificio se conecte al complejo y se inicien las labores de reforma del edifico actual. Entienden, no obstante, que de haber problemas de estacionamiento serán también en momentos puntuales, como a primera hora de la mañana y en momentos de cambios de turno. Con el traslado de las aulas modulares que se han pegado a la zona de Rehabilitación, por ahora, calculan haber perdido menos de una decena de plazas, ya que este área, semiasfaltada, se aprovechó siempre como zona de estacionamiento. La pérdida, no obstante, se considera "asumible" teniendo en cuenta que el hospital, tiene hoy cerca de mil plazas en superficie. Tras la ampliación, eso sí, el complejo ganará unas 300 plazas con un aparcamiento semisoterrado en tres plantas.

El nuevo edificio ocupará 8.200 metros cuadrados en planta y tendrá 51.232 en superficie construida. El nuevo reunirá gran parte de la actividad central del futuro Hospital de Cabueñes. La planta baja acogerá el área de Urgencias, que gana espacio, y se liberarán dos plantas como área de instalaciones técnicas, imprescindibles para acoger todo el nuevo aparataje que necesitará el centro. La tercera planta albergará 19 quirófanos y varios puestos de reanimación y la sexta planta tendrá la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI), que vendrá ya dividida en dos zonas para facilitar el aislamiento de pacientes infecciosos. La UCI tendrá 22 camas en total. Este nuevo edificio acogerá también las áreas de farmacia, esterilización, diálisis y el hospital de día oncohematológico.

En Gijón se empezó a hablar de la necesidad de ampliar Cabueñes en 2013, cuando desde la administración política se reconoció la necesidad de abordar una obra de mayor envergadura en las fincas anexas al complejo. En aquel momento se dijo que el proyecto se concretaría en 2015, y desde entonces el plan se ha ido retrasando por todo tipo de baches. El penúltimo fue la pandemia, que paralizó administrativa el proyecto durante meses. El último, el primer intento en firme del Principado de licitar la obra, que se lanzó a concurso a finales del año pasado por 44,9 millones, declarándose desierta, tal y como había alertado el sector de la construcción, en noviembre. El Principado, no obstante, reaccionó rápido y aprobó duplicar el presupuesto en cuestión de semanas. Hoy, el reloj se activa y, si todo va bien, el nuevo edificio será una realidad en enero de 2025.

Compartir el artículo

stats