Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La madre de Olivia, a la espera de pasar el examen forense, que "será clave"

La investigada, que sigue sin declarar, continúa en prisión mientras la instrucción judicial está pendiente del informe toxicológico de la pequeña

Noemí Martínez Largo, custodiada por la Policía Nacional, tras recibir el alta en el Hospital de Jove, donde ingresó tras el crimen.

Con la toma de declaración en el Juzgado a Eugenio García, padre de la pequeña Olivia, hallada muerta en un piso de la avenida de Gaspar García Laviana, y de Antonio Martínez Largo, tío materno de la niña y hermano de Noemí, la única investigada por el crimen, va avanzando una instrucción judicial que se espera larga por las muchas diligencias correspondientes para un caso de estas características, que será examinado por un jurado popular. Una de las pruebas fundamentales será el informe toxicológico de los medicamentos ingeridos por la pequeña, que está pendiente del laboratorio de la central policial en Madrid, y la otra someter a la madre de la menor, actualmente en prisión preventiva, a un examen forense que dictamine la imputabilidad y estado psíquico de la mujer en el momento de los hechos. "Ese informe será clave para el proceso", explican fuentes próximas al caso. Es más, la defensa podría solicitar un examen psiquiátrico particular para incorporar al proceso. Sería la principal baza para eludir la prisión permanente revisable que solicitarán las acusaciones particular y popular, tal y como han anunciado ya.

La investigada, de 48 años, sigue privada de libertad en el Centro Penitenciario de Asturias, donde ingresó el pasado 3 de noviembre por la comisión de un supuesto delito de asesinato. Desde su entrada, Noemí Martínez, una mujer a la que sus vecinos del barrio de El Llano describían como "distante y poco agradable", está arropada por una presa de confianza, como establece el protocolo de prevención del suicidio activado en su ingreso. Sigue, según las fuentes consultadas, en el Unidad Terapéutica y Educativa (UTE). La orden de prisión permite que reciba visitas.

Sin declarar

Noemí Martínez fue detenida por la Policía Nacional después de que los agentes la encontrasen junto al cuerpo sin vida de Olivia en el piso de Gaspar García Laviana, donde entraron después de que llevase más de un día sin responder a los mensajes ni llamadas de sus familiares. Ni en comisaría ni ante la magistrada instructora pronunció palabra alguna de lo ocurrido, aunque podría solicitar en cualquier momento prestar declaración. Tan solo durante su ingreso en el Hospital de Jove, según las fuentes consultadas, manifestó a los sanitarios que prefería a su hija muerta antes que dejarla con un maltratador, en referencia al largo litigio judicial que mantuvo con su expareja por la custodia de Olivia. Eso sí, la defensa de la investigada niega tajantemente que enviase un mensaje a su hermano, Antonio Martínez Largo, advirtiéndole de sus intenciones homicidas. "Ese mensaje nunca existió", explican desde el entorno de la procesada.

La instrucción del caso seguirá la próxima semana su curso con la toma de más declaraciones, en concreto, la de los médicos de Jove.

Compartir el artículo

stats