Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Botánico, un jardín mitológico en Gijón

Las Noches Mágicas regresan de la mano de personajes como el Trasgu o la Xana, que narran leyendas populares y costumbres asturianas

12

En imágenes: El Jardín Botánico de Gijón acoge las Noches Mágicas Juan Plaza

Misterio, magia y tradición. El Jardín Botánico volvió a abrir sus puertas para dar cobijo a la tradición con la vigésima edición de las Noches Mágicas y lo hizo de la mano de personajes de la mitología asturiana. El Trasgu, la Xana, el Busgosu salieron de sus escondites para adentrar a los asistentes en un universo mágico y lleno de sorpresas donde cada personaje narró su propia historia. En una noche estival, las lagunas, árboles y helechos cobraron una nueva vida para mostrar las costumbres y tradiciones de antaño.

Uno de los personajes de las Noches Mágicas, ayer, en el Botánico. | Juan Plaza

Trescientas personas acudieron al encuentro mitológico, niños y mayores se vieron atraídos por esta cita de cuento. Y es que las Noches Mágicas del Jardín Botánico tienen ya un hueco en la agenda de muchos: "Hay mucha gente que nos acompaña de edición en edición, nos apoyan y nos quieren; a nosotros y a los personajes mitológicos", aseguró Carmen Gallo, directora del espectáculo. Tras cruzar las puertas, a los asistentes les aguardaba toda una noche de misterio, magia y tradición. En esta ocasión, dos trasnos, vestidos con sotana y su característico gorro rojo, acompañaron a los asistentes de inicio a fin. A lo largo del recorrido El Trasgu, la Xana, el Busgosu aguardaban, mimetizados con el entorno, a su público. Cada cual tuvo su espacio para explicar el origen de su historia, sus costumbres y su labor. Y con un cuidado especial por los detalles. La iluminación del espectáculo fue clave para sorprender y lograr imbuir al público. Del mismo modo, la música celta de Ramón Padra amenizó y creó un ambiente único.

El BOTÁNICO, un jardín mitológico

Además, a estos personajes les gusta compartir travesuras también, para hacer más divertida la noche. Una parte del espectáculo que provocó la interacción del público. Incluso hubo quien esperaba con ansias esa parte de la noche, como es el caso de Aritz Iglesias, que acompañado de su madre María Díaz aseguró que la parte más divertida era "las trastadas que hacen". "El Diañu Burlón es mi favorito porque hace muchas bromas y asusta a la gente", decía el niño. Y, como era su segunda edición, Aritz ya venía precavido: "Sé de un sitio donde no van a conseguir asustarme".

El BOTÁNICO, un jardín mitológico

Y no solo conquista a los más pequeños, también a los adultos, como el grupo de Irene Muiños, Esmeralda Gomes y Rosa de la Concha. "Las convencí para venir", confesó Muiños, "les hablé del espectáculo y se interesaron enseguida". Porque además de ver a los seres mitológicos, el Jardín adquiere otra apariencia en estas noches. "Es una oportunidad única para ver el Botánico de noche, está muy tranquilo, el ambiente es distinto", comentó el grupo de amigas.

El BOTÁNICO, un jardín mitológico

Y es que quienes no hayan asistido aún están a tiempo de hacerlo, la experiencia se podrá disfrutar hasta el próximo 28 de agosto. De martes a domingo quedan entradas disponibles para el segundo pase de la noche, a las 23.30 horas, con la apertura de las puertas media hora antes. Y un precio de 14 euros por persona, excepto los menores de 6 años que pueden acceder al Botánico gratis.

Compartir el artículo

stats