Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los rescates en las playas se triplicaron este verano por los pozos en San Lorenzo

"Los temporales dejaron una lámina de arena que nos trajo de cabeza", dice Flor Palacio tras 63 auxilios, la mayoría entre la zona centro y el Piles

6

Por la izquierda, Elías Suárez, Elisabeth Huerta, Ángel Ferrera, Paula Arzurmendi, Martín Reyes, José Alonso, Emma García y Carlos Rubio, ayer, junto a una torre de salvamento, en el paseo del Muro. Marcos León

La temporada de baños termina mañana tras un verano de intensa actividad en el que se triplicaron los rescates del equipo de salvamento con respecto al año anterior. La mayoría de los 63 incidentes registrados (2021 se cerró con 21 intervenciones) tuvieron lugar en la playa de San Lorenzo, especialmente, en el tramo comprendido entre la zona centro y la del Piles; y debido al estado del fondo marino. "Los temporales de invierno dejaron muy mal la lámina de arena este año en San Lorenzo, había muchos pozos y eso nos trajo de cabeza todo el verano", valora Flor Palacio, jefa del servicio de Salvamento de playas que, a pesar de todo, considera "bastante bueno" este verano en los arenales del concejo.

La tónica general de esta temporada de baños, que arrancó el pasado 1 de mayo y concluirá el 30 de septiembre, viernes, ha sido la gran afluencia a las playas, motivada por el final de las restricciones de veranos pasados y la buena meteorología. "Hubo muchísimos más usuarios este verano, porque volvió todo a la normalidad, no había distancias y en general hizo muy bien tiempo", reflexiona Flor Palacio, que también destaca que, a pesar del aumento de intervenciones, el balance es positivo.

De los 63 rescates llevados a cabo por problemas en el agua de los bañistas ("algunos se solucionan con cogerles de la mano y ayudarles a salir, y otros requiere una intervención más seria", matiza Palacio), la mayoría fueron en San Lorenzo, a excepción de un par en Poniente, otros dos en Peñarrubia y uno más en El Arbeyal. En el principal arenal gijonés hubo trece actuaciones entre la Cantábrica y la Escalerona, mientras que el resto fueron entre la zona centro y el Piles. Todos los rescates fueron satisfactorios, pero es cierto que en el mes de julio tuvieron que sacar el cadáver de un varón de 52 años que trabajaba como hamaquero. "El accidente por lo sufrió por la mañana, antes de que empezase a funcionar el servicio de salvamento, pero el cuerpo apareció a media mañana", recuerda Flor Palacio, que desvela que "en consideración" con esa persona no se pondrá el tradicional ramo en la escalera 12. Fue en 2019 la última vez que se colocó tras completar un verano sin fallecidos en las playas.

Este verano tampoco hubo un excesivo oleaje. "Estuvo más o menos bien el mar, lo que pasa que en San Lorenzo hubo que pone muchas veces la bandera amarilla o roja por culpa del estado del fondo y las corrientes, aunque pareciese que el agua estaba tranquila, los pozos podían hacer que perdieses pie", describe Palacio. En concreto, y teniendo en cuenta que para la estadística se utiliza la bandera que más horas ondea durante cada día, hubo 32 jornadas de bandera verde y 16 de bandera roja en San Lorenzo. "Puedes poner 17, porque la previsión para mañana (por hoy, jueves) es que tengamos que poner la roja", matiza la jefa del servicio.

Otra circunstancia común durante todo el verano fue el agua cristalina. "Al no haber riadas ni llover no hubo esos problemas de la desembocadura del Piles, o con algún tipo de alivio. Eso se nota mucho para bien en el agua", reflexiona Palacio, que también destaca que, a pesar de las dificultades, se logró tener la plantilla de socorristas completa. "Tuvimos que reforzar la selección porque las bolsas van quedando cortas y hay que ir completándolas. En Gijón no tuvimos ninguna carencia de personal, como pasa en otros ayuntamientos donde les costó llegar, como Avilés o Villaviciosa. Y otros en los que tuvieron que reducir el horario de salvamento porque no podían cubrir las horas", señala Palacio.

El servicio continuará hasta mañana viernes y se dará por concluida la temporada de baños. Ese final lleva aparejado que a partir del 1 de octubre los perros y sus dueños podrán volver a bajar a la playa de San Lorenzo.

Compartir el artículo

stats