Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La tarjeta de la ORA asciende a 50 euros, pero será gratis para coches con etiqueta

Las ordenanzas fiscales renuncian al "IBI para ricos" y suben el agua y la basura | Los expositores de la Feria del Libro pagarán 150 euros

Los conductores con tarjeta de residente para la ORA no tendrán que pagar a partir del año que viene si sus vehículos disponen de etiqueta ambiental. Para quienes no dispongan de este distintivo, sin embargo, la cuota anual de la tarjeta se incrementa en cinco euros y pasará a costar 50. Estos dos cambios, junto a la anunciada subida de tasas por el suministro de agua –que sube un 5 por ciento, en cuantías variables dependiendo del tipo de servicio– y la recogida de basuras –que para cuotas domésticas implica una subida de 21 euros al año– copan las modificaciones de las nuevas ordenanzas fiscales presentadas ayer por la edil de Hacienda, Marina Pineda, minutos antes de dar a conocer el documento, ahora en fase de debate, a la oposición. Reconoció la socialista que el incremento en las tasas de agua y basura es "considerable", pero defendió que las cuotas llevaban "años congeladas" y se unen ahora a un contexto de repunte de gastos por los precios de luz y combustibles. La tarjeta de la ORA, además, no puede incluir "por ley" bonificaciones a usuarios con discapacidad. "Pero entendemos que, al ser vehículos adaptados, los que no tengan etiqueta, los afectados, serán un porcentaje mínimo", aclaró la edil.

Las nuevas ordenanzas incluyen también el servicio público de bicicletas eléctricas con unas tarifas iguales a las que se habían barajado cuando se intentó incluir el servicio en Emtusa: quienes paguen una cuota anual de 35 euros pagarán por tiempo de uso una cuantía de entre 0,40 y 2 euros –la tarifa aumenta cada media hora– en un pago que se aplica cada treinta minutos. Quienes no paguen cuota pagarán cerca del doble por el mismo servicio y en los mismos tramos de tiempo, con precios de entre 0,80 y 3 euros cada 30 minutos. En el informe de previsiones del servicio se recoge que la puesta en marcha costará anualmente al Ayuntamiento 945.960 euros, a lo que hay que restar las previsiones de ingreso, que irían aumentando con el tiempo. Para el primer año se calculan unos ingresos de 361.900 euros y a partir del quinto año, una recaudación de 529.688 euros. Se espera superar los 3.000 usuarios abonados.

Los cambios


Bienes inmuebles. Se renuncia al «IBI para ricos» y se aclara el criterio para bonificar el aprovechamiento energético: se suman sistemas con o sin almacenamiento y modelos con baterías. 

Estacionamiento. La tarjeta de residentes para la zona ORA pasará a ser gratis para conductores de vehículos con distintivo ambiental. Para los coches sin etiqueta, la tarjeta sube cinco euros y costará 50.

Fundación de Cultura. Se incluye una tarifa de 150 euros para expositores en la Feria del Libro, que se quiere ampliar, y las tarifas para jóvenes se aplicarán a menores de 31 años.

Jardín Botánico. Se incorporan los ingresos de la tienda de regalos, se suprime el límite de edad de la escuela de verano y se incorpora un precio de 45 euros para el servicio de acampada.

Servicio de bicicletas. Con una cuota anual de 35 euros, las tarifas van entre 0,40 y dos euros. Para usuarios ocasionales las tarifas se duplican. 

Patronato Deportivo. Se suman tarifas nuevas para disc golf, surf skate y capoeira, entre otros.

En la Fundación Municipal de Cultura, el principal cambio es que los expositores de la Feria del Libro tendrán que abonar 150 euros para participar. Los libreros y editoriales de fuera de la región abonaban, explican desde el sector cultural, "bastante más" por su presencia en la feria, pero los libreros y editoriales asturianos participaban gratis. Parte del gremio, no obstante, ya había manifestado en años anteriores su disposición a aportar económicamente al evento para garantizar su viabilidad. En eventos como la Semana Negra, la tarifa "es más del doble" de lo que se propone ahora. "La Feria está teniendo un éxito rotundo y, de hecho, tendremos que ampliarla, así que era una medida necesaria. Aun así, los expositores asumirán solo el 6 por ciento del coste total de la feria", razonó la edil. Otra novedad: las tarifas para jóvenes cubrirán a los menores de 31 años, un año más que hasta ahora.

El resto de modificaciones propuestas en las nuevas ordenanzas fiscales son mínima. Se renuncia, de nuevo, al llamado "IBI para ricos" que se intentó imponer al inicio de mandato y que fracasó tras las férreas críticas de la oposición y el estallido de la pandemia. "Entendemos que el sector económico, como todo el mundo, lo está pasando mal", reconoció Pineda, que explicó que el único cambio en el impuesto de bienes inmuebles será incluir en las bonificaciones para inmuebles con sistemas de aprovechamiento energético los modelos con o sin almacenamiento de energía y con cualquier tipo de batería. Se modifica también, para el Jardín Botánico, la escuela infantil de verano, que ahora pasa a ser un campus abierto a todas las edades y no solo para el público infantil. El Patronato Deportivo Municipal afrontará, por su parte, añade algunas traficas por la inclusión de nuevos servicios.

Compartir el artículo

stats