Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Víctor Manuel, ante sus tres conciertos en Gijón: "Que lo diga yo es una tontería, pero canto mejor que hace 23 años"

Con todas las entradas agotadas, el cantautor revive mañana, pasado y el domingo su concierto "Vivir para cantarlo"

Víctor Manuel, esta mañana en la Universidad Laboral Ángel González

Víctor Manuel sigue en plena forma. La frase puede parecer un axioma, pero el cantautor lo dejó claro esta mañana en la sala de juntas de la Universidad Laboral a donde acudió a las 12.00 horas a dar una deliciosa rueda de prensa previa a sus tres conciertos en Gijón. El asturiano actúa en el teatro de La Laboral mañana y pasado, a las 20.30 horas, y el domingo, a las 20.00 horas, reviviendo su concierto de hace 23 años "Vivir para Cantarlo", grabado en 1999 en el Palacio de los Deportes de La Guía. Víctor Manuel no estará solo. Como aquella vez, estará respaldado por la Orquesta Sinfónica del Principado de Asturias, la OSPA, y el coro de la Fundación Princesa de Asturias. Tras su último concierto en Asturias, el año pasado, la expectación por verle es máxima. No queda ni una sola entrada a la venta. Todo el papel vendido. Ni siquiera, las de visibilidad reducida. En tono amable, experimentado, Víctor Manuel dio sus impresiones antes de volver a brillar en Asturias, su casa, justo con el autor cumplirá 75 años. Dejó claro en La Laboral varias cosas. La primera, que no piensa retirarse. Y la segunda, cuestionado por todo lo que ha cambiado en estos 23 años desde la actuación en La Guía, casi que lo que más ha cambiado es él. "Parece una tontería que lo diga, pero en estos 23 años creo que canto mejor ahora. Sé más, he aprendido más, sé más trucos de la profesión, he aprendido a mejorar la voz, a no cansarme, a no desgastarme. Hay un montón de cosas que te da la edad y hay otras que te quita. Hay cosas para las que (la edad) sirve", explicó.

Lo que vivirán los espectadores que acudan al teatro de La Laboral, el más grande todo el Principado, será revivir el concierto "Vivir para cantarlo", de 1999. Como en aquel concierto, volverán canciones incrustadas en el imaginario colectivo de varias generaciones como "Asturias", "Solo pienso en ti" o "Paxarinos". En tono tranquilo y reposado, Víctor Manuel desgranó todo esto no sin hacer una advertencia. "Acabo de salir de una faringitis y me dijo el médico que no hablara mucho", advirtió, amable, a los medios de comunicación presentes, entre ellos LA NUEVA ESPAÑA. "Es muy guapo que la gente venga a verte, llenar La Laboral, hacerlo en cualquier sitio, es muy guapo. Mi primer recuerdo de este teatro es en 1985 cuando no estaba reformado. Hicimos un concierto con 'Beleño' y la OSPA. Siempre tengo un recuerdo maravilloso de este lugar", arrancó. Habló de la dificultad de coordinarlo todo. "La OSPA tiene su propia agenda, el coro lo mismo y mis músicos trabajan conmigo. Requiere encaje de bolillos para coordinar los ensayos, los transportes. Somos una purrela de gente y moverlos a todos y que las cosas funcionen engrasadamente es complicado", apuntó.

Reveló varias anécdotas. Una importante fue cómo se decidió a volver a revivir este concierto. "Son una serie de casualidades encadenadas. El año pasado, estábamos tocando, girando, por Levante, no recuerdo donde. A la hora de comer nos juntamos en el hotel y llegó el ingeniero de sonido, José Luis crespo, con Ovidio López, el guitarrista. Venían hablando maravillas del disco que acaban de escuchar en el coche. Crespo tiene un equipo de sonido en el coche que te cagas", arrancó Víctor Manuel. "Vinieron desde Madrid hasta ahí escuchando. Me dijeron que escucharon el disco que hice con la OSPA y que era la hostia. Les respondí, bueno si me lo decís vosotros", prosiguió. "No lo volví a escuchar desde hace 22 años. Efectivamente, lo escuché y me gustó mucho. Me dijeron que había que repetirlo. Lo que hice fue llamar a Margos, Joan Manuel Amargós, le dije que estaba muy bien, y el me dijo que ya lo sabía", añadió. "Esto era julio o agosto del año pasado. Se fue encadenando todo, y a la semana siguiente me puse a para poner las cosas en marcha, para hablar con la orquesta, el coro, ver la posibilidad de La Laboral, y todo fue a favor de obra, no hubo dificultad, más que las operativas que se derivan del trabajo de cada uno", puntualizó.

