Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un largo debate en torno a ocho nombres: así eligió el PSOE de Gijón a Luis Manuel Flórez, "Floro"

El objetivo ahora de los socialistas gijoneses es encontrar al número 2

La Casa del Pueblo de la calle La Argandona, con la persiana semiabierta, el pasado domingo durante la reunión de varios miembros de la ejecutiva.

El paso adelante de Luis Manuel Flórez, "Floro", para presentarse al proceso de primarias abierto en la Casa del Pueblo puso fin a semanas de incertidumbre en el PSOE de Gijón. Pero su nombre siempre fue la prioridad, incluso antes de que los militantes socialistas que buscaban apartar a Ana González lograsen la primera firma. De hecho, fue la propuesta inicial para evitar todo "el barullo" que ahondó en la división interna de la agrupación, siempre y cuando la alcaldesa diera un paso al lado. Pero la Federación Socialista Asturiana (FSA) optó por apoyar a la regidora y no asumir al expresidente de Proyecto Hombre que ahora mismo mira con recelo.

Con la recogida de firmas en marcha el pasado 1 de septiembre comenzaron a desmarcarse aun más las distintas sensibilidades dentro de la sede de la calle La Argandona. Los militantes históricos que, bajo el paraguas de un proceso democrático para elegir al cabeza de lista, quería desbancar a Ana González y quienes arroparon a la mandataria. Las críticas y acusaciones (se habló de machismo por un lado, y reproches de carisma y empatía por otro) fueron ganando virulencia mientras la FSA dejaba para el final cualquier valoración. Con 662 rúbricas validadas –70 más de las que necesitaban para ir a primarias– la dirección autonómica se apresuró a pedir "cerrar heridas, arrimar el hombro y remar juntos" y dar las gracias a Ana González por los servicios prestados.

La ejecutiva del PSOE, con la FSA sin gana alguna de estirar el "barullu", tenía mucho margen por delante para arropar a un candidato de su cuerda. De hecho, miembros de la ejecutiva como José Ramón Tuero y Tino Vaquero habían mostrado su disposición. Otros ojos miraban al propio Monchu García y al secretario de Organización, César González, pero ninguno de ellos lo veía conveniente. Incluso se aireó a Manuel Vallina-Victorero, pero más como distracción. También se miró fuera de los muros socialistas.

El secretario general de los socialistas gijoneses siempre tuvo en mente a ocho personas. Con todas mantuvo conversaciones durante las últimas semanas, sin ocultar que cualquier escenario estaba abierto a la espera de ver si la operación contra Ana González tenía el respaldo de la comisión de ética. El pasado día 15 se confirmó que se habían logrado las firmas necesarias, y ese mismo jueves Monchu García reunió a su ejecutiva para analizar la situación. Y hasta les pidió que estuvieran localizables el fin de semana. La idea era cerrar el sábado con un candidato, pero acabó entrando en liza Lara Martínez, gerente de la empresa municipal Divertia y secretaria de Cultura de la FSA, un perfil al que miraba con buenos ojos la dirección regional del partido.

Para ganar tiempo, y como publicó este periódico, se llegó al domingo con Vallina-Victorero, Lara Martínez, la histórica militante Blanca Cañedo y una docente universitaria ajena a la agrupación, además del propio Floro, como opciones. Una reunió vespertina en la Casa del Pueblo de más de tres horas, terminó por proclamar a Luis Manuel Flórez como candidato. Esa misma noche, algunos empezaron ya hablar de quién será el número 2.

Compartir el artículo

stats