Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Montserrat Rivas Ardisana Investigadora y profesora, premio "Embajadora de Gijón" 2022

"La investigación es fundamental para ser un país emprendedor, debería tomarse en serio"

"La Universidad tiene una aparente falta de personal para gestionar los proyectos; sé que es muy difícil, pero solucionarlo es una prioridad"

Montserrat Rivas. | M. León

La investigadora y profesora de Física Aplicada de la Universidad de Oviedo Montserrat Rivas Ardisana, llanisca de nacimiento, lleva a Gijón, la ciudad en la que vive, y a Asturias en su corazón, y los enseñas al mundo en cada conferencia que imparte o congreso en el que participa. Esta semana recibió el premio “Embajadora de Gijón”, recuperado tras la pandemia por el Club de Empresas de Turismo de Negocios, y ahora se encuentra en Yokohama (Japón) para colaborar en la organización del Congreso Internacional sobre Magnetismo de Partículas Finas, el mismo que ella organizó en Gijón en 2019.

–¿Qué supone ser Embajadora de su ciudad adoptiva?

–Es todo un honor. Aunque no nací en Gijón, llevó muchos años viviendo en la ciudad. De algún modo me siento gijonesa, y es donde han nacido mis hijos. Es muy raro que te reconozcan el esfuerzo y el trabajo desde las instituciones, y por esta vez me ha tocado a mí. Estoy muy agradecida al premio. No lo soñaba y me ha emocionado una barbaridad esta distinción. En un mes me voy a EE UU, voy a viajar mucho y me siento tentada de llevar una placa de embajadora de Gijón (risas). Seguiré presumiendo de Gijón y de Asturias, que hay muchos que se dejan los cuernos haciendo cosas. Y sí que se nos conoce fuera, pero queremos que se nos conozca más.

–¿Por qué es difícil que se reconozca el trabajo?

–Los científicos tenemos grandes dificultades para lograr financiación. Muchas veces nos lleva más tiempo ir a las convocatorias, acudir a proyectos que verdaderamente desarrollarlos. Lo maravilloso sería disponer de más medios. También están los investigadores jóvenes, que les cuesta mucho estabilizarse en las universidades o centros de investigación y eso los lleva al extranjero. Es una pena, porque es una pérdida de capacidad, de talento que ha sido formado en España y que luego se va. Y en Asturias, desgraciadamente, ocurre igual en toda España.

–¿Cómo cambiar esa realidad en la investigación?

–Deberían tomarse más en serio que la investigación es fundamental para ser un país emprendedor. Si no, seguiremos a la zaga del resto de país. Dicho esto, en España se hace investigación con gran creatividad, y estuvimos adelante en la vacuna del covid. En este país hay ganas, los investigadores son grandes luchadores, acostumbrados a trabajar con medios escasos, pero nos cuesta captar investigadores. Hay que invertir más, o tal vez invertir lo mismo, pero mejor, escuchando a los investigadores y doctores de las universidades y presidentes de institutos de investigación. Eso se escucha año tras años, pero al final no ocurre. Al contrario, últimamente ha habido grandes dificultas con la reforma laboral.

–¿En qué sentido?

–Para contratar el personal. Conseguimos la financiación para los proyectos en 2021, pero con la entrada en vigor de la reforma laboral, y los contratos fijos, chocó frontalmente con esos proyectos, porque teníamos todo fijado, donde el personal duraba el tiempo que duraba el proyecto. Al tener que ser indefinidos no había dinero para indemnizar a esas personas porque no estaba previsto. Eso llevó a la Universidad a ver cómo resolvía este nudo e hizo que tardáramos muchísimo en contratar a los trabajadores.

–¿En qué investigaciones está centrada ahora?

–Lo principal es la aplicación de nanomateriales y sensores magnéticos que aplicamos a biomedicina, medio ambiente y seguridad alimentaria. Sobre todo, nos dedicamos a mejorar los test de diagnóstico rápido. Son los que se conocen tanto ahora por el covid, y que sabemos que no son tan sensibles y es algo que queremos solucionar.

–¿Qué tal su visita a Japón?

–He venido invitada por la profesora Yuko Ichiyanagi. Editaremos juntas un libro y estamos organizando un congreso internacional sobre nanopartículas magnéticas finas, y quería contar con mi ayuda porque yo lo organicé en Gijón en mayo de 2019.

–¿Se están dado pasos en Asturias y en Gijón en pro de la investigación?

–Dada la población y los recursos que tenemos sí se están dando ya pasos. A nivel local, en Gijón, se dan ayudas a estudiantes de cualquier sitio para iniciarse en investigación. Esto es muy importante, tenemos que atraer talento para que los jóvenes desarrollen sus tesis doctorales, y que así se integren en nuestros grupos para ver cómo investigamos. También es fundamental la Milla del Conocimiento, para poner en contacto a docentes, estudiantes y empresas. Desde el Ayuntamiento se promueven también actividades de divulgación a la población. Y hay un excelente apoyo a la cátedra MediaLAb, que lidera Ramón Rubio, y que permite una formación trasversal de los estudiantes que hacen el fin de grado o máster en la Universidad de Oviedo. Hacen proyectos para reunir a filósofos con químicos, médicos, ingenieros…

–¿Y a nivel regional?

–A nivel regional hubo cierta parálisis, pero ahora vuelven a moverse los proyectos para los grupos de investigación, para hacer investigación concertada con empresas. Seguramente se deberían haber financiado más proyectos, pero es importante, al menos, que existan esos fondos. Esto nos da como una financiación base a los grupos de investigación que es muy importante.

–¿Y la Universidad?

–Tiene, aparentemente, una falta de personal para gestionar los proyectos de investigación. He coordinado la creación de un consorcio para un proyecto importante, de un millón de euros, bonito, con posibilidades, y desde la Universidad se nos dijo que no podíamos ser coordinadores porque no tenían personal suficiente para gestionarlo. Lo coordiné de facto, pero al final el coordinador es de otra Universidad. Me da pena que nuestra Universidad, que quiere estar arriba de los rankings, pierda estas cosas, porque nosotros hacemos nuestro trabajo, pero no se da abasto. Estoy segura de que están poniendo los medios y no sé cómo se puede hacer, pero es importante que se solucione. Sé que es difícil, pero también es muy importante para nuestra Universidad y nuestra región.

Compartir el artículo

stats