Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El plan del Piles, contra las cuerdas

El segundo varapalo judicial al proyecto de renaturalización del río tensa las relaciones con el Grupo y harta a la oposición: "Se debe rectificar"

Piragüistas en el anillo navegable. | Ángel González

Con dos sentencias en contra, un proyecto provisional que tiene asignados 2,8 millones de fondos europeos y las posturas del gobierno local y del Grupo Covadonga cada vez más enfrentadas, el plan de renaturalización del río Piles y la idea de suprimir su anillo navegable no acaban de encontrar una salida. El equipo de gobierno, que sí salió al paso del primer fallo judicial emitido hace dos semanas –explicaba que la sentencia tumbaba un contrato, el de redacción del proyecto provisional, pero no el plan de renaturalización–, aún no se ha pronunciado respecto a este segundo golpe. A juicio del Grupo, el fallo –que anula el informe diagnóstico sobre el que sustentó el proyecto provisional– invalida el soporte teórico sobre el que se asentaba el plan, y mientras, la oposición pide una rectificación del equipo de gobierno.

Por ahora, los tribunales se han puesto de parte de la entidad deportiva con dos sentencias del Juzgado de lo Contencioso-Administrativo número 1 de Gijón y la jueza a su cargo, Estefanía López, la misma que tumbó el debatido "cascayu". López argumenta su decisión recordando el acuerdo de colaboración entre el Grupo y el Ayuntamiento firmado en 2001 y otro convenio de la entidad y el Patronato Deportivo acordado en 2004. Fueron los dos trámites que dieron pie a la creación del anillo navegable. Y concreta también que hubo dos acuerdos plenarios en los que se aprobó por unanimidad que el cierre del anillo sería provisional y que se estudiaría la posibilidad de aunar el plan del Piles con la actividad deportiva. La jueza entiende que el plan del gobierno vulnera esos acuerdos. El gobierno, que su capacidad de decisión excede a la de un acuerdo plenario, que no tiene competencias de gestión. El equipo de Martín, además, asegura que la financiación europea se logró en gran parte por la idea de suprimir el anillo, y asegura que mantenerlo es "incompatible" con el plan subvencionado. También señala que el equipo de gobierno asumió el mandato con el anillo ya cerrado por el deterioro ambiental del Piles y que la corporación local acordó el cierre provisional del enclave de forma provisional a inicios de 2020 para estudiar cómo recuperar la salubridad del cauce.

El lío vino después, con informes por ambas partes y de resultados contradictorios. El Grupo encargó uno a Francisco Pellicer y otro a la Universidad de Oviedo y planteaban alternativas como instalar azudes hinchables. El gobierno local, por su parte, encargó a la Fundación Conde del Valle de Salazar, vinculada a la Politécnica de Madrid, un "diagnóstico ambiental" del río. Ese informe decretó necesario eliminar el anillo, y sobre esa filosofía se elaboró el proyecto provisional que logró financiación europea. Pero Estefanía López da por nulos los acuerdos de gobierno que desestimaron todos los recursos presentados por el Grupo a la tramitación del plan.

Esta segunda sentencia ha reforzado las críticas de la oposición. Ahora también Podemos-Equo, hasta ahora a favor del plan de renaturalización, entiende que no se hizo "la debida gestión política" en la tramitación del plan, en palabras de Laura Tuero. El resto de partidos son más duros. Jesús Martínez Salvador, de Foro, pide que se "rectifique" en el plan y cree que el gobierno está "amortizado" tras dos "contundentes" sentencias. Ángela Pumariega, del Partido Popular, recuerda que su partido siempre defendió el anillo y que el gobierno "no ha estado a la altura". José Carlos Sarasola, de Ciudadanos, tilda la situación de "despropósito" y pide salvar el anillo. Y Eladio de la Concha, de Vox, reprocha la "ideología radical" del área de Medio Ambiente y aplaude que "la justicia ponga a cada uno en su sitio".

Compartir el artículo

stats