Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los niños con discapacidad podrán jugar en parques con monitores especializados

Servicios Sociales ultima un plan pionero para acompañar a pequeños de entre 6 y 21 años con grandes necesidades y ayudar a sus familias

Niños jugando en el parque de Isabel la Católica. | Ángel González

Monitores en parques infantiles para niños con discapacidad. Bajo esta premisa se gesta desde la Fundación Municipal de Servicios Sociales un proyecto pionero en la región que espera ver la luz el año que viene y que busca crear un plan de acompañamiento a jóvenes de entre 6 y 21 años con problemas severos de movilidad o adaptación. Una iniciativa casi única en España, con el único antecedente de un programa similar que acaba de ver la luz en Barcelona, y que busca crear un nuevo servicio de conciliación a las familias con hijos con amplia dependencia. El plan se enmarca en el proyecto de presupuestos de la fundación para el año que viene y se está crean en conjunto con los centros de educación especial de Gijón y las asociaciones de familias adscritos a ellos.

El programa plantea crear un "servicio de acompañamiento", ya sea con asistentes o monitores, para que niños con discapacidad puedan jugar con actividades adaptadas en parques infantiles de la ciudad. La fundación justifica el programa como un nuevo proyecto que ayude a mejorar la conciliación personal, familiar y profesionales de las familias de estos pequeños, y estudia ahora una hoja de ruta que se espera ejecutar a lo largo del año que viene y que surgirá casi como un proyecto piloto, estructurado en varias fases que culminarán con un periodo de evaluación de los resultados del primer ejercicio.

El plan creará un programa propio de actividades relacionadas con el ocio y el tiempo libre y exigirá la contratación de personal cualificado para la atención de personas con discapacidad. Se busca ahora un "espacio comunitario" de la ciudad que aglutine el grueso de las actividades, pero ya se ha marcado por grupo objetivo el de jóvenes con edades comprendidas entre los 6 y los 21 años que presenten algún grado de discapacidad y "grandes necesidades de apoyo". La idea, más allá de facilitar el juego de estos pequeños, busca también aliviar la presión de sus cuidadores, sus familias, con quienes la fundación acaba de iniciar una ronda de contactos. Centros y colectivos de educación especial de la ciudad ya han sido contactados para una primera reunión con docentes y familias para consensuar las demandas y necesidades.

La iniciativa está ya blindada a nivel presupuestario en las cuentas de plantea la fundación de cara al año que viene. Propone enmarcar este programa en su sección de discapacidad, personas mayores y dependientes, que se dotará en 2023 con 127.500 euros, 19.500 más que el año pasado, para poder financiar el programa infantil. Esta área mantendrá otros servicios ya habituales, como el plan de cursos a personas adultas y los campamentos de verano adaptados para personas con necesidades especiales.

Crear un servicio municipal de acompañamiento a niños y jóvenes con diversidad funcional es una idea por ahora pionera en la región. También lo es a nivel nacional con la única excepción de Barcelona, que lanzó este verano un proyecto piloto muy similar: dotar los parques infantiles de la ciudad con "asistentes especializados" para sesiones de juego de una hora con pequeños de entre 3 y 15 años en situación de dependencia.

Compartir el artículo

stats