Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Éxito gijonés en la capital del pincho

El chef Mariano Mier logra en Vitoria, junto a Carlos Gallego y Luis Menéndez, un relevante galardón nacional

Mariano Mier, ayer, en su restaurante, con el diploma logrado en el País Vasco. | Ángel González

"Es un orgullo haber quedado segundos en la capital mundial del pincho, porque los vascos son los inventores del pincho". Mariano Mier, cocinero del restaurante gijonés El Quinto, expresaba ayer así su satisfacción por el segundo premio que obtuvo el equipo de cocineros asturianos, capitaneado por él, en la primera edición del concurso nacional de pinchos por equipos "Miniature Cooking Championship", que se celebró entre el lunes y el miércoles pasados en Álava y en la que los tres chefs asturianos: Mier; Carlos Gallego, de los Llaureles de Torazo (Cabranes); y Luis Menéndez, de A Catar Gastronomía (empresa de catering que va a abrir próximamente un local en el centro de Gijón), sólo fueron superados por el equipo anfitrión del País Vasco. La creatividad fue un factor determinante en el campeonato, en el que todos los equipos participantes disponían de los mismos ingredientes para improvisar dos pinchos.

"Nos dieron a todos los equipos a la vez una caja con 20 ingredientes secretos y cuatro horas para cocinar dos propuestas con los ingredientes caja", subrayó Mier. Los asturianos hicieron dos pinchos, uno con atún y otro con pitu de caleya, que degustaron 40 clientes de un restaurante de Vitoria y que fueron los que decidieron por votación cuál de los dos pinchos tendrían que elaborar los cocineros asturianos para el jurado que dirimió posteriormente la final, en el Palacio de Congresos de la capital alavesa.

Por la izquierda, Mariano Mier, Carlos Gallego y Luis Menéndez, con su pincho en la entrega de premios.

Fue el de pitu de caleya, pincho que los asturianos bautizaron como "Rodaja de Tomate", en base a un guiso de pitu de caleya transformado en paté invertido, colocado sobre un rosetón hecho con masa de harina, leche y huevo. El bocado simulaba el efecto de un tomate y uno de sus ingredientes era polvo de tomate seco, hecho con pieles de tomate secadas y trituradas. Gominolas de remolacha, emulsión de curri verde y jalapeño y trocitos de cebollino fueron los otros ingredientes de un plato que les llevó tres horas prepararlo delante de los jueces. Mariano Mier fue el encargado de seleccionar a los cocineros asturianos que le acompañaron a este reto, algo que le encargó la organización dado que el año pasado había sido el campeón de pinchos de Gijón.

La delicia que elaboraron y que pudieron degustar primero los clientes del restaurante alavés Los Jardines de Uleta y después el jurado, lo pondrán los chefs asturianos a disposición de los clientes de sus restaurantes. Algo por lo que habrá que esperar un mes, cuando Luis Menéndez abra su local en el centro de Gijón, ya que los tres chefs han acordado incluirlo en la carta al mismo tiempo.

Compartir el artículo

stats