Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Así se consiguió el Gijón Open, el torneo que traerá a Asturias a las estrellas del tenis

Las negociaciones para albergar el torneo nacieron tras el fracaso en la lucha por la fase previa de la Copa Davis y fueron una novela de intriga en la que aparecen Piqué y Putin

El mensaje que lo cambió todo llegó al grupo de Whatsapp de los 18 presidentes de las federaciones territoriales de tenis de España el pasado 13 de abril, Miércoles Santo, a las dos de la tarde. Sin saberlo, aquel mensaje, que hablaba de los trámites para acoger la fase previa de la Copa Davis, la mayor competición por naciones de tenis del mundo, plantó la semilla del Gijón Open, la cita que se celebra del 8 al 16 de octubre en el Palacio de los Deportes de La Guía. La cita puede considerarse por la calidad de los jugadores que vendrán a Asturias y por rango la tercera competición más importante de España tras el Mutua Madrid Open y el Conde de Godó de Barcelona.

Fernando Castaño, el presidente de la Federación Asturiana de Tenis, reconstruye todas las negociaciones que llevaron a Gijón a convertirse en la capital de tenis. Unas negociaciones que son como una novela de intrigas y que comenzaron por un intento fallido de que la ciudad acogiera la cita fase previa de la Copa Davis. En la historia hay giros de guion, horas de negociaciones y personajes que aparecen tangencialmente como Gerard Piqué, Vladímir Putin y Xi Jinping, el presidente de China. El no lograr acoger la Davis, la cancelación de las competiciones deportivas en Rusia por la guerra de Ucrania y la caída de la gira asiática de tenis por el repunte del coronavirus fueron los puntos ganadores de Gijón.

Recuerda Castaño en su relato el 7 de septiembre. En esa fecha, la sede en Madrid del Consejo Superior de Deportes acogió la presentación del Gijón Open. Castaño se dirigió a Miguel Díaz Román, su homólogo en la Real Federación Española de Tenis. Le recordó que aquel Miércoles Santo en que los principales dirigentes del tenis español supieron por correo electrónico que salía a concurso la fase previa de la Copa Davis, organizada desde hace algunos años por Kosmos, la gran compañía dirigida por Piqué.

Era un documento de 250 páginas en inglés con un plazo de siete días para armar un proyecto. Gijón lo intentó, pero no salió. "Telefoneé a Díaz Román. Le dije que me parecía extraño un plazo de una semana para algo así. Respondió que estaba abierto, que había opción, y que otras federaciones como la canaria ya se habían interesado. Le dije: ‘Vale, si está abierto, mi obligación es luchar por ello’". Carrusel de llamadas. Les sonó el teléfono a José Ramón Tuero, concejal de Deportes del Ayuntamiento de Gijón; a Daniel Martínez Junquera, director de la Oficina Municipal de Turismo, y a Roberto Fernández, director del Patronato Deportivo Municipal Gijón. "Hay esto", les dije, en referencia a la Copa Davis.

El staff técnico del torneo da idea de su magnitud: lo componen 250 personas

decoration

"Empezamos a movernos. En Gijón ya hubo esta cita hace diez años. Hablamos con Kosmos. Parte de lo que quedaba de Semana Santa la invertimos en trabajar en eso". En ese momento ya se sabía que la fase final de la Copa Davis iba a ser en Málaga. Varias ciudades se interesaron por la fase previa, como Gijón. Pero llegó el primer revés, nunca mejor dicho. Acabada la Semana Santa, varios medios de comunicación publicaron que Ximo Puig, el presidente de la Comunidad Valenciana, estaba cerca de cerrar un acuerdo con Piqué para que la Davis fuera a Valencia. Efectivamente, la ciudad del Turia organizó hasta el 18 de septiembre junto a Bolonia, Glasgow y Hamburgo este tramo del torneo.

La noticia se confirmó. "Nos enfadamos mucho y en el Ayuntamiento no sentó bien. Entendíamos que era concurso, pero así no se podía competir. No presentamos el proyecto". Dos semanas después, el teléfono de Fernando Castaño volvió a sonar. Era, de nuevo, Miguel Díaz Román, el presidente de la Federación Española.

21

EN IMÁGENES: Así fue el montaje de la pista central del Gijón Open en el Palacio de los Deportes de La Guía Marcos León

–¿Qué?, ¿se te ha pasado ya el cabreo?

La llamada iba más allá del consuelo. Se abría una nueva vía: pujar por las fechas de la Copa Kremlin de Moscú. Como muchos torneos, esta cita la organiza una empresa privada. Las altas esferas del tenis querían aprovechar la coyuntura de la guerra en Ucrania para que competiciones de este nivel pasaran a impulsarlas las federaciones nacionales en vez de compañías privadas. "Díaz Román me dijo que le había llamado Andrea Gaudenzi, el presidente de la ATP, porque iban a salir a concurso los torneos de Moscú y San Petersburgo. Me preguntó que cómo vería que Gijón fuera candidato".

