Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las nuevas plazas en el aparcamiento de avenida de Castilla, con luces y sombras entre vecinos y comerciantes

Aplauden priorizar a los residentes para el uso del parking, pero censuran su "excesivo" precio

Alessandra Alves, delante de su comercio, ubicado frente a la entrada del parking. | Marcos León

Los criterios de proximidad que aplicará el Ayuntamiento de Gijón para alquilar las 76 plazas que sacará al mercado en el aparcamiento de la avenida de Castilla cuentan con el beneplácito de los vecinos y comerciantes de la zona de La Arena, que ven con buenos ojos que los residentes en el entorno reciban prioridad a la hora de adjudicar las plazas. Pero el sentir general en cuanto al precio, 106 euros al mes, es que se trata de una cifra desproporcionada.

José Miguel Alguero, usuario habitual del parking, apoya el plan municipal de dar preferencia a los residentes de la zona, si bien difiere en la cuantía a pagar. "Es excesiva", asegura Alguero, que tilda de "saturado" el sistema de aparcamientos del barrio. "Se nota que se aparca mal", subraya. Juan García, que reside a escasos metros de la entrada del parking, coincide en que la cantidad a pagar por el alquiler es desmesurada. "Y más siendo el Ayuntamiento quien lo promueve", destaca García, que defiende la prioridad de los vecinos del entorno para obtener las plazas. "Debería ser así en cada zona de Gijón", zanja.

Jesús Fernández, comerciante de la zona, en su local de hostelería. | Marcos León

Madeleine Ferrer, comerciante en la calle Emilio Tuya, ve "genial" el proyecto. "Aquí se aparca mal y hay muchos edificios sin garajes", sostiene Ferrer, que también disiente con el precio. "Es muy caro, no compensa", asevera antes de instal al Ayuntamiento a "habilitar más zonas de aparcamiento".

Jesús Fernández, con un negocio frente al parque de Isabel la Católica, secunda los criterios de proximidad que empleará el Ayuntamiento. "No hay garajes por la zona", comenta Fernández. Sobre el precio, el comerciante lo tiene claro. "La gente está dispuesta a pagar lo que sea", declara. "Es carísimo", manifiesta Alessandra Alves, que trabaja en la propia avenida de Castilla, delante del parking. Alves considera razonable que los vecinos gocen de prioridad en la adjudicación de las plazas, pero reivindica que "hay que ayudar a los comerciantes". "Para aparcar en zona azul se tarda mucho y en zona blanca es una lotería", apunta.

José Miguel Alguero, a la izquierda, y Juan García, junto a la rampa del aparcamiento de la avenida de Castilla. | M. L.

Más plazas

Desde el PP, por su parte, la edil Ángeles Fernández-Ahúja, mostró ayer su "discrepancia" con la cuantía del alquiler. "Es un precio de mercado que no se espera de una administración pública cuando actúa de arrendadora", espetó. La edil, que lamentó la "política de demonización y persecución al coche" , expresó su desacuerdo en "por qué se prima a los profesionales frente a los trabajadores por cuenta ajena" en la adjudicación de plazas.

Compartir el artículo

stats