Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El consejo de Emulsa avala entre críticas que Olmo Ron asuma el cargo de gerente

"Es una solución provisional", insiste el edil | Podemos y el PP apoyan la medida "por responsabilidad" y Foro y Cs los acusan de "incoherentes"

Olmo Ron, a la izquierda, y Alfonso Baragaño, ayer, en la reunión del consejo de Emulsa. | Ángel González

El consejo de administración de Emulsa dio ayer luz verde para que el edil Olmo Ron asuma las responsabilidades de la gerencia de la empresa municipal mientras se busca a un sustituto que supla el cese de Alfonso Baragaño, apartado tras el escándalo de acoso sexual a manos de un capataz. Que el concejal sume a su cargo de presidencia las gestiones de gerencia era el principal punto del día de un consejo en el que siguen sin calmarse las aguas y en la que los reproches cruzados afectan ahora también a la oposición. ¿El motivo? Que pese a que los grupos se habían unido para reprobar al concejal en Pleno la semana pasada, en el consejo de ayer el bloque se dividió, y los votos a favor de Podemos-Equo y el Partido Popular, junto a la abstención de Vox, permitieron que Ron sea gerente provisional de Emulsa, una medida que apoyaron también la federación vecinal, Izquierda Unida, UGT y los delegados socialistas. En contra votaron Foro, Ciudadanos y Comisiones Obreras. Los primeros alegan que apoyaron la propuesta "por responsabilidad" y para que la empresa no "colapse". Los segundos les tildan de "incoherentes". "Es provisional, queremos que haya nuevo gerente antes de acabe el año", señaló Ron, por su parte, después de la reunión.

Emulsa lleva desde mediados de octubre gestionando el escándalo del capataz acusado de acosar sexualmente a empleadas –y que ya ha sido apartado– y del barrendero investigado por pederastia, dos casos revelados por LA NUEVA ESPAÑA y que motivaron que Ron pusiese el foco en el ahora exgerente Alfonso Baragaño. Su cese se logró a finales del mes pasado, y comenzaron entonces los reproches de la oposición hacia el propio Ron por su posible responsabilidad como presidente de la entidad. Unas acusaciones que acabaron el pasado jueves con el Pleno avalando su reprobación tras la propuesta de Ciudadanos y Foro y con los votos de Podemos-Equo, el PP, Vox y el edil no adscrito. Días antes, los sindicatos de Comisiones Obreras, CGT, USIPA, Uso y CSI habían pedido el cese de Ron en Emulsa.

Con este clima, los delegados que integran el consejo –con representantes de todos los partidos, Comisiones Obreras, UGT y la federación vecinal– se citaban ayer con dudas, pero las explicaciones de Ron lograron convencer a una mayoría. "El anterior gerente ha dicho que no va a asumir, y nos parece normal, la responsabilidad de dirigir la empresa hasta que haya sustituto. Y ahora, con la campaña de Navidad, hay que hacer nuevos contratos. Legalmente se necesita un gerente o la gente se va a quedar sin trabajo", valoró Juan Chaves, de Podemos. El PP, por su parte, sigue reprochando el papel de Ron en el escándalo de Emulsa pero señaló que "ni la empresa debe colapsar ni los gijoneses deben pagar las malas decisiones de un gobierno a la deriva". Desde Ciudadanos y Foro, sin embargo, creen que la gerencia podría haberse delegado en "otro directo" de la empresa y tildan de "excusas" los argumentos de PP y Podemos.

Ron, por su parte, agradeció "la responsabilidad" de los grupos que apoyaron la propuesta y reprochó que los partidos que se opusieron "primen su beneficio político al de la empresa". Aseguró también que ya hay más de una decena de candidatos interesados en asumir la gerencia de Emulsa y que su objetivo es "agilizar" los plazos para poder oficializar el nuevo cargo el mes que viene.

La cita de ayer se saldó también con la aprobación del presupuesto de la empresa para el año que viene, con algo más de 39 millones de euros, lo que supone un millón más que la anterior partida pero que implicará una reducción en la plantilla media y un déficit de 3,6 millones por los nuevos precios de Cogersa en la gestión de basuras. La medida salió adelante con el apoyo de IU, UGT, la FAV, y el PSOE y tras la abstención de PP y Podemos.

Compartir el artículo

stats