Esta puerta la había abierto la invasión de Ucrania por tropas rusas. El mundo condenó esta hostilidad de Vladímir Putin. Muchas entidades deportivas –entre ellas la ATP– decidieron aislar a Rusia. El país tenía dos grandes citas de raqueta: la Copa Kremlin, en Moscú, y el Torneo de San Petersburgo, ambas canceladas como castigo.

Superados los recelos iniciales, volvió a iniciarse una silente ronda de contactos con el Ayuntamiento. Se recabó información, se elaboraron proyectos turísticos, de ciudad, económicos, de instalaciones. Una inspección exterior comprobó cuál podría ser la sede en el caso de que la cita viniera a Gijón. Todo ello, con mucha prudencia.

LA NUEVA ESPAÑA desveló el 15 de mayo que Gijón optaba a llenar el hueco dejado en el calendario por la Copa Kremlin. La ciudad formalizó su candidatura días después. Comenzó entonces otro partido, el de baile de fechas en el que jugó un papel importante China, donde el coronavirus comenzó a repuntar y con él los estrictos confinamientos de ciudades enteras. Se cayó del calendario la gira asiática de la ATP, prevista para estas fechas. Eso allanó el camino a que el torneo llegara a Gijón y a que el cuadro sea tan espectacular como es.

"Buscamos una semana que no cuadrara con prácticamente nada en Europa. Lo planificamos con Tomás Carbonell –director del torneo–. Queremos tener el torneo varios años y nos fijamos en que no hubiera ningún evento importante en años venideros. Todo esto antes de saber que la ATP optaba por Gijón".

El cuadro reúne en su fase individual a diez jugadores entre los cincuenta mejores

decoration

Hubo que trabajar mucho en las instituciones. Fernando Castaño destaca la colaboración de todos. Los grupos municipales de la oposición también lo apoyaron. El Ayuntamiento, aún sin la confirmación de que el torneo llegaría a Asturias, dio un paso clave el 7 de julio. La Comisión de Hacienda reservó 1,2 millones de euros para acoger la cita –de ellos, 600.000 para premios–. "Administrativamente, fue muy complejo".

En esto, medios italianos publicaron que Nápoles había logrado un torneo en las mismas fechas de la Copa Kremlin. Hubo nerviosismo, pero Castaño tranquilizó a todos. "Había preguntado por el tema y ya sabíamos que lo teníamos, pero no lo podíamos decir, bajo amenaza de multa y retirada...".

El 21 de julio se confirmó que Gijón sería sede de un torneo, del que se espera un retorno de 4 millones de euros. Nápoles, Tel Aviv y San Diego tienen citas parecidas. "Miguel Díaz Román me llamó de nuevo. Me recordó el fiasco de la Davis y me dijo, en tono cariñoso, que creía que la deuda estaba pagada. Lo está", finaliza Castaño.

El tercer mejor torneo del país y una estimación de cuatro millones de retorno

"Es un torneo de la ATP 250, pero es como si fuera un 500". Esta frase la repitieron varias veces algunos de los organizadores del Gijón Open durante la presentación en el Consejo Superior de Deportes, el pasado 7 de septiembre, en la calle Martín Fierro de Madrid. La sentencia dice mucho más de lo que parece. Para los profanos en la raqueta, viene a significar a grandes rasgos que el torneo de Asturias se convierte, por rango de importancia, en la tercera competición de tenis más importante de las que se juegan en España. Solo por detrás del Mutua Madrid Open (ATP 1.000) y del Conde de Godó en Barcelona (ATP 500). Hay quien dice que incluso la cita de Gijón tiene mejor cuadro de jugadores que la edición de la catalana de este año.

Para entenderlo, hay que detallar la jerarquía de competiciones tenísticas. La Federación Internacional de Tenis organiza la Copa Davis, que se juega por naciones, y los Grand Slams, los torneos de mayor puntuación. Son cuatro: Roland Garros (París), Wimbledon (Londres), Open de Australia (Melbourne) y el Open de Estados Unidos (Nueva York). Luego los ATP Master 1.000 como el Mutua Madrid Open y posteriormente los ATP 500, como el Godó. El de Gijón es ATP 250. De este nivel, en España solo hay otra cita, en Mallorca, aunque sin tanta repercusión como la asturiana.

La repercusión internacional, enorme: se emite por la TV pública y en varios países

decoration

El cuadro de jugadores está casi definido. Por ahora, el principal cuenta con 28 jugadores en la fase individual, 16 en dobles y otros tantos en la fase previa. De ellos, hay diez entre los cincuenta mejores del mundo. El viernes los organizadores del torneo anunciaron un gran bombazo. El escocés Andy Murray jugará en Gijón. Murray fue número del mundo durante 46 semanas en 2016. Tiene 35 años, es diestro y en toda su carrera lleva ganados la friolera de 62.799.579 dólares. Tiene dos medallas de oro olímpicas y ha ganado dos veces Wimbledon y una el Open de Estados Unidos, entre otros logros.

