Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El plan de bonos al consumo logra sumar 450 comercios en apenas tres días

El aluvión de adhesiones de negocios al nuevo programa, que repartirá 100.000 descuentos de 10 euros, anticipa una gran participación

Un cartel animando a los negocios locales a participar en el programa «Bonos Gijón». Marcos León

Alrededor de 450 negocios de Gijón se inscribieron para participar en el programa de bonos al consumo en los tres primeros días de la campaña de adhesión abierta desde Gijón Impulsa. Son cerca de la mitad de ese millar de establecimientos que se espera movilizar en esta segunda edición de un programa municipal de activación del consumo en la ciudad que nació en la crisis económica por la pandemia y ahora repite en la crisis económica por la inflación. El plazo para que los establecimientos comerciales, hosteleros o culturales que quieran participar se puedan apuntar se extiende hasta el próximo día 9; así que es más que factible alcanzar esas mil adhesiones. O incluso superarlas. Eso sí, no hay que olvidar que la semana que viene está marcada por las dos jornadas festivas que han dado lugar a un macropuente para muchos.

El éxito de la convocatoria del año pasado, en el marco del pacto de concertación "Gijón Reinicia", ha llevado a que los firmantes de su heredero "Gijón Transforma" –Ayuntamiento, UGT, Comisiones Obreras y la Federación Asturiana de Empresarios– le dieran el visto bueno a una nueva edición que tiene un presupuesto municipal de 1,1 millones: un millón que es la ayuda directa a las compras y cien mil euros para la gestión del programa, que se hace desde la sociedad municipal Gijón Impulsa. Los datos de 2021 fueron 157.000 bonos canjeados, 33.000 usuarios, 1.053 establecimientos implicados y 2,5 millones movilizados.

La experiencia es repetida pero llena de novedades. Tanto para los comerciantes como para sus clientes. El futuro consumidor tiene que saber que ya no debe comprar el bono directamente en una web para después canjearlo en el negocio. El bono se le ofrecerá en el propio establecimiento. Todos los bonos son de diez euros. Un descuento a aplicar sobre una compra mínima de treinta euros. El máximo de bonos a usar por cada compra es de cuatro y el máximo de bonos que puede canjear un mismo consumidor son 12, lo que conlleva un ahorro total de 120 euros en sus compras. Los canjes pueden ser en un mismo negocio o en varios. El control del cliente se hace a través de su documento nacional de identidad (DNI). Se van a emitir 100.000 bonos de diez euros.

Otra novedad es el periodo de aplicación del descuento. Aunque lo previsto era que la campaña hubiera estado operativa en otoño lo cierto es que demoras en su tramitación –incluida la necesidad de hacer una modificación del presupuesto del Ayuntamiento para conseguir esos 1,1 millones– hacen que vaya a coincidir con la campaña de ventas de Navidad. No era lo que el pequeño comercio buscaba –el objetivo era incentivar las compras en momentos valle–, pero vista la precaria realidad económica no se ha querido rechazar ninguna ayuda. De hecho, el mensaje con el que Gijón Impulsa promociona el nuevo programa entre los negocios de la ciudad es un "vender más te costará menos". El Ayuntamiento liquidará a cada comercio el dinero de los bonos utilizados en su local cada semana.

Si todo sale bien, se podría empezar a comprar con bonos a finales de este diciembre. Inicialmente solo hay un mes de plazo para el gasto. Un plazo que, dadas las fechas, todo el mundo considera que no se agotará. De todas formas si sobran bonos el pliego de condiciones del programa fija un proceso de ampliación con reasignación de vales por negocios.

Y quizás la novedad menos visible, pero que es la que obliga a cambiar el procedimiento, es que la ayuda municipal que supone cada bono Gijón tiene la consideración de una subvención a la venta de productos y servicios. El año pasado la gestión fue distinta bajo la flexibilidad que ofrecía el paraguas de la pandemia en tramitaciones administrativas. Algo imposible de repetir.

Para adherirse al programa se exige a los negocios, además de estar dado de alta en alguno de los epígrafes de las tres categorías (comercio, hostelería y cultura ), ser autónomo o pequeña empresa y estar al corriente de las obligaciones con la Seguridad Social, Hacienda, el Principado de Asturias y el Ayuntamiento de Gijón. La adhesión se hace a través de una declaración responsable pero, a partir del día nueve, Gijón Impulsa tendrá diez días naturales para confirmar que se cumplen todos esos requisitos antes de que la Junta de Gobierno apruebe el listado definitivos de negocios admitidos y se pueda empezar con el canje de bonos. El paso por la Junta de Gobierno es obligatorio al tratarse de subvenciones municipales.

La gestión del programa para los negocios colaboradores se hará a través de la web www.bonosgijon.es. Cada negocio adherido tendrá un usuario y una contraseña personalizada como vía de acceso a la plataforma, donde tendrá disponibles los bonos que se le hayan asignado. La idea es repartir de manera equitativa esos 100.000 bonos entre los establecimientos que participen en el programa. Cada bono tendrá asignada una numeración específica que lo vincula al negocio donde se va a usar. Cada venta con bonos será apuntada en la plataforma teniendo como justificación el ticket. Si se producen devoluciones, se liberarán los bonos asociados a esa compra y DNI de manera que puedan ser canjeables en otra compra. El compromiso desde Gijón Impulsa como sociedad gestora del programa es pagar semanalmente el importe de los bonos en la cuenta bancaria que cada negocio le haya facilitado.

Compartir el artículo

stats