Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cabueñes se alía con los centros de salud para evitar derivaciones "innecesarias"

El plan, que ha rebajado a la mitad los pacientes de Endocrinología con cita presencial en el hospital, se extiende a otros trece servicios

El Hospital Universitario de Cabueñes visto desde una zona del aparcamiento. | Marcos León

El Hospital de Cabueñes busca estrechar su relación con los centros de salud para reducir el volumen de pacientes derivados a consultas especializadas y que, en realidad, no precisan desplazarse físicamente hasta el complejo para ser atendido. El plan, concretado en las llamadas "consultas colaborativas virtuales" que empezaron a implantarse en pandemia, está liderado en Gijón por el servicio de Endocrinología y Nutrición, que inició un proyecto piloto con el centro de salud de El Coto ya a finales de 2019 y que, hoy en día, logra resolver seis de cada diez de estas consultas sin una cita presencial. El modelo se ha multiplicado ahora y ya cuentan con consultas colaborativas virtuales con atención primaria otros trece servicios del hospital: Cardiología, Digestivo, Ginecología, Medicina Interna, Nefrología, Neurología, Pediatría, Traumatología, la Unidad del Dolor, Urología, Neumología, Reumatología y Dermatología.

Los resultados de los primeros meses de actividad ya han empezado a cuantificarse desde el servicio de Endocrinología, capitaneado en Cabueñes por la doctora Nuria Valdés, que ha coordinado ya varios estudios de evaluación sobre el proyecto. En estos informes aclara la especialista que, en realidad, las consultas entre médicos de familia y facultativos de hospital han existido siempre, y que lo que había fallado hasta ahora era la vía elegida para comunicarse. "Tradicionalmente se ha utilizado la consulta telefónica, frustrante por la necesidad de estar disponibles ambos profesionales al mismo tiempo, y posteriormente el email, que no reúne los requerimientos básicos de privacidad para trabajar con información sobre los pacientes", aclara. Estas comunicaciones, además, "no quedaban registradas en la historia del paciente ni computaban como actividad asistencial, cuando en realidad suponen una carga de trabajo adicional no desdeñable" para los sanitarios.

El plan


  1. Derivaciones. El Hospital Universitario de Cabueñes ha puesto en marcha un novedoso plan para evitar que muchos pacientes sean derivados a sus instalaciones desde los centros de salud repartidos por la ciudad.  
  2. Los servicios. En el plan están los servicios de Endocrinología, Cardiología, Digestivo, Ginecología, Medicina Interna, Nefrología, Neurología, Pediatría, Traumatología, Dolor, Urología, Neumología, Reuma y Dermatología
  3. Los resultados. Según los primeros datos, el novedoso mecanismo permitirá resolver más de la mitad de los casos de pacientes sin que haga falta una consulta en el complejo hospitalario. 

Los pacientes también se veían afectados por este sistema antiguo. "La consulta tradicional requiere un proceso en el cual el paciente debe visitar al especialista antes de que el médico de atención primaria pueda dar un tratamiento para ciertas patologías", destaca Valdés. "Este proceso implica un aumento considerable de los tiempos de espera", aclara la facultativo, que destaca que a muchos enfermos les causa "ansiedad" la sensación de que su diagnóstico o tratamiento se está retrasando por ir de un servicio a otro en busca de respuestas.

Tomando como ejemplo este mismo servicio médico, Cabueñes empieza a tener datos del impacto que podrán suponer estas consultas colaborativas en sus balances de actividad. Endocrinología realizó 339 de estas consultas en 2020 y 521 en 2021, lo que supuso un incremento de casi el 54 por ciento entre el primer y segundo año de su inicio. De media, seis de cada diez de estas consultas se resolvieron mediante informe, sin necesidad de citar al paciente en el hospital. Las demás sí se remitieron a una consulta en Cabueñes, marcándose el 18 por ciento de ellas como ordinarias y el 17 por ciento como preferentes, con un mayor nivel de urgencia. En este servicio pionero la patología de consulta más habitual fue el hipo o hipertiroidismo, que copa casi la mitad de las peticiones de consultas colaborativas. La diabetes, los nódulos tiroideos y el bocio son otras patologías por las que es habitual solicitar apoyo al hospital.

Si los datos se mantienen, las consultas colaborativas virtuales ayudarán a desatascar en parte las listas de espera tanto de las consultas externas del hospital como las del tiempo medio en atención primaria para conseguir cita. Entiende el personal sanitario que, haciendo esa criba de pacientes que deben acudir a Cabueñes, se "evitan desplazamientos innecesarios" y se reduce el tiempo de espera previo a la consulta, lo que en muchos casos permitirá agilizar los diagnósticos, sobre todo en los casos urgentes, que es donde más interesa acortar los tiempos.

Por ahora, Endocrinología ha diseñado ya un modelo de derivación con criterios ya definidos para responder a las peticiones de los centros de salud. Los casos que se vean claros serán resueltos con un informe en el que se incluirán consejos terapéuticos o de manejo del enfermo, que ya no tendrá que desplazarse al hospital y será informado por su médico de familia. En caso de que desde Cabueñes tengan alguna duda simple, con el nuevo sistema pueden también pedir al centro de salud implicado algún tipo de información adicional sobre el paciente para emitir un nuevo informe más completo. El tercer grupo de usuarios, aquellos cuyos informes sí inquieten al Hospital de Cabueñes, sí serán citados a consultas externas para realizar una valoración presencial. Se dividen en dos grupos –ritmo normal y rimo prioritario–, para adelantar a los pacientes con sospecha de necesitar una atención urgente. Estos últimos son citados directamente por el hospital. Los casos no urgentes solicitan su cita a través de su médico de familia. "Pueden ser una forma eficaz y eficiente de atención médica", razona Valdés. Desde la gerencia sanitaria, añaden que las consultas no presenciales oscilan ya entre el 5 y el 6 por ciento del total de actividad del complejo hospitalario.

Compartir el artículo

stats