La Federación de Asociaciones de Vecinos de la zona urbana de Gijón (FAV), decidió ayer acudir al Defensor del Pueblo ante su preocupación por la contaminación del subsuelo de la fábrica de Graham Corporate (antigua Vauste y antes Tenneco) en el Alto de Pumarín, que según un informe de la Confederación Hidrográfica del Cantábrico está contaminando las aguas subterráneas, motivo por el que el Principado ha promovido sanciones contra esta empresa que está en quiebra.

La decisión de la FAV se adoptó en la reunión que mantuvo ayer su Comisión de Medio Ambiente, que ha optado por pedir al Defensor del Pueblo que obligue a la Administración a facilitarles información sobre la situación y la contaminación del subsuelo de esa fábrica en el barrio de Santa Bárbara. Los representantes vecinales ya han solicitado, por tres veces, información a la Administración, por parte de la asociación vecinal de Santa Bárbara, de la FAV y también a través de su representante en el Consejo Sectorial de Medio Ambiente de Gijón. Los vecinos no han recibido ninguna respuesta y ese silencio es el que quieren romper recurriendo al Defensor del Pueblo. La alta concentración de contaminantes en el subsuelo de Vauste supone un riesgo por su afección al acuífero que hay bajo Gijón.