Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Fallece un hombre de 52 años tras precipitarse a las vías del tren en Tremañes

La Policía investiga el suceso, que obligó a detener el tráfico ferroviario más de una hora y transbordar a los diez pasajeros del convoy

Operarios de la funeraria, llevándose el cadáver ayer en Tremañes en presencia de agentes de la Policía Nacional. Marcos León

Tragedia ayer por la mañana a escasos doscientos metros del apeadero de Tremañes. Un varón, nacido en 1970, perdió la vida tras precipitarse a las vías y ser arrollado por un tren que iba en sentido a Cudillero. El hombre falleció a consecuencia del impacto y la Policía Nacional investiga ahora lo sucedido. Fuentes de la comisaría de El Natahoyo, tras hablar con el maquinista que dirigía el convoy, descartan que el hombre fuera empujado por una segunda persona y también que terminara en las vías por un despiste. El tráfico ferroviario se interrumpió más de una hora para que los operarios pudieran retirar el cadáver.

El punto en el que fue arrollado el hombre está a unos doscientos metros a pie del apeadero. En el momento del suceso, había diez pasajeros en el tren. Las fuentes consultadas explican que al hombre se le vio minutos antes merodeando por la zona. El impacto se produjo en un lugar de poca visibilidad, por lo que al maquinista le fue imposible frenar el tren. Además, ayer, con las vías mojadas, tener que decelerar de manera imprevista se hacía aún más complicado. Los pasajeros fueron fácilmente realojados ya que la zona en la que se produjo el accidente está próxima a un pequeño parque que hay en esa zona de Tremañes. El suceso se produjo a las 10.42 horas y el tráfico ferroviario se reanudó algo más de una hora después.

Al lugar de los hechos, acudieron varios agentes de la Policía Nacional, que ahora están al cargo de la investigación. Como sucede en este tipo de casos, también estuvieron presentes operarios de Adif controlando la situación. Tras el levantamiento del cadáver, personal de la funeraria se llevó el cuerpo. Realizadas luego ya las comprobaciones necesarias, las vías volvieron a la normalidad. El tren del suceso pasó poco después de lo sucedido de nuevo por esta zona de las vías, pero en dirección a Gijón. A la espera de que concluya la investigación, que se pone siempre en marcha cuando hay una víctima mortal, la Policía Nacional descarta que detrás de este suceso haya una causa violenta o un accidente.

El de ayer no ha sido el último caso en unas circunstancias parecidas. En abril de este año, un tren segó la vida de otro hombre en las inmediaciones del apeadero de La Calzada. El maquinista manifestó en aquel caso que hizo señales acústicas a las que el hombre, que iba caminando por las vías, no prestó atención, ya que iba usando unos auriculares. También se encontraba en zona de mala visibilidad.

Compartir el artículo

stats