Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Clamor policial en Gijón contra los mandos por "la coacción y persecución" a la libertad sindical

Cerca de 200 agentes arropan al delegado en Gijón de Jupol, expedientado por la anterior jefa superior en Asturias: "Buscan amedrentarnos"

Concentración de policías en el Juzgado en defensa de un delegado sindical de Jupol en Asturias

Concentración de policías en el Juzgado en defensa de un delegado sindical de Jupol en Asturias Marcos León

Para ver este vídeo suscríbete a La Nueva España o inicia sesión si ya eres suscriptor.

Concentración de policías en el Juzgado en defensa de un delegado sindical de Jupol en Asturias I. Peláez

"Contra la persecución y hostigamiento a los afiliados de Jupol. No a la coacción de libertad de expresión y opinión". Con esta pancarta, arropada por cerca de dos centenares de agentes, se concentraron este jueves a las puertas del Palacio de Justicia representantes del sindicato policial mayoritario en señal de protesta contra el expediente disciplinario (y la amenaza de una querella penal) abierto contra un compañero, delegado sindical en Gijón, a instancias de la anterior jefa superior en Asturias del Cuerpo Nacional de Policía, Luisa Benvenuty. "Estamos para apoyar a nuestro compañero sancionado y expedientado por el único motivo de ejercer su labor sindical. Ahora quieren amedrentarlo con una querella penal por ejercer su derecho sindical y labor, solo por pedir información sobre un puesto de trabajo. Es un atropello lo que están intentando hacer determinados mandos policiales para amedrentar a los policías y representantes de Jupol", señaló Aaron Rivero, secretario general del sindicato.

El origen del conflicto entre este agente y la anterior jefatura regional está en la solicitud de explicaciones por la asignación de un puesto de mando designado en su momento por Benvenuty. "Se nos dieron evasivas, se eludió contentas y a pesar de volver a insistir en siguientes reuniones, continuó saliendo por peteneras. Entonces, se formuló un escrito con toda la educación y corrección, para que respondiera y no atentara contra la inteligencia del sindicato, pero ese escrito lo consideró una ofensa y una falta de respeto, por lo que inició un expediente disciplinario", explicó la abogada de Jupol, Sylvia Garrido.

"Revelación de secretos"

Ese expediente se resolvió la pasada semana, imponiendo al agente veinte días de suspensión de empleo y sueldo, lo que implicó que entregase su arma y su placa. "Es una sanción desproporcionada, puesto que con casos similares, y hasta en los que se llegó a llamar ‘hijo de puta’ al director general de la Policía, se sancionaron con cinco días antes de que se ganase en los tribunales. Ahora se recurrirá esa decisión también en los tribunales", desveló Garrido. Pero las medidas contra el agente no se quedaron ahí, y esta mañana fue el momento fijado para un acto de conciliación entre el delegado sindical y la representación legal de Luisa Benvenuty que acabó sin avenencia. "Anuncia una querella criminal por un delito de injurias y calumnias, algo que no alcanzamos a ver. Si se llega a presentar, porque tenemos dudas de que lo vaya a hacer, se dilucidará en los tribunales ordinarios, pero pensamos que solo busca coartar la libertad sindical y que no tendrá recorrido jurídico", expuso la letrada.

8

En imágenes: Clamor policial en Gijón contra los mandos por la "coacción y persecución" a la libertad sindical Marcos León

El sentir general de los agentes que esta mañana se concentraron, y como defendió Sylvia Garrido, está en que la maniobra es "un aviso para navegantes para intentar cercenar el derecho sindical del sindicato mayoritario, el que más lucha por los derechos de los policías".

Además, también advirtieron que investigarán el por qué se notificó el expediente en su domicilio y no en el lugar de trabajo, como funcionario de la Policía Nacional que es. "Podemos imaginarlo, y llegaremos hasta el final, hasta las últimas consecuencias, para saber cómo han localizado su domicilio sin un requerimiento judicial, porque podríamos estar ante un presunto delito de revelación de secretos", apuntó Sylvia Garrido.

Compartir el artículo

stats