Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El colectivo Custodia Compartida pedirá prisión permanente para la madre de Olivia

La delegación segoviana de la entidad, de la que forma parte el padre de la menor, será acusación popular: "Este crimen no debe repetirse"

Eugenio García junto a su hija, Olivia.

La asociación Custodia Compartida se personará como acusación popular en el caso de la pequeña Olivia, la menor presuntamente asesinada por su madre, Noemí Martínez Largo, a finales de octubre. Y lo hará pidiendo la prisión permanente revisable para la mujer. Así lo aseguró ayer Néstor Fernández, el presidente de esta entidad de la que es socio el padre de la niña, Eugenio García, que rompió hace dos días su silencio en una carta a su hija fallecida en la que, entre otros asuntos, reclamaba que su exmujer "no saliera nunca de la cárcel". "Nos vamos a personar para evitar que crímenes como este se vuelvan a repetir y para evitar que a los padres se les trate de forma diferente que a las madres en los juzgados", aseguró ayer Néstor Fernández.

Precisamente hoy es cuando Noemí Martínez Largo cumple un mes de prisión provisional en el centro penitencario de Asturias, acusada de haber acabado con la vida de su hija de seis años en su piso del número 71 de la avenida de Gaspar García Laviana el pasado 30 de octubre. La mujer le dio un cóctel letal de fármacos a la niña pocas horas después de haber conocido el resultado de una sentencia que le daba la custodia de la menor al padre al reconocer que todo el arraigo de la niña estaba en Segovia, de donde era oriunda, y no en Gijón, adonde se la había llevado la madre a vivir. Esa misma sentencia permitía a Martínez Largo seguir viendo a la niña en fines de semanas alternos, el mismo régimen de visitas que hasta la fecha había tenido el padre.

La delegación segoviana de la asociación Custodia Compartida ha venido prestando su apoyo a Eugenio García a lo largo de las últimas semanas, organizando incluso alguna concentración en la localidad castellana en señal de repulsa por el crimen de la niña. La entidad que preside Néstor Fernández lamentó en un comunicado "la falta de apoyo de las instituciones hacia el padre" y rechazó que "el sesgo de género sea un condicionante en este triste caso que acabó con la vida de una pequeña de seis años". "Como la persona que acabó con la vida de Olivia es su madre, las instituciones están dando la espalda al padre", matizó Fernández.

Aún restan muchos meses para que el juicio se celebre, pero Noemí Martínez Largo tiene, según los juristas, muchas opciones de convertirse en la segunda mujer condenada en Asturias a la máxima pena. El lunes presta declaración el padre por videoconferencia.

Compartir el artículo

stats