Una mujer de 32 años, natural de Lugo y vecina de Gijón, ha sido detenida por la Policía Nacional justo cuando acababa de apoderarse de la bandolera de un cliente de un local de hostelería del barrio de Laviada. La joven, conocida por los agentes, cuenta con un amplio historial delictivo a sus espaldas por hechos de las mismas características.

Fueron agentes de Policía Nacional pertenecientes a la Brigada Local de Seguridad Ciudadana los que se percataron de que esta mujer salía apresuradamente de una cafetería "mostrando una actitud vigilante y huidiza". Los policías, que patrullaban a pie, "reconocieron de inmediato a la joven, al tratarse de una persona muy conocida en el ámbito policial por haber sido detenida en numerosas ocasiones", detallan desde la comisaría de El Natahoyo. Es por ello que, ante la sospecha de que hubiese podido cometer algún hecho delictivo en el interior de establecimiento de hostelería, "dieron el alto a la mujer quien portaba un bolso tipo bandolera, en su interior encontraron un teléfono móvil y una cartera con dinero, así como documentación a nombre de otra persona, no pudiendo dar una explicación razonada sobre el origen de estos objetos".

Los agentes lograron identificar al dueño de la bandolera en el interior del establecimiento, que no se había percatado aún del robo sufrido. El afectado relató a los agentes que había visto cómo una mujer joven había entrado en la cafetería y se había acercado a él, pero sin darse cuenta de que se llevaba su bandolera.