"Aquí estamos, dispuestos a repetirlo todo con unas circunstancias diferentes porque cuando grabamos hace 23 años, recuerdo habíamos ensayado en el conservatorio de Oviedo, varias fechas, y después hicimos el concierto en el Palacio de Deportes de la Guía", rememoró Víctor Manuel. "Fue de las cosas que salen bien. Se hizo porque no se sabía que no se podía hacer. Si lo piensas racionalmente, no grabas, porque con los equipos de entonces era muy difícil hacer un concierto sin ensayos de sonido, grabarlo y que la primera grabación sirva. Eso fue lo que ocurrió con el disco aquel, hicimos grabación para 'Canal Plus' y todo estuvo coordinado por el Ayuntamiento de Gijón, como Miguel Rodríguez Acevedo, que pertenecía a festejos", añadió. "Cuando se editó el disco lo presentábamos en el teatro Jovellanos, que ahora viendo los que somos, como ocupamos todo el espacio de la laboral, no sé como entramos en ese escenario, porque es bastante más pequeño que la laboral, como todo son buenos recuerdos esperamos repetirlo en estos días", finalizó.

Víctor Manuel, en La Laboral Ángel González

Habló también de los cambios que ha vivido como autor y de las variaciones que habrá. "Lo que quería al hacer es conservar una parte importante de lo anterior, pero también introducir canciones nuevas de estos últimos años en los que que se han ido grabando discos. Seleccionar unas cuantas canciones y meterlas en este concierto, pero la columna vertebral de todo sigue siendo la misma, unas canciones tradicionales de Asturias, y unas canciones mías que entroncaban con aquellas, canciones que había seleccionado porque me parecía que orquestalmente podían sonar muy bien", apostilló. Se refirió a su 75 cumpleaños. "Significa, me preguntan much por ello porque como estoy en esta edad provecta, me preguntan si voy a a dejarlo. Pues no, no voy a hacerlo. Creo que hay dejarlo cuando la gente no va a verte, o cuando físicamente estás hecho un desastre y la familia tuya ya te dice mira vete a comer sopas y a beber buen vino", insistió. "Pero si estás bien físicamente y aguantas... Estoy bien, estoy cantando mucho y físicamente no tengo ninguna peripecia extrema, entonces me siento muy bien, muy reconocido, muy querido por la gente que va a verme", remató.

Dijo más. De hecho, que se encuentra con ganas de seguir haciendo cosas, en el contexto de lo que va a significar actuar con la OSPA y el coro de la Fundación. "Contar con los elementos que yo a tener mañana, pasado y al otro es un lujo", calificó. "Fue un lujo poder hacerlo hace 23 años y ahora, es un milagro, en el sentido de que por edad hay mucha gente que está retirada ya o en camino de retirarse. Entonces, creo que lo me mueve a mi y a mucha gente son las ganas de hacer cosas, de escribir canciones, abarcar proyectos nuevos, de meterme en terrenos que no me metí antes, es importante, me da la sensación de estar vivo", añadió. También comentó la próxima retirada de su amigo, Joan Manuel Serrat. "Lo deja en Navidades y ahí estaremos cantando con él en varios conciertos. Me da pena, aunque no lo diga, supongo que íntimamente se va a arrepentir, pero ya tomó esa decisión y no es de los que se vuelven atrás en el mes siguiente, tiene mucha vergüenza torera", desveló. Además, anunció que actuará el próximo 21 de diciembre en Madrid, en el Wizink Center.

Y se despidió con una anécdota sobre la impronta de la música actual. "Asistí a una conversación entre dos cantantes muy jóvenes, que acababan de cantar la puerta de Alcalá con Ana (Anaq Belén) y conmigo, en un programa. Se preguntaban si algo de lo que hacían sería escuchado dentro de 37 años. Pues no sé, pero es improbable, siempre quedan cosas de cada generación, que la gente repite y las hace suyas, pero las canciones duran menos de lo que duraban antes y ahora no, ahora pasa todo mucho más velozmente, de hecho ahora no se editan discos, sino canciones completas. Es diferente, ni mejor ni peor", finalizó Víctor Manuel, que se prepara deslumbrar en Gijón, a donde acudirán personas de toda Asturias y España para ver a uno de los músicos más importantes de la historia reciente de la música española.

Compartir el artículo

stats