La iglesia de San Juan Bautista de Tremañes acogió el pasado sábado una misa como homenaje a su querido y añorado párroco Cándido Viñas Vuelta, fallecido el pasado 5 de agosto a los 87 años de edad. El religioso jesuita, que murió en la casa de la compañía en Villagarcía de Campos, en Valladolid, fue una persona muy querida en Tremañes, y sus feligreses durante décadas no quisieron dejar pasar la oportunidad para dedicarle una misa en su honor. La eucaristía sirvió para reconocer la labor durante tanto de tiempo de Cándido Viñas.