Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

"Hablar de la muerte permite vivir mejor", dicen expertos en cuidados

Derecho a Morir Dignamente organiza en El Coto un debate sobre la importancia de "normalizar" el proceso final de la vida

Por la izquierda, Cristina Escobar y Edurne Mezquita, ayer, en el centro municipal de El Coto. | Ángel González

La asociación Derecho a Morir Dignamente (DMD) de Asturias inauguró ayer en el centro municipal de El Coto su ciclo de conferencias de otoño con una charla centrada en la muerte como tema de conversación y reflexión cotidianos, algo que se debe "normalizar" a juicio de los expertos pero que las sociedades modernas aún consideran "tabú". La cita contó como ponentes con la enfermera Edurne Mezquita y con la trabajadora social Cristina Escobar, que reivindicaron la importancia de que sanitarios y pacientes vean como "superada" la idea de la sanidad con fines únicamente curativos. "El concepto de cuidar va mucho más allá", señaló Mezquita.

Mezquita dedicó su intervención a explicar "el cambio de paradigma" que a su juicio había experimentado el sistema sanitario asturiano, como el nacional, en los últimos años. "Ha habido una reflexión social y una nueva forma de concebir nuestra salud y el sentido de la vida. Superado ese pensamiento, una sanidad enfocada solo en la intervención ahora pierde el sentido o, al menos, ya no cubre todas las necesidades", razonó. Reivindicó también la enfermera el papel de la atención primaria, que se encargó de los llamados cuidados paliativos mucho antes de que se creasen equipos hospitalarios especializados en la tarea. "Esos equipos son un servicio de apoyo para casos concretos, pero es la atención primaria la que abarca todas las etapas de la vida del paciente", defendió.

Escobar, por su lado, defendió "la necesidad de hablar de la muerte para saber vivir y morir mejor". "Debemos ser conscientes del sentido de la vida y estar preparados para pensar cómo queremos morir, así somos más libres", aseguró. Pese a ello, cree que la muerte sigue considerándose "tabú": "Todo el mundo está preocupado por el hoy, el disfrutar y el triunfar profesionalmente, y es lógico, pero la sociedad del consumo nos deja tan ocupados que no nos dejan pensar en nada más". Sobre la ley de eutanasia, explicó que "aunque muchos sanitarios ya son conscientes" de su importancia, "a otros, educados solo en el curar, les cuesta aceptar sus límites". No obstante, y pese a que reconoció que por ahora los plazos administrativos a veces "son largos", se mostró optimista con la legislación: "Se irán dando pasos cuando más parte de la opinión pública lo entienda".

Compartir el artículo

stats