Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El informe sobre los desperfectos en El Bibio tendrá que estar en quince días

El gobierno local agiliza el documento, encargado a una firma gijonesa, que fijará el estado y las posibles reformas en el coso, cerrado desde marzo

Parte del tendido de la plaza de toros de El Bibio. | Pablo Solares

Antes de que acabe el año el gobierno municipal tendrá sobre su mesa el estudio que determine el estado real del tendido de la plaza de toros de El Bibio y las posibles actuaciones a desarrollar para su mejora. Un estudio que va entrar mucho más al detalle que el elaborado en marzo y que llevó al Ayuntamiento a cerrar la plaza al entender que había un problema de seguridad. Cerrada sigue desde entonces y, por ahora, sin fecha determinada para su apertura. Ni para su transformación en un gran espacio para actividades culturales y de ocio –sobre todo como escenario de conciertos musicales– que es el destino que quiere darle el actual equipo de gobierno tras poner fin, no sin polémica, a la concesión para la celebración de espectáculos taurinos.

El próximo día 20 de este mes es la fecha que tiene la firma gijonesa Estudios y proyectos para la construcción y el almacenaje para entregar el informe técnico que se le encargó desde el servicio de Arquitectura y Mantenimiento del Ayuntamiento, que está dentro de la concejalía de Obras Públicas que encabeza Olmo Ron. El informe, con un coste de 6.688 euros, se encargó en base al reconocimiento municipal de que el tendido de la plaza sufre deformaciones en el asiento de las piezas de piedra que lo forman. Deformaciones que no son nuevas –"están presentes desde "tiempos antiguos, se indica desde el Ayuntamiento– y cuyo origen se pide estudiar con profundidad para poder determinar su seguridad ante cualquiera de los usos que se puedan dar a la instalación. El reto es determinar las futuras intervenciones en la plaza de cara a su conservación.

Una conservación que afecta a un edificio que es Bien de Interés Cultural (BIC) del Principado de Asturias, en la categoría de monumento, desde 1982. La plaza de toros de El Bibio fue realizada según el proyecto del arquitecto Ignacio Velasco Peyronet. La construcción se comenzó el 2 de enero de 1888 y en agosto de ese año, se inauguró. Los expertos destacan del inmueble que es uno de los escasos ejemplos de arquitectura historicista neomudéjar que se conserva en Asturias. El edificio es propiedad del Ayuntamiento desde la década de los cincuenta del siglo pasado así que es al Ayuntamiento a quien toca asumir las obras de conservación. La última restauración importante de la plaza se hizo en 1997.

Este informe en profundidad del estado del tendido de El Bibio fue una petición del propio servicio municipal de Arquitectura, que lo solicitó en junio tras considerar que las conclusiones del estudio de la firma Rebollo Ingeniería –que fueron la base para que el equipo de gobierno decidiese cerrar la plaza por problemas de seguridad– no eran lo suficientemente concluyentes como para decidir qué medidas había que tomar. Ese informe incluyó, además de la inspección visual de las gradas descubiertas, la realización de cuatro ensayos de penetración para determinar la tipología y resistencia de los terrenos sobre los que se apoyan las piedras que hacen de asientos de las gradas.

En sus conclusiones el informe habla de pérdida de resistencia del terreno por filtraciones de agua generalizadas durante años y especifica que esa resistencia sería inferior a la carga que debería soportan en caso de un evento multitudinario con gente saltando. Dos conclusiones importantes del estudio. Una que esos problemas no significan "que el terreno bajo las gradas se vaya a hundir en general pero sí que se pueden producir hundimientos localizados que pueden provocar situaciones de pánico". Y dos, que "es necesario actuar en la rehabilitación del terreno bajo las gradas antes de permitir el uso de las mismas".

Al margen de las labores puntuales de mantenimiento que se necesiten acometer, el actual gobierno tiene en mente recurrir a una convocatoria de fondos europeos para asumir una reforma integral del edificio, que rondaría los seis millones de euros. Una convocatoria que se espera para el primer trimestre del año que viene.

Compartir el artículo

stats