Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Miguel Llanos Morán | Presidente de la Federación de asociaciones de vecinos de la zona rural «Les Caseríes»

"La oleada de robos es un agravio más por la dejación de funciones que hay en la zona rural"

"Con la Alcaldesa la sensación es de un mandato perdido, con Tuero hay un sabor de boca positivo y Floro me parece más persona que político"

Miguel Llanos, en la sede de la Federación de asociaciones vecinales de la zona rural "Les Caseríes", en la parroquia de Leorio. Ángel González

Miguel Llanos Morán (Gijón, 1964) es el presidente de la Federación de asociaciones de vecinos de la zona rural "Les Caseríes" y líder del colectivo de La Pedrera. La entidad se encuentra ahora en un momento de extraordinaria intranquilidad por la oleada de 43 robos perpetrada en lo que va de 2022. Llanos cumplirá en febrero un año en el cargo de un colectivo que ha sido clave para la llegada, entre otros asuntos, de la conexión a internet por fibra óptica en las parroquias gracias al impulso de los vecinos. Analiza en qué momento se encuentran la zona rural y su movimiento asociativo. Y cómo observa los pocos meses que quedan de mandato antes de las elecciones de 2023 que habrán de llevar sí o sí un cambio a la Alcaldía de la ciudad.

–Empecemos por lo más reciente. Han contabilizado una oleada de 43 robos. ¿Cómo han hecho el conteo?

–Los hay que están denunciados, que esos están claros porque están registrados por las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado. Luego hay otros, que fueron menos graves y que no fueron denunciados, pero sí que fueron trasladados a las asociaciones de vecinos correspondientes.

–Denunciar es importante.

–Sí, claro. Es clave porque si no hay denuncia, no se puede hacer nada. Pero que haya denuncia no solo es importante por eso, sino porque si no se hace no habrá refuerzo de seguridad. Al final, en lo que se basa la Guardia Civil y la Policía Nacional, como es lógico, es en las estadísticas. Por poner un ejemplo: si salen cien robos en un año, tienen que tomar medidas adicionales.

–¿Está habiendo más robos este año que otros?

–Sí, con mucha diferencia. Siempre hubo algunos, cosas esporádicas, como pasa en el resto de zonas de la ciudad. Lo que pasa es que, como ahora, nunca había habido tantos. Los robos, además, se concentran en cuatro parroquias y tienen un modus operandi muy similar. Es decir, entradas y salidas muy rápidas y siempre en casas donde hay una salida cercana a la autovía. Hay una banda organizada que se dedica a ello.

–¿Cómo está siendo la respuesta de las autoridades?

–Lo primero que hicimos nosotros fue solicitar una reunión con el concejal de Seguridad Ciudadana, José Luis Fernández. Se nos dijo en esa reunión que el Ayuntamiento de Gijón no tiene ningún tipo de competencia en estos temas porque dependen de la Policía Nacional y de la Guardia Civil. Nos dijeron que no podían hacer absolutamente nada. Entonces, la Federación lo que hizo fue meter el problema por registro municipal y también se mandó un correo a la Delegación del Gobierno para que estudiara la posibilidad de poner cámaras de vigilancia en la zona rural para que por lo menos tuvieran un efecto disuasorio.

–¿Y qué pasó entonces?

–Nos llevamos una gran sorpresa cuando Delegación del Gobierno, en un correo y a mí por teléfono, nos informa de que la petición hay que estudiarla, pero que solo se atienden ideas que vengan dirigidas por dos personas: una, la Alcaldesa; y otra, el concejal de Seguridad Ciudadana.

–Entonces, ¿que el Ayuntamiento no pueda hacer nada es una inexactitud?

–Sí, vamos a dejarlo ahí. El paso siguiente que dimos es meter por registro en el Ayuntamiento una petición para instalar cámaras en unas parroquias de la zona rural y estamos a la espera de respuesta.

–¿Los robos los entienden como un agravio más a la zona rural?

–Sí, es una más a sumar en la lista de dejaciones en la zona rural. Hay peticiones que tenemos que no son nada del otro mundo. Con el tema de los robos ojalá no tuviéramos que pedir nada, porque nadie quiere que entren a robar a su casa. La dejadez con la zona rural es impresionante. Es más, creo que por lo menos deberían de saber cuáles son las competencias que tienen. Deben darnos una respuesta. Si creen que no es necesario poner cámaras, que nos lo digan y ya veremos qué medidas tomar.

–¿Esas medidas son más protestas?

