Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El viaje por tres hospitales de un joven gijonés para que le extrajeran un clavo de la muñeca

El chico, que sufrió un accidente laboral, tuvo que pasar el mismo día por el HUCA y Cabueñes antes de ser operado en Jove

Íñigo Corbato, en una cama del Hospital de Jove. En los círculos, la radiografía en la que se aprecia la penetración del clavo en el hueso y el clavo extraído de su muñeca derecha

El gijonés Íñigo Corbato tuvo que pasar por tres hospitales asturianos en un mismo día para que le extrajeran de su muñeca derecha un clavo de metal de 3,8 centímetros que le estaba atravesando el hueso. Todo sucedió el pasado viernes después de que el joven, de 19 años, sufriera un accidente laboral en una empresa de madera de la ciudad. "No entendemos por qué lo dejaron tanto tiempo con el objeto clavado en el brazo. Nos dijeron que podría traerle consecuencias", clama la madre, Maite Gómez. El accidente, a consecuencia del manejo de una remachadora, se produjo en torno a las 11.30 horas. Sin embargo, no fue hasta cerca de la noche, después de haber pasado por el HUCA y el Hospital Universitario de Cabueñes, cuando pudieron realizar la extracción en el Hospital de Jove. "No saben si tendrán que hacerle cirugía plástica", lamenta Gómez, quien advierte de que ya prepara una reclamación ante el complejo sanitario ovetense y Cabueñes por "el trato recibido".

La secuencia cronológica es la siguiente, según explica la familia del herido. Inmediatamente después de sufrir el accidente laboral, Íñigo Corbato es trasladado por uno de sus compañeros de trabajo a las dependencias de su mutua en Gijón, para un examen exhaustivo de la herida. Es en ese lugar, según cuentan, cuando se le deriva al HUCA con carácter de urgencia para la extracción del clavo. "Nos sorprendió mucho que no se lo pudieran sacar en el HUCA, ya que precisamente nos dijeron en la mutua que lo derivaban a Oviedo para ir sobre seguro y no andar de un sitio para otro", asegura Maite Gómez.

Una vez en el HUCA, Corbato fue atendido al menos por un traumatólogo en el servicio de Urgencias. Sin embargo, la extracción del clavo no fue posible después de intentarlo en múltiples ocasiones, previa anestesia local y lavado de la herida. Ante la imposibilidad de sacar el objeto, desde el HUCA, añade el informe médico, se le deriva a su hospital de referencia para un tratamiento definitivo. "Siguiendo el protocolo, al hacer la primera observación y comprobar que no se puede extraer, se suele hacer una cirugía programada en el caso de que así lo valoraran los médicos. Como era de otro área sanitaria, por comodidad para él, lo trasladaron a Gijón", explican fuentes de la Consejería de Salud del Principado de Asturias.

Radiografía en la que se aprecia la penetración del clavo en el hueso.

Ante esta situación, la madre de Corbato explica que "en el HUCA advertimos de que el hospital de referencia no era Cabueñes, sino Jove". "Pero no hicieron caso y nos enviaron a Cabueñes", añade. Fue en ese momento cuando procedieron al traslado del herido, a cargo del padre en su vehículo particular. Ya en el Hospital de Cabueñes –en torno a las 18.00 horas y con el clavo causando cada vez más dolor su muñeca derecha–, el informe médico explica que, "tras realizar un lavado de la herida con suero abundante y proceder a la cura correspondiente, se indica el traslado hasta el Hospital de Jove". Un nuevo traslado que vuelve a provocar el enfado de la familia, ya que, según denuncia, "era de noche y seguía con el clavo en el brazo desde por la mañana". Además, insiste la madre del herido, "ya avisamos en el HUCA de que el hospital de referencia era Jove y no Cabueñes". "No entiendo por qué nos derivan al que no es cuando ya sabíamos que teníamos que ir al otro", matiza.

Nuevo traslado –también a cargo del padre de Íñigo Corbato en su coche particular– hasta el Hospital de Jove, en torno a las 20.00 horas. Es ya en este centro hospitalario donde se procede a la extracción del clavo –de 3,8 centímetros de longitud– en la sala de Urgencias y al posterior ingreso del joven para el control de la herida. "Pienso que tendrían que haberlo intervenido en un primer momento en el HUCA, nos dicen que le puede quedar alguna secuela en el brazo", clama la madre, quien añade que "ahora no saben si tendrán que hacerle una cirugía plástica".

A pesar de la extracción del clavo, el informe médico del Hospital de Jove refleja que todavía quedaron dos pequeños restos metálicos en el interior del brazo. "En la mutua comentan que tendrán que hacer un seguimiento de la herida para ver la evolución de esos trozos que todavía tiene en el músculo", explica Maite Gómez.

Tras la intervención quirúrgica a la que finalmente pudo ser sometido Corbato, el joven quedó ingresado en Jove, donde permaneció hasta el domingo "por haber estado tantas horas con el objetivo clavado", lamenta la madre del joven. Con el chico ya en su domicilio y en vistas a ser citado en futuras revisiones para el control de la herida causada por el clavo, la madre asegura que ya prepara sendas reclamaciones hacia el HUCA y el Hospital de Cabueñes por el trato recibido.

Compartir el artículo

stats