Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La obra del intercambiador de El Humedal avanza tras lograr un amplio apoyo en la Junta

Todos los partidos, salvo Podemos y Vox, rechazan la petición de Foro de frenar la gran zona de autobuses mientras no haya estación intermodal

Área de El Humedal donde se plantea parte del intercambiador para autobuses. Marcos León

Estación intermodal, por supuesto, pero intercambiador de autobuses en El Humedal, también. El diputado forista Adrián Pumares no encontró ayer en el Parlamento asturiano más apoyos que los de Vox y Podemos a su moción en favor de posponer la obra presentada por el Principado en El Humedal –con un coste de 2,1 millones a financiar con fondos europeos– hasta la puesta en marcha de la intermodal. Una demora de años si se tiene en cuenta que solo la redacción del proyecto de estación recién licitada tiene un plazo estimado de dos años y medio para su realización. De los 45 votos emitidos solo siete fueron a favor de ponerle el freno al intercambiador, que conlleva una reordenación de los espacios de todo el entorno de El Humedal y la plaza de Europa.

Pumares rechazó incorporar la enmienda presentada por el PP que, siguiendo la filosofía de un acuerdo aprobado en agosto por el Pleno de Gijón, lo que pedía era garantizar que durante la redacción del proyecto del intercambiador se buscasen las mejores soluciones técnicas para minimizar impactos ambientales y sociales. Se quiere garantizar que el impulso al transporte público que se pretende conseguir con esta infraestructura no genere problemas de convivencia ciudadana ni mermas en los usos del espacio público.

Sí asumió el diputado forista la enmienda popular al otro punto de su moción que se aprobó por unanimidad. Esta moción insta al gobierno de España a garantizar la financiación y ejecución de la estación intermodal "en el plazo más breve posible" y sin renunciar a los principios de intermodalidad, centralidad y soterramiento. Es Adif quien ahora mismo trabaja en ese proyecto con su ubicación en Moreda y no, como se había fijado en el convenio firmado por todos los socios de Gijón al Norte en 2019, frente al Museo del Ferrocarril.

¿Y por qué quería frenar Pumares el intercambiador de El Humedal? Pues porque Foro entiende que este proyecto "no es más que la coartada del Principado para no hacer lo que tiene que hacer, la estación de autobuses dentro de la estación intermodal", explicó Pumares en la presentación de su moción donde calificó el intercambiador de "proyecto improvisado sacado de los fondos europeos como quien saca un conejo de una chistera" y de "chapuza que va a llenar la zona de tendejones". "Foro no va a ser cómplice de esta jugada", remató Pumares.

Fue el portavoz popular, además de presidente del PP en Gijón y consejero de la sociedad Gijón al Norte por el Ayuntamiento de Gijón, Pablo González, el primero que pararle los pies a Pumares. Sobre todo tras no haber aceptado su enmienda. "Como ustedes, no estamos de acuerdo en que se monten tendejones o se construya una estación a cielo abierto pero hay que parar de exagerar o se pierde la razón. Si no se va hacer algo agresivo, y no nos consta que se vaya a hacer, y no hay molestias para los vecinos, ¿qué problema hay", explicó González. El gijonés recordó que El Humedal ya es desde hace cuarenta años un intercambiador de autobuses: "No es algo nuevo".

La intervención de González no excluyó un ataque al PSOE a cuenta del plan de vías y de otras muchas obras pendientes en la ciudad desde hace años. "Poco tenemos que agradecer los gijoneses al PSOE en grandes obras", indicó el popular.

A ese carácter de intercambiador natural que tiene El Humedal también hizo mención el diputado socialista René Suárez. "Lo que se hace ahora es reordenarlo y mejorarlo", matizó al tiempo que calificaba la moción de Foro de intento de chantaje. "Si algo es necesario, es necesario; no tiene que postergarse hasta que ustedes consideren", le reprochó a Pumares al que también afeó que Foro hubiera "metido en un cajón" en 2011 el proyecto de estación que había dejado el PSOE y recordó que el argumento más evidente de que el plan de vías no se para es que acaba de salir a licitación la redacción del proyecto de intermodal por algo más de cinco millones.

"Oportunismo descarado"

Para Sara Álvarez Rouco, de Vox, el intercambiador es otro ejemplo de "oportunismo descarado" y de "la burla constante que sufre Gijón en materia de movilidad. Este intercambiador no resuelve el problema sólo genera un deterioro de la zona, un descalabro estético y un daño a la convivencia; lo que hay que hacer es la intermodal". A enumerar los retrasos del plan de vías y culpar al PSOE de incumplir el pacto político y social alcanzado en 2019 sobre la estación dedicó su tiempo Daniel Ripa, de Podemos Asturias.

Ovidio Roza, de IU, dejó claro que "no es incompatible tener una estación intermodal con tener un intercambiador" y achacó la agresiva campaña de Foro contra las propuestas de movilidad en Gijón a un "empecinamiento que me recuerda al que tenía su anterior líder, Cascos, con el ancho de la Variante". Para Sergio García Rodríguez, de Ciudadanos, el intercambiador de El Humedal no es más "que otra carta del juego" y un proyecto que quedará pendiente para la próxima legislatura, como la estación intermodal. Ciudadanos, igual que PSOE, IU, PP y Pedro Leal, solo apoyaron urgir la estación intermodal. No dieron su voto a posponer hacer el intercambiador de El Humedal. Y entre unos y otros una sugerencia disruptiva de Armando Fernández Bartolomé, del Grupo Mixto: llevar El Molinón al solar del plan de vías y debajo poner la intermodal. "Sería increíble", ironizó.

Compartir el artículo

stats