Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Aarón Rivero Martín | Secretario general del sindicato policial Jupol

"Hay mucho enchufismo en la Policía Nacional en Asturias"

"Nos concentramos para apoyar a un compañero al que han expedientado por ejercer su derecho a la representación sindical"

Aarón Rivero, secretario general del sindicato Jupol.

El sindicato mayoritario de la Policía Nacional, Jupol, ha convocado una concentración en el Palacio de Justicia de Gijón para este jueves, día 24, a las 10.30 horas, para arropar a un compañero que acaba de ser sancionado, y se enfrenta a un proceso penal, "por ejercer su labor sindical". Aaron Rivero Martín es el secretario general de Jupol a nivel nacional, que también reivindicará en la ciudad la equiparación salarial.

–¿Cuál es el objetivo de la concentración?

–Es en apoyo a nuestro delegado y viene derivada por una acción que ha tenido la administración, y en particular, la anterior jefa superior de Asturias, Luisa María Benvenuty. Por ejercer su derecho a la representación sindical, y por pedir información por la ocupación de una plaza en Sama, y reiterar esa petición porque no se la daban, le abrieron un expediente disciplinario. Le acaban de responder con la suspensión durante veinte días de empleo y sueldo. Es un compañero con una trayectoria intachable, además de tener una gran preparación y una formación impresionante.

–¿Y por qué en el Juzgado?

–Porque, encima, la anterior jefa superior ha iniciado los trámites para presentar una querella penal. El día de la concentración será el acto de conciliación previo a la querella. Por ambas cosas, el expediente disciplinario y el ataque personal tenemos que ir a apoyarle.

–¿Hay persecución desde la jefatura a Jupol por ser el sindicato mayoritario?

–Últimamente, en la escala ejecutiva ha dado la casualidad que ha habido cuatro delegados nuestros que por opiniones o no seguir las directrices ilegales que les daba algún mando policial han sufrido las consecuencias en su puesto de trabajo. O bien moviéndoles de sitio o bien les han abierto un expediente disciplinario.

–Desde el sindicato denuncian los nombramientos a dedo.

–Hay un enchufismo muy importante en Asturias. Cuando llegó Jupol, había 45 comisiones de servicio que nosotros logramos que se redujeran a una tercera parte de las que había. Ahora están justificadas, salvo alguna sangrante, pero sí. Hasta ha habido sentencias que han obligado a la administración a publicar quienes estaban en comisión de servicio.

–Una de las quejas policiales de los últimos meses en Gijón es la falta de medios. En concreto, que están patrullando en furgonetas.

–No es solo que patrullen en furgonetas, es que esas furgonetas tienen alrededor de veinticinco años y en muchos casos más de 400.000 kilómetros. No hay vehículos de radiopatrullas, porque se estropean y no funciona el renting que tiene la policia. Eso repercute en el ciudadano, porque sin medios la efectividad policial se ve reducida. Ahora, de los siete vehículos uniformados que deberían salir a la calle solo están cuatro. El resto tienen que salir en vehículos de paisano, camuflados. No es posible que no tengamos vehículos policiales suficientes. Parte de la labor policial es dar sensación de seguridad, y eso se consigue con vehículos rotulados de la Policía.

–¿Por qué ha ocurrido esto?

–Es una falta de previsión de la jefatura increíble. Deberían hacer unas peticiones más vehementes a la subdirección de logística.

–¿Qué le parece la reforma de la ley de seguridad ciudadana?

–Influye negativamente en el principio de autoridad de los policías. Es una norma que, como vemos por parte de este Gobierno, no tiene en cuenta la opinión de los técnicos. Igual que con la ley del "solo sí es sí", que, a pesar de lo que les decían, siguieron adelante. Nosotros le decimos lo mismo al Ministro Marlaska. Esta ley la utilizan única y exclusivamente la Policía y la Guardia Civil, y que tenga en cuenta nuestra opinión. Por eso realizamos la manifestación, que fue multitudinaria, en noviembre del año pasado. De momento sabemos que está paralizada, pero si siguen pensando en sacarla adelante, en los términos que pretendían, volveremos a salir a la calle para reivindicar nuestras condiciones laborales.

Compartir el artículo

stats