Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Sin flores de temporada y con pocos cuidados en las zonas verdes del centro de Gijón

Las lluvias ahondan en el abandono de estos espacios en el paseo de Begoña, la plaza de Europa y la plazuela: "Esto viene de lejos"

10

En imágenes: Sin flores de temporada y con pocos cuidados en las zonas verdes del centro de Gijón Marcos León

Extensiones de barro en zonas ajardinadas, ausencia de flores de temporada y setos sin podar. Esas son algunas de las carencias que denuncian muchos de los paseantes de las principales áreas verdes del centro de la ciudad. Unas quejas que, en las últimas semanas, han ido en aumento debido a los desperfectos causados por las contantes lluvias. El área de césped del paseo de Begoña es el mejor ejemplo de este deterioro. Hay espacios en los que ya apenas crece la hierba y en las que un manto marrón lo cubre todo. "Podría hacerse mucho mejor, incluso en invierno, cuando las condiciones no son las más favorables. Estas estampas no dan buena imagen y vienen de lejos", afirman los transeúntes.

María Murciego, Daniel Belver, Esteban Valle, Alejandra Fernández y Abel Benito son cinco alumnos de la Escuela de Hostelería y Turismo de Gijón. Es decir, transitan a diario por el paseo de Begoña. Se fijan en el tramo de césped que hay entre los juegos infantiles, a escasos metros del quiosco de la Música, donde apenas queda ya una brizna de hierba. Esteban Valle lleva cuatro años en el centro formativo. "Cada año fue yendo a peor", explica. Los cinco chicos coinciden en lo mismo. "Se debería solucionar. Habría que resembrar y colocar unas vallas para impedir que lo pise la gente hasta que vuelva a crecer. No hace bonito como está ahora", concluyen. Lo mismo creen Clara Miguelez y Andrea Freire, dos jóvenes que ayer regresaban a casa por el paseo de Begoña. "Está hecho un barrizal. El tema de los partes depende de las zonas. Algunos están mejor y otros peor", añaden.

Los jardines que hay en la plaza de Europa también son objeto de críticas. Hay rincones en los que tampoco crece el césped, faltan flores de temporada y hay árboles torcidos por el paso del tiempo. "Hace falta un poco de mejora", apunta Andrea Neira, que señala que también hay zonas del parque fluvial de Viesques que se encuentra en un estado regular. Lo mismo ocurre en la plazuela San Miguel.

"Podrían estar mucho más cuidados, todo es mejorable, pero claro, eso cuesta parte del presupuesto", afirman, por su parte, Francisco y Cristina Suárez, mientras hacen con su mano el gesto del dinero. Un dinero, que, tras el paso del temporal le vendría de perlas a determinados jardines de la ciudad para volver a florecer, recuperar el verde y dejar atrás el barro.

Sin flores de temporada y con pocos cuidados

No solo en el paseo de Begoña están apareciendo calvas en el césped. También en la plaza de Europa y en la plaza de San Miguel son evidentes estos problemas. Además, algunos transeúntes se quejan de que faltan flores de temporada en estos espacios, "que están poco cuidados".

Compartir el artículo

stats