Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Juan Carlos Menéndez Mato | Director de la UNED en Asturias, con sede en Gijón

"La UNED se ha hecho más atractiva en los últimos años, y cada vez hay más jóvenes"

"El plazo de matrícula acaba el 21 de octubre, pero nos mantenemos" | "Estudiamos posibles futuros grados, pero depende de la sede central"

Juan Carlos Menéndez, ayer, en la UNED. Marcos León

La Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED) comenzará el nuevo curso el próximo 3 de octubre. Los dos últimos años, la educación a distancia ha sido un pilar fundamental tanto en el centro como en las universidades presenciales. Ahora, en un escenario verde, se vuelve a la normalidad tras la pandemia. Lo explica Juan Carlos Menéndez, director de la UNED en Asturias, con sede en Gijón.

–¿La pandemia ha hecho más atractivos los estudios a distancia?

–Con la pandemia se vio que la UNED estaba dotada de importantes instrumentos online. En estos últimos años se ha hecho más atractiva. Al final, el estudiante puede hacer el curso desde casa sin desplazarse a las clases presenciales como en una universidad presencial con horarios rígidos. También ofrecemos tutorías presenciales, que debido a la pandemia también se retransmiten online. Lo que es inexcusable son los exámenes presenciales en febrero, junio y septiembre. No obstante, vamos a pensar en que es una etapa superada, al margen de que haya picos.

–¿Ha habido un aumento de matrícula en este escenario de nueva normalidad?

–Hasta el 21 de octubre sigue abierto el plazo de matrícula, pero por el momento nos mantenemos. Hay que tener en cuenta que, además del covid, ahora estamos en un periodo de incertidumbre por la crisis económica. Eso podría repercutir en el proceso de matrícula de todas las universidades.

–¿Los estudios a distancia como los que ofrecen en la UNED son el futuro?

–Hay que verlo. Para la gente joven que arranca con 18 años lo normal es que acudan a una universidad presencial para tener esa vida universitaria. Pero, sin lugar a dudas, hay futuro. La UNED tiene en España 62 centros asociados. Somos una universidad pública muy descentralizada. A diferencia del resto de universidades presenciales, seguimos perteneciendo al Ministerio de Educación.

–¿Cómo afrontan el nuevo curso en el centro?

–Contentos. El coronavirus podría haber beneficiado a la matrícula, pero no nos interesa. Queremos volver a la normalidad para que haya más actividades de extensión universitaria, poder programar más curso de verano, retomar con normalidad la UNED senior para mayores de 55 años.

–La UNED cumple 50 años a nivel nacional, 39 de ellos con centro asociado en Asturias.

–Estamos consolidados. Inicialmente se buscaba un perfil de estudiantes que fueran personas que estuviera trabajando o no hubiera tenido la oportunidad de cursar estudios superiores. En los últimos cinco o seis años hemos notado que cada vez hay un número de estudiantes más joven, por lo menos en este centro.

–¿Por qué?

–Podría deberse a que muchos de los títulos que ofertamos o bien no existen en la Universidad de Oviedo, como pasa en el Grado en Criminología, o bien porque en la universidad presencial existen unos números muy estrictos y queda gente fuera, como pasa en Psicología. Nosotros no tenemos nota de corte para los grados, es una de nuestras ventajas. Al ser online, no estamos tan ahogados por los límites físicos como una universidad presencial. Sí hay un número máximo de estudiantes que la Agencia Nacional de Evaluación de la Calidad y Acreditación (ANECA) reconoce para cada grado.

–Su oferta es de 30 grados. En este curso estrenan dos: el de Ingeniería de la Energía y el de Educación Infantil. ¿Los datos de matrícula reflejan una buena acogida?

–Sin lugar a dudas va a haber más estudiantes en Educación Infantil. Ahora vamos por unos 70 alumnos y espero que haya en torno a los cien estudiantes en el primer curso, como en su momento pasó con el Grado en Criminología. La diferencia es que este último no lo había en la presencial, así que vamos a ver la acogida. En el caso de la ingeniería, lo normal sería encontrarse con ingenieros de otra especialidad que quisieran obtener el nuevo grado.

–¿Habrá algún grado nuevo de cara al próximo curso?

–A lo mejor. Estudiamos posibles futuros grados, pero es la sede central la que lleva la iniciativa. No puedo ser yo el que lo adelante.

–¿Alguno que no esté en la universidad presencial?

–Creo que no. Seguirán un poco la línea de dar cobertura a algún grado específico, pero que ya existan en la Universidad de Oviedo.

–¿En qué se diferencian los dobles grados de la Universidad de Oviedo, por ejemplo, con los grados combinados que tienen ustedes?

–Muchas veces hay un doble grado que no conlleva la titulación en las dos carreras. En el caso de los grados combinados, el estudiante saldría con una titulación en dos grados. Se convalidarían las asignaturas que son comunes y van un poco más a la carta. Están funcionando bien, pero a un estudiante le aconsejaría que se centrara en un único grado, ya sea en la universidad a distancia o en la presencial.

–¿Cómo es su relación con la Universidad de Oviedo?

–Muy buena. Somos dos universidades plenamente compatibles. Nosotros no somos competencia para ellos ni ellos para nosotros. Los dos somos universidades públicas y al final cumplimos con los mismos fines.

Compartir el artículo

stats