Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El parque de Isabel la Católica inicia el primer dragado de sus estanques en 40 años

Parte de las aves de los estanques serán trasladadas a una pequeña laguna situada junto al Museo del Pueblo de Asturias durante las labores de dragado

28

En imágenes: Comienza el dragado de los estanques del parque de Isabel la Católica Marcos León

Como quitarle un tapón a una gran bañera. Así comenzó ayer el primer dragado de los estanques del parque Isabel la Católica en 40 años para mejorar la calidad de las aguas y, de paso, para terminar con el plan municipal de recuperación del espacio verde. Varios operarios dieron inicio a las labores, que se centraron en el más pequeño de los dos lagos, el Este, de 2.502 metros cuadrados, y en el canal del Molino. Lo que se ha hecho es arrancar el desagüe del agua por una arqueta que hay al pie de este estanque para que esta comience a fluir hacia el canal del Molino, que también se dragará. La previsión es que desde hoy se pueda comenzar a trabajar con una bomba para pisar el acelerador de una obra que costará un millón de euros y se prolongará medio año. "Todo depende de que cómo se comporte la meteorología. En principio, la obra no es complicada porque hay buen acceso y la maquinaria puede entrar bien", explicó Juan Carlos Martínez, el jefe del Servicio de Parques y Jardines del Ayuntamiento.

El dragado de los estanques es la actuación más cara y compleja de las muchas que ha emprendido el gobierno local en estos últimos tres años y medio para mejorar el parque. Tiene una dificultad y es que no solo se trata de sacar miles y miles de litros para eliminar las ingentes cantidades de lodo que hay en el fondo de los dos espacios y que está detrás de los problemas medioambientales. También están las muchas aves que hay en los lagos. De momento, lo que se ha hecho es capturarlas. Según Juan Carlos Martínez, se llevarán en primer lugar al estanque más grande, el Oeste, que tiene una superficie de 10.630 metros cuadrados. El dragado de este estanque comenzará a continuación del otro. La idea que se tiene en Parques y Jardines es entonces volver a llevar a las aves al estanque pequeño y algunas de ellas a un lago que hay en el Museo del Pueblo de Asturias por su cercanía.

"Al estar un estanque al lado del otro no hay mucho problema y como el lago del Muséu del Pueblu d’Asturies está cerca facilita mucho la labor", concretó Martínez. A medida que el agua iba bajando ayer, el ojo entrenado podía advertir en las rocas que rodean el estanque Este como esta iba disminuyendo. Sobre las 12.00 horas de ayer, habría bajado unos pocos centímetros. La empresa encargada de las labores proseguirá hoy colocando vallas, casetas de obra para que se cambien los obreros y trayendo una bomba para sacar el agua que ya no pase por la citada arqueta por estar a un nivel más bajo.

Los trabajos que se hicieron ayer no se quedaron ahí. Las aves no pueden quedarse en el estanque Este mientras dure el dragado. Varios operarios cavaron ayer varias zanjas a modo de piscina en un pequeño jardín que hay entre los dos lagos. Se trata de una zona ajardinada, cerrada al paso de los transeúntes. "Son como de dos metros por dos metros para que puedan estar ahí y también poder beber", concretó José Luis García López, el cuidador de los pájaros del parque Isabel la Católica y una de las personas que mejor conocen el gran pulmón verde de Gijón, Bien de Interés Cultural desde el 2016. En total, según los datos que ofreció ayer el responsable de Parques y Jardines, se han capturado en las últimas horas unas 15 o 20 parejas. Es decir, cerca de 30 ejemplares.

La histórica actuación no pasó desapercibida para los pasantes que eligen Isabel la Católica. "Es historia de Gijón, de toda la vida", dijo Javier Tomás, un joven que ayer salió a caminar por el parque junto a su hija, a pesar de que el reside en el barrio de Pumarín. "Que se arregle el parque es bueno, todo lo que sea mejorar siempre viene bien. Vengo con mi hija, que le gustan mucho los animales y es bueno que se haga esto, porque a veces llegaban malos olores", resaltó este gijonés. Y no le falta razón, porque la falta de dragado de los dos estanques en los últimos 40 años provocó que poco a poco fueran acumulando lodo en su fondo. Ahora, el lodo ha reducido el calado de las lagunas al límite. ¿El resultado? Floraciones de algas, presencia de toxinas, los citados malos olores y disminución de oxígeno.

El dragado es un primer paso. Después se espera construir una nueva tubería para derivar agua al estanque Este desde el canal del Molín e instalar un nuevo sistema de caudales y de control de calidad de las aguas. Todo ello debería repercutir de paso en una mejora de la calidad del agua del Piles. Los trabajos, según la recomendación de los expertos, debe realizarse entre octubre y marzo. Es para respetar el proceso de nidificación de las mucha aves que tienen en estos dos estanques su hogar. Si bien, el contrato establece que se pueden establecer suspensiones totales o parciales de las obras entre el 1 de abril y el 30 de septiembre.

Renovación de la zona infantil. MARCOS LEON

Nuevos juegos infantiles

El parque Isabel la Católica estrenará nuevos juegos infantiles. La renovación de estos equipamientos era uno de los compromisos dentro del plan de mejora de la gran zona verde. Se han colocado, de momento, el soporte de nuevos columpios (como se ve en la imagen). La actuación ronda los 40.000 euros.

Compartir el artículo

stats