Uno de los principales reclamos será el gijonés Pablo Carreño, imagen del torneo junto a Roberto Bautista. Uno de los grandes favoritos serán el ruso Rublev y generarán expectación el estadounidense Tommy Paul, Fabio Fognini y Feliciano López. El español, de 41 años, jugará a la vera del Cantábrico uno de sus últimos torneos antes de retirarse. Es toda una leyenda, siendo el tenista con más participaciones en cuadros principales de la ATP de toda la historia.

El Ayuntamiento dio un paso clave al reservar 1,2 millones, con 600.000 euros en premios

decoration

La competición es un soplo de aire nuevo en el tenis. La cita la organiza la Federación Española, al contrario, por ejemplo, que la Copa Kremlin, el torneo de Moscú, que era de una empresa privada. La cita de Asturias no tiene nada que ver con la rusa. Ni es en las mismas fechas. Ese hueco lo rellena Nápoles.

En cuanto a cifras económicas, palabras mayores. Se espera un retorno directo de cuatro millones de euros. La dotación económica del torneo es de 612.000 euros y el Ayuntamiento movilizó 1,2 millones para poder organizarlo. Se espera además embolsar más por ingresos indirectos. La repercusión mediática será importante. Gran parte de los partidos se emitirán en TVE. Televisiones internacionales también lo retransmiten. Para hacerse idea de la magnitud, el staff del torneo es de 250 personas. Todo un ejército.

La sección de tenis del Grupo, en el Palacio de los Deportes de La Guía. | Marcos León

Un "triunfo" para Gijón y para el Grupo Covadonga

"Es un triunfo. El nombre de Gijón va a tener repercusión mundial". La frase la pronuncia María José Echenique, la encargada de la sección de tenis del Grupo Covadonga. Toda una institución de la raqueta en la ciudad. Para Echenique, así como para el resto de integrantes de la escuadra, la cita del Palacio de los Deportes de La Guía va a ser muy importante. El club, que es parte importante de que la competición se celebre en Asturias, acogerá los entrenamientos de los jugadores. "Supone todo un acontecimiento para nosotros", explica Echenique. Ella también valora lo que va a suponer para Gijón tener este torneo. Lo valora en términos de repercusión mediática. "La visibilidad que vamos a tener va a ser tremenda. Se verá por muchos canales de televisión de todo el mundo. El nombre de Gijón se va a conocer en todo el mundo", relata. El pasado viernes, reunidos por LA NUEVA ESPAÑA, los integrantes de esta sección se reunieron en el Palacio de los Deportes. "Va a venir gente de todos los países", zanja Echenique.

Miembros del Real Club de Tenis de Avilés. Mara Villamuza

Avilés celebra "la llegada de grandes jugadores"

"Me parece estupendo y muy beneficioso para el tenis asturiano que podamos disfrutar en vivo y en directo de este torneo". Así se pronuncia José Ramón Rodríguez, el presidente del Real Club de Tenis de Avilés, donde la cita que tendrá lugar en Gijón se vive de manera muy próxima. "Es una buena noticia para el tenis asturiano. No es fácil conseguir un torneo así. Si miras la relación de torneos verás ciudades con mucho caché y el hecho de que Gijón y Asturias estén ahí es algo muy atractivo", desgrana Rodríguez. "Que tengamos la posibilidad de ver a jugadores de altísimo nivel como Pablo Carreño, Roberto Bautista y Davidovich, entre otros, es algo muy positivo para todos los amantes del tenis y para toda la región", resumió el dirigente de la entidad deportiva. Y es que, como recordó José Ramón Rodríguez, contar con esta cita tiene una altísima importancia. Tras los Grand Slams, el Mutua Madrid Open y el Conde de Godó en Barcelona, que son citas ATP 1.000 y ATP 500, en España solo existe otro torneo en Manacor del mismo rango.

María Jordán, en primer término, con otros alumnos, profesores y el director deportivo de la Escuela de Tenis de Oviedo. Miki López

"Es el primer nivel del tenis", destacan en Oviedo

María Jordán de Urríes, de 15 años y alumna de la Escuela de Tenis del Real Club de Tenis de Oviedo, está entusiasmada ante la próxima celebración del torneo gijonés. Esta última semana ha acudido a unas sesiones de formación, porque la joven tenista ejercerá de recogepelotas en el torneo. "Es fantástico poder ver a tenistas de ese nivel tan de cerca, aunque también es una responsabilidad: hay que estar muy atenta para no interferir en el juego. Como recogepelotas, estás en tensión todo el partido", explica. Entre sus compañeros de la Escuela de Tenis ovetense, no hay ni un ápice de tensión, solo emoción ante la perspectiva de ver en vivo y en directo a jugadores del calibre de Andy Murray, Dominic Thiem y Andrey Rublev. "Estamos hablando del primer nivel del tenis, es muy emocionante y una gran oportunidad para los chicos y para todos los aficionados al tenis el poder ver a estos jugadores en Gijón, tan cerca de casa", celebra Emilio López Melcón, director de deportes del Real Club de Tenis de Oviedo.

Compartir el artículo

stats