Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Condenan a un gijonés a cinco años de prisión por maniatar y robar a un hombre tras tener relaciones

El procesado, con múltiples antecedentes, le puso una navaja en el cuello a su víctima para que le diera la tarjeta de crédito y la clave

El Palacio de Justicia de Gijón. Juan Plaza

Cinco años de cárcel es la pena impuesta a un gijonés con un amplio historial delictivo después de maniatar y robar a un hombre con el que había quedado a través de una red social para mantener relaciones sexuales. Este individuo, que cumple prisión preventiva desde su arresto por estos hechos, maniató a su víctima y le amenazó con una navaja en el cuello para que le diera la tarjeta de crédito y la clave para poder sacar dinero. La sentencia acaba de ser ratificada por la sección octava de la Audiencia Provincial.

Los hechos enjuiciados ocurrieron en mayo de 2021. Este individuo, conocido por la Policía por delitos previos, se personó en la vivienda de su víctima tras quedar por una red social. Mantuvieron relaciones sexuales, tras las cuales, y con la excusa de ir a coger algo de su chaqueta, logró atar de pies y manos a su víctima con unas bridas, a la que dejó en la cama. Acto seguido, y esgrimiendo una navaja que le acercó al cuello, logró que el afectado le diese la tarjeta de crédito y la clave. Además, comenzó a rebuscar por toda la vivienda para hacerse con distintos objetos de valor, como llaveros o anillos de plata.

El ahora condenado dejó apiladas esas pertenencias en el domicilio con la intención de volver luego a por ellas, aunque no regresó. Se fue directo a un cajero de la calle Manso, en el barrio de La Arena, y sacó 1.000 euros de la cuenta bancaria de su víctima. En ese tiempo, el afectado logró desatarse y pedir auxilio por la ventana, logrando que se personara la Policía Nacional en su vivienda. La identificación fue sencilla, puesto que el denunciante mostró a los agentes la fotografía de su atacante: la tenía en su móvil desde que quedaron por Whatsapp para mantener las relaciones sexuales. Le seguían la pista desde hace tiempo por diferentes delitos, menos graves que este último episodio.

Mientras la víctima recibió asistencia sanitaria (sufrió eritemas y hematomas en ambas muñecas y tobillos, así como erosiones tipo arañazos en el cuello) el sospechoso fue detenido y enviado a prisión preventiva, donde continúa actualmente ante la acumulación de hechos delictivos perpetrados. Esposado y custodiado por la Policía declaró el pasado mes de abril ante el titular del Juzgado de lo Penal número 1 de Gijón, que consideró probado el delito de robo con violencia. El afectado explicó que ante el temor de que pudiera hacerle algo grave optó por darle las claves de su tarjeta de crédito.

Pago de 4.311 euros

La sentencia le impuso cinco años de cárcel por un delito de robo con violencia y el pago de una multa de 900 euros por un delito leve de lesiones. Además, exigía una indemnización de 4.311 euros para su víctima, además de los gastos médicos generados por las heridas sufridas por el denunciante. Ese fallo fue recurrido ante la Audiencia Provincial, pero el tribunal de la sección octava ha desestimado íntegramente el recurso presentado por este individuo.

Compartir el artículo

stats