Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un proyecto histórico para la ciudad desvelado por LA NUEVA ESPAÑA

Orlegi quiere dinamizar el entorno de El Molinón con una oferta de ocio y comercial

La creación de más de 25.000 metros cuadrados de zona verde incrementará las dimensiones del parque Isabel la Católica

Uno de los bocetos de El Molinón incluidos en el proyecto del Grupo Orlegi. | LNE

Los planes de transformación de Orlegi Sports para El Molinón y su entorno, desvelados ayer por LA NUEVA ESPAÑA con las infografías incluidas en un documento presentado por el Sporting a a diversas instituciones deportivas nacionales el pasado jueves, pasan, entre otros muchos asuntos, por revolucionar la actual oferta comercial. La nueva propiedad cree que el presupuesto estimado para la obra (unos 300 millones, sin estar cerrado) es en realidad una inversión para hacer del estadio más antiguo de España y de sus inmediaciones un polo económico para toda la ciudad y la región. El Mundial, de hecho, impulsa, estimula y, en definitiva, puede hacer posible un megaproyecto que, en realidad, ya estaba en las ideas de Alejandro Irarragorri en el momento en el que se hizo con el control de la entidad rojiblanca tras comprar a la familia Fernández sus acciones. Este plan tiene dos patas: la deportiva y la económica. Que el estadio sea élite, a la vanguardia del fútbol nacional, "un Nuevo San Mamés". Pero que también genere unos ingresos que permitan no solo devolver la fortísima inversión, sino también generar más músculo financiero. Un flujo económico. En los bocetos incluidos en el documento presentado hace tres días se plantea construir una nueva área comercial en El Molinón, muy potente, con diferentes tipo de negocios, distintos a los actuales. ¿Cómo? Por un lado, en el campo, mejorando la experiencia del aficionado. Esa es una máxima de Orlegi Sports. Que las infraestructuras sean de nivel para hacer de un partido todo un espectáculo. Al más puro estilo "americano". También, por su puesto, que el negocio no exista solo cada quince días, cuando el equipo juega en casa. Eso pasa por dinamizar el área comercial. Otra gran fuente de ingresos. La oferta comercial, en definitiva, será absolutamente distinta a la actual. Orlegi tiene previsto implantar sus ideas de negocio. Sobre ellas, de hecho, ya trabaja.

El proyecto, explican algunas fuentes, tiene cuatro principales aristas económicas: más de un centenar de palcos Vip con vistas al campo, catering y atención cercana; restaurante; zonas comerciales con ideas de negocios distintos a los actuales; y, también, crear nuevas infraestructuras a través de una profunda revolución urbanística, que incluye, como elemento estrella, la proyección de dos torres, pendientes de definir su uso (en la ciudad mexicana de Torreón, donde Orlegi tiene el estadio Corona, está previsto edificar un hotel y un centro comercial para aumentar las vías de negocio). Precisamente en esas parcelas privadas donde el grupo pretende edificar las dos torres está prevista la creación de un supermercado, que se encuentra en una fase bastante avanzada. La Junta de Gobierno Local, en ese sentido, acordó aprobar el estudio de detalle del área de unidad de actuación.

El Plan General de Ordenación (PGO) tampoco permite en estos momentos realizar una obra como la que tiene en mente el grupo mexicano en esas parcelas de propiedad privada. Hoy por hoy, no están permitidos constituirse edificios más altos de seis pisos. Hace falta, por lo tanto, un nuevo PGO. O uno específico. Un proceso que puede dilatarse más de dos años. Pero que ahora, en vista de la magnitud de la obra, si el proyecto va pasando filtros, como se espera, podría avanzarse.

Eso, al menos, es lo que se pretende. Con el Grupo Cafento, poseedor de los derechos de explotación de los bajos comerciales de El Molinón hasta 2050, también se tiene previsto contactar. En cualquier caso, estas gestiones están en una fase muy inicial, sin abrir aún negociaciones. Con los locales actuales de los bajos del estadio (bares, restaurantes, supermercado, gimnasio, una academia de oposición, espacios de alta tecnología, clínica...) también tendrían que llegar a un acuerdo, si no se desplazan al nuevo estadio.

Con todo, el proyecto presenta hoy por hoy muchos interrogantes. Debe pasar por distintos filtros. El más importante, claro, el de la FIFA, que dictará sentencia en el primer cuatrimestre de 2024 y decidirá entonces si el Mundial 2030 se va para la Candidatura Ibérica, la gran favorita. Porque a ojos de la Federación Española de Fútbol, el plan de Orlegi Sports con El Molinón es ganador. También tiene una única certeza: más allá de la obra que se lleve a cabo, El Molinón seguirá siendo estadio municipal.

