"Buscamos que las empresas altamente innovadoras se acerquen a la I+D", afirmó ayer el consejero de Ciencia, Innovación y Universidad del Principado, Borja Sánchez, durante su visita a las instalaciones de la empresa Bezzier, ubicada en el Parque Científico Tecnológico. "La conocí en un evento de ‘networking’ y me parecía interesante lo que hacía", apuntó Sánchez sobre Bezzier, especializada en fabricación y diseño asistido por ordenador y que centra gran parte de su actividad en la industria metalmecánica, con asociaciones con compañías de Gran Bretaña, Alemania e Italia, entre otros países.

El Consejero, que mencionó la intención del Principado de "converger con las cifras de inversión europeas" en materia de I+D, destacó el "potencial transformador en la economía" que posee este modelo de desarrollo. "Tiene que haber programas estables con aspiraciones y a largo plazo", señaló Borja Sánchez. Asimismo, ensalzó las "conexiones" que se producen dentro del ecosistema regional y reivindicó la capacidad asturiana. "No estamos lejos del País Vasco en términos de alta tecnología".

Por su parte, José Ramón Miranda, director de desarrollo de negocio, remarcó las dificultades que experimenta Bezzier para crecer en la región. "Nos resulta complicado ser profetas en nuestra tierra", lamentó. "Falla la cultura de la mejora, el empresariado está anclado en una forma de negocio a la antigua", sostuvo Miranda, quien manifestó el deseo de "crecer" que alberga la compañía.

"Tenemos la percepción de que, fuera de Asturias, la gente es más permeable a cambiar", subrayó Jorge Castañón, integrante del departamento de transformación digital de Bezzier.

A la visita también acudió el concejal de Promoción Económica y Empleo del Ayuntamiento de Gijón, Santos Tejón, quien incidió en los avances que supondrá la ampliación del Parque Científico Tecnológico para generar empleos de alta cualificación.