–Eso habría que hablarlo en la Federación. Lo que ya sabemos por boca de la Guardia Civil y de la Policía Nacional es que están reforzando la vigilancia en la zona rural. Lo agradecemos y lo estamos notando. Su labor está siendo excelente.

–Habrá cambio en la Alcaldía. ¿Qué análisis hacen de estos cuatro años?

–Pues que la zona rural no existió para el gobierno local. Al menos, en el 90 por ciento de los casos. No hubo consenso en las grandes decisiones de la ciudad, ni se tomó en cuenta ninguna opinión de la zona rural. Para nosotros ha sido un mandato perdido.

–La movilidad ha sido uno de sus caballos de batalla.

–Hablamos con Aurelio Martín varias veces. Basándonos en temas jurídicos, presentamos alegaciones por temas legales a la ordenanza de movilidad. Una zona de más de un kilómetro y medio sin acceso a un servicio público tiene que tener aceras, por ejemplo. No se puede presentar un plan de movilidad cuando en las parroquias no tenemos servicios públicos. No podemos tener el mismo transporte público que el centro, eso es lógico, pero hay otro tipo de opciones más satisfactorias. Son ideas que llevamos años pidiendo y que siempre están en estudio. Otro ejemplo, habrá aparcamientos disuasorios. Pero no sabemos ni dónde, ni cuándo, ni cómo, ni qué beneficios vamos a tener nosotros. Los vecinos de la zona rural, que vamos a ser los que más los usemos.

–¿Qué valoración hacen de José Ramón Tuero, concejal de la zona rural?

–Claramente positiva. Se esfuerza y va cada poco a la Federación. A veces, cuando se le pide y otras veces, por su cuenta para explicar las cosas.

–¿Pero?

–No, no, no hay pero. Hombre, todos queremos más, eso está claro. Pero con las peticiones gordas nos atiende y nos contesta. A veces, es lo único que pedimos, que se nos conteste, que se nos den motivos de una u otra decisión. Al menos, todo lo que se le pregunta se contesta. Pasó con la iluminación navideña: nos dio todos los puntos donde iban a instalarse los adornos y preguntó si queríamos poner luces en sitios concretos para ver si eran viables o no nuestras propuestas.

–¿Qué opinan de Floro?

–Tuvimos una reunión reciente con él. Floro me dio buena impresión. Pero me parece más persona que político. Tuvimos una primera impresión positiva. Luego, si llega a Alcalde, habrá que ver.

–Algunas parroquias denuncian que el cambio de farolas viene acompañado de ciertos fallos en el alumbrado.

–En cualquier obra nueva siempre hay fallos puntuales, que se corrigen. La iluminación mejora mucho la que teníamos, por lo menos, en La Pedrera. Hay muchos menos puntos negros que antes. Si eso ayuda al medio ambiente, pues maravilloso. El cambio de luminarias es positivo, quitando esos fallos puntuales.

–¿El saneamiento es un "vuelva usted mañana"?

–Seguimos sin avances. Seguimos pidiendo completarlo al cien por cien. Hay tres obras presupuestadas en Caldones, La Pedrera y Huerces. Están en licitación y del resto no sabemos nada.

–El asunto de internet se ha solucionado, pero gracias a la implicación vecinal.

–Tuvimos que movernos nosotros, negociando con las empresas. Fue un tema que se hizo posible gracias a los presidentes de la zona rural única y exclusivamente.

–Se les dijo que, a finales de año, el plan ÚNICO iba a llevar la fibra a toda la zona rural. ¿Saben algo?

–Ni sabemos, ni se les espera. Nada de nada. Se nos dijo eso, pero ni aparecieron, ni preguntaron ni nada de nada, al menos, que sepamos. Ahora, ya es igual porque el cableado está por terminar con estas empresas y el que se quiera conectar que se conecte. El problema de la fibra óptica en la zona rural en unos pocos meses quedará solucionado.

–Va a cumplir un año como presidente. ¿Cómo lleva esa responsabilidad?

–Es mucho trabajo, pero noto el apoyo de mis compañeros. La junta directiva que tengo es una maravilla. Solo no podría.

–¿El movimiento vecinal de la zona rural goza de fuerza?

–Hombre, creo que sí. Se demostró en su día con la Marcha Verde. La zona rural está muy quemada por muchos temas y, si es necesario, se notará su fuerza y su presencia en la calle. Esperemos que no sea necesario porque nadie lo quiere. Pero que no nos tomen a broma.

Compartir el artículo

stats