Aunque la operación de 300 millones de euros se sufragará en su inmensa mayoría con capital privado, contará con un importante aporte estatal de las ayudas que negocia Luis Rubiales con el Gobierno para las sedes mundialistas. Orlegi, por su parte, ya ha mantenido gestiones con socios para que se suban al proyecto, con buena sintonía y también con patrocinadores del Sporting. También está sobre la mesa la opción de negociar créditos bancarios. Y con empresarios que sumen capital privado. Llegar, pues, a esa suma de dinero no parece imposible.

Un gran vergel en el entorno de El Molinón que conecta San Lorenzo con La Guía

Orlegi Sports prevé una importantísima reforma urbanística en el entorno de El Molinón, tal y como desveló LA NUEVA ESPAÑA en exclusiva con las imágenes del proyecto que presentó el pasado jueves en Las Rozas a la Federación Española de Fútbol el grupo mexicano que preside Alejandro Irarragorri. Para llevarlo a cabo tiene previsto invertir una parte relevante de la financiación estimada para el superproyecto. Un montante significativo de esos 300 millones irían para las nuevas infraestructuras, ese es el plan previsto. Más de 150 millones se estiman seguro para la construcción de El Molinón, que no perdería además ni un ápice de su sello con la nueva infraestructura. Las cifras, en cualquier caso, no están completamente cerradas. Dependerán de varios factores y del desarrollo de la obra. También de la financiación.

El proyecto de Orlegi Sports será rodear de zona verde el entorno de El Molinón. | LNE

El proyecto de Orlegi Sports para el estadio busca, de hecho, mantener las señas clásicas de la histórica sede del Sporting, que seguirá en manos municipales pase lo que pase. La idea del grupo, explican fuentes conocedoras del plan, es modernizar el campo de fútbol, pero siempre manteniendo su espíritu. La fachada, en ese sentido, será blanca, aunque se añadirían matices rojos, e, incluso, se pretende dotar al estadio de más gestos para ensalzar ese sentido de pertenencia, que no se quiere perder. Eso se quiere preservar en cualquiera de los escenarios.

Pero con la nueva construcción se terminaría, entre otros proyectos, la gran obra de Vaquero Turcios en la estructura de El Molinón. En la fachada está una composición artística de este autor con elementos en tres dimensiones. Se trata de una obra que se implementó a lo largo de la última reforma del estadio, que terminó oficialmente el 29 de abril del 2011 y fue la que incorporó los bajos comerciales tras una inversión de 30 millones de euros. Vaquero Turcios falleció el año 2010, por lo que no pudo ver a pleno rendimiento lo que entonces fue el "nuevo" estadio de El Molinón.

La nueva zona verde dotará de más metros cuadrados al parque Isabel la Católica. | LNE

El plan actual no solo significará la demolición y nueva reconstrucción del estadio decano del fútbol español para que sea "Elite" –la máxima categoría para un campo de fútbol– y para que esté preparado para acoger la Copa del Mundo 2030. También se renovará su entorno. El proyecto, en cualquier caso, depende de muchas aristas. Requiere de una revisión del Plan General de Ordenación (PGO). Un proceso que, en cualquier caso, no es de hoy para mañana y que puede llevar un tiempo. Incluso un máximo de dos años.

El grupo mexicano tiene previsto hacer una importantísima obra en su entorno para que sea más atractivo y distinto. ¿Cómo? El elemento estrella que tiene en mente es la creación de un enorme vergel que conectaría la playa de San Lorenzo hasta llegar prácticamente a La Guía. Son más de 25.000 metros cuadrados nuevos de zona verde que, también, rodean El Molinón e, incluso, desembocan a orillas del Piles. ¿Qué pasaría con la avenida de El Molinón? En principio, continuaría. Pero se sumergiría dentro de este nuevo paraje verde. El paseo, en ese sentido, no se vería modificado.

Una parte del área verde, en la zona este del estadio, desembocaría en el Piles. | LNE

El total de zona verde sería mucho mayor. Hay que tener en cuenta que esta obra, de completarse, se añadiría a las actuales extensiones del Parque Isabel La Católica (151.857 metros cuadrados, según datos oficiales). En cierto modo "todo", desde la playa de San Lorenzo hasta La Guía, sería una extensión del parque Isabel la Católica, creando uno de los parajes naturales más importantes no solo de Gijón, también de toda la región.

Orlegi busca dotar al entorno de El Molinón de un contexto único y especial. "Será un homenaje a Asturias con el verde y creará un entorno único e insólito en El Molinón que ayudará seguro a que se fomente el turismo", explican algunas fuentes a este periódico. No es el único guiño, El Molinón tendrá también una forma ondulada, en otro gesto con el Cantábrico y, claro, con la Mareona.

Compartir el artículo

stats