Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Fernando Menéndez Coautor de "Fingimientos"

"La belleza de los aforismos reside en lo que no dicen"

"Este género tiene una doble ambigüedad, la crítica social, generar dudas e indagar en las carencias del hombre como sujeto"

Fernando Menéndez

El escritor Fernando Menéndez presenta hoy jueves su nuevo libro "Fingimientos", una antología que ha elaborado junto a José Ramón González, encargado de las notas introductorias del mismo. Se trata de su noveno libro en este género. El acto de presentación tendrá lugar en la Casa del Libro de la calle Corrida a las 19.30 horas.

–¿Por qué "Fingimientos"?

–Por el significado de la propia palabra. Fingir es como mentir. La obra es una selección de una serie de autores que he recreado junto a José Ramón González a través de los aforismos. Todos ellos creíamos que conectaban entre sí para dar coherencia libro. En total, son nueve personajes. Coincide que ahora están muy de moda. A los nuestros hemos intentado impregnarlo de cierta chispa e ironía.

–Han destacado a autores poco conocidos. ¿Cómo ha sido esa labor de selección?

–Hay aforismos metafísicos, religiosos, sobre música y pintura... Se fueron cosificando y fue entonces cuando llegaron los personajes. Diferenciando cada uno de un campo específico, digamos que así se fue armando la cama.

–¿Qué se puede encontrar el lector en estos personajes?

–En el fondo, los aforismos son unos átomos que cada uno tiene su mundo particular. Son expresiones o reacciones mínimas, pero no son categóricas. Tienen una doble ambigüedad que busca la crítica social, generar dudas e indagar en las carencias del hombre como sujeto. La esencia está en las ideas. Porque los aforismos desprenden pensamientos que no son categóricos, una característica que los abre a todo el mundo. Es algo muy filosófico y silencioso.

–¿Y en qué se inspira para encontrarlos?

–Es ya mi noveno libro en esta materia. José Ramón es un gran especialista en aforismos, de lo mejor en España, lo que se complementa con mi experiencia. La complejidad de los aforismos reside en que deben de estar muy condensados. Cuanto más, mucho mejor. Eso exige mucho trabajo.

–¿Les ha resultado fácil complementarse para publicar "Fingimientos"?

–La verdad es que ha sido fácil y difícil al mismo tiempo. Es un reto buscar el personaje de una forma conjunta.

–¿Alguna de las creaciones le ha llamado especialmente la atención?

–Es muy difícil elegir. Es que son todas tan diferentes...

–Cada personaje tiene poco que ver entre sí. ¿Ha sido complicado encontrar el nexo de unión que dé sentido al libro?

–Por supuesto que es necesario un hilo conductor. La obra tiene que dar respuesta a una pregunta. En el caso de los aforismos se da la paradoja que, cuanto más se condensa, más puede decir. Es muy importante el otro lado del aforismo, el silencio. Escuchar algo que dice, aunque no lo haga explícitamente. Todo aforismo tiene una anécdota. En el fondo, permite que surjan muchas ideas. También es importante otro elemento común: la búsqueda de la diversión, darle esa parte de importancia e irónicamente de no importancia.

–¿Qué trata de despertar en el lector a través de esta antología?

–En el caso de este libro, su público es más abierto al no centrarse en tan solo una especialidad. Me gusta la tesitura creada en el libro. Que se aborde el teatro, la pintura... Es importante que sea universal, pero tiene un rango de comprensión. La belleza de los aforismos reside en lo que no llegan a decir. Y que mutan dependiendo del lector y el momento en que lo lean. Dependiendo de cómo estés emocionalmente o psicológicamente en un momento determinado, quizás produzcan una reacción completamente diferente. Tocan una idea que no es explícito, pero se intuye. Eso es lo bonito.

Compartir el artículo

stats