Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El hotel de cinco estrellas de Cimadevilla avanza con un informe a Patrimonio

El gobierno local redacta los pliegos para el nuevo plan urbanístico del barrio, que permitirá abrir el alojamiento en la antigua sede del Puerto

Antigua sede de la Autoridad Portuaria de Gijón, que albergará el hotel de cinco estrellas. | Marcos León

El proyecto de convertir la antigua sede del Puerto en el que sería el primer hotel de cinco estrellas de la ciudad sigue su curso y acaba de dar un nuevo paso adelante: la entrega de un informe a Patrimonio. Un trámite que el promotor del plan, el empresario Fermín Mora, acaba de realizar por recomendación del Ayuntamiento para confirmar que Cimadevilla, Bien de Interés Cultural (BIC), puede albergar un inmueble de este tipo. El gobierno local, por su parte, sigue avanzando en la redacción de los pliegos para licitar el nuevo PERI del barrio alto, sin actualizar desde 1992, y en el que solo se contemplaba un uso administrativo del inmueble. Por ahora, recibir el visto bueno de Patrimonio supondría un avance clave para un edificio que, por su ubicación en un barrio histórico, precisa del visto bueno del Principado para cualquier modificación urbanística.

La antigua sede de la Autoridad Portuaria en la calle Claudio Alvargonzález pasó a manos de sus nuevos propietarios, Miramar Apartamentos, en octubre de 2020 tras una subasta que se saldó en 3,1 millones de euros. El proyecto de crear un hotel de lujo, un plan desvelado por LA NUEVA ESPAÑA, es ambicioso y proyecta también la construcción de un gran aparcamiento soterrado de 600 plazas que abarcaría desde la propia antigua sede del Puerto y hasta los Jardines de la Reina. Se plantea, además, un bulevar de terrazas en superficie para impulsar el sector hotelero, que desde hace tiempo se muestra interesado en el interés de este tramo de Claudio Alvargonzález –siempre protegido del viento– para su explotación comercial.

La Comisión Permanente del Consejo del Patrimonio Cultural del Principado debe revisar el proyecto porque Cimadevilla es, desde 1975, una zona BIC, con máxima protección, así que cualquier tipo de obra que implique una modificación externa de cualquier inmueble debe ser supervisada. De ahí que fuese el propio Ayuntamiento quien derivase al empresario a este organismo para aclarar con qué tipo de permisos contará. Porque, a nivel local, las relaciones con la propiedad del inmueble han sido fluidas desde el principio. Uno de los pasos más inminentes, de hecho, será licitar la actualización de la normativa vigente en el barrio alto para, entre otros asuntos, darle cabida a este proyecto. Ahora mismo, hay vigentes dos documentos: el plan especial del Cerro, aprobado en 1987; y el PERI de Cimadevilla, que es de 1992. La idea es refundar estos dos documentos en uno con los ojos puestos en poder sacar adelante el hotel, pero el trámite se aprovechará para actualizar el planteamiento urbanístico de todo el barrio, que por su antigüedad impide sacar adelante muchos de los proyectos que ahora se plantean. Así, además de los nuevos usos hoteleros y hosteleros que se permitirán para el Puerto Deportivo, en este nuevo documento único se busca incluir también la ambiciosa reforma de Tabacalera, que se convertirá en un gran centro expositivo. Esta revisión se pretende que sume también el proyecto de replicar digitalmente el barrio Alto para poder realizar simulaciones virtuales de posibles cambios urbanísticos –en los últimos años han ido surgiendo edificios enteros que abandonados y con graves defectos estructurales– y de ordenación del tráfico, que ya ha dado su primer paso con la plataforma única en el Tránsito de las Ballenas.

Compartir el artículo

stats