Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Todo el muro de la senda del Piles será revisado ante el riesgo de nuevos colapsos

Medio Ambiente prevé que la reparación de la construcción comience en febrero y liga sus daños a la lluvia y los dragados para el anillo navegable

Grietas en el muro de la senda fluvial a su paso por el Pabellón Verde del Grupo Covadonga. Ángel González

Antes de que acabe el mes estará lista la propuesta de actuación urgente sobre el tramo de la senda fluvial del Piles que se hundió a finales de la semana pasada con el objetivo de que, desde la Confederación Hidrográfica del Cantábrico, se pueda poner en marcha la obra de reparación y estabilización a principios de febrero. Pero ese trabajo específico no sólo permitirá solventar el actual problema puntual sobre el muro. También permitirá conocer de manera efectiva la situación de la infraestructura para tener evidencias reales de que, como se asegura desde la concejalía de Medio Ambiente que lidera Aurelio Martín, el problema afecta a todo el muro de la senda y no sólo al que se corresponde al tramo vecino al Pabellón Verde del Grupo Covadonga, donde está el inoperativo anillo navegable para la práctica del piragüismo.

De hecho, al proyecto de actuación de emergencia seguirá una segunda fase con un estudio sobre todo el muro para calibrar su estado de deterioro y las necesidades de intervención. No hay certezas, pero desde la concejalía se trabaja con la hipótesis de que filtraciones de agua de lluvia hayan erosionado el muro y los dragados realizados en el anillo navegable lo hayan descalzado en su base. Una combinación de factores que habrían provocado que una construcción de casi 45 años que soporta instalaciones para las que no estaba diseñado se haya desestabilizado.

Eso y que, en ningún caso se puede establecer ninguna vinculación entre el incidente y el proceso de renaturalización del río, formaron parte de las explicaciones que Martín y su director general, Cosme García, dieron ayer en comisión a preguntas de Vox. Esa vinculación entre la renaturalización y el hundimiento la había sugerido la propia entidad grupista. En cuanto al proyecto a desarrollar en un futuro en base a una financiación de fondos europeos desde la concejalía se deja claro que no hay ninguna intervención en esa margen del río. Sí en la contraria con una senda en Las Mestas.

Que no hay una conexión directa entre el hundimiento de hace unos días en el muro y la renaturalización del río parece evidente para el equipo de Medio Ambiente teniendo en cuenta que en 2021 –sin renaturalización a la vista– se tuvo que actuar ante una gran grieta surgida en ese mismo espacio. A partir de ahí solo hay una recopilación de datos históricos y de hipótesis. Unas y otras se trasladaron a los ediles de la Corporación.

El proyecto de este muro, se hizo en 1976. Una actuación ejecutada con los criterios técnicos de la época, que no serían los actuales, y que no fue pensada para los proyectos de anillo navegable y senda fluvial que irían llegando. El muro es de hormigón en masa pero no se sabe si se asienta sobre roca o aluviales. Una información que se podrá saber cuando se ejecute esa actuación de emergencia y que será básica para acometer ese segundo estudio de mayor envergadura. La idea es que ese trabajo no se demore más allá de dos meses.

Otra de las certezas con que trabajan los técnicos municipales es la realización de un dragado del anillo navegable en el año 2017 que llegó a los ochenta centímetros. Un trabajo que se hizo desde la Empresa Municipal de Aguas a petición del grupo y el Patronato Deportivo Municipal, en ese momento bajo la presidencia del forista Jesús Martínez Salvador, para solventar los problemas que suponía para los piragüistas que el embarcadero no hubiera calado suficiente. No era la primera actuación de ese tipo. La hemeroteca hace mención a otro dragado en 2007. Lo que los dragados pudieran afectar a la base del muro sumado a la erosión del agua de lluvia habría generado los problemas.

Sobre todo ello trabaja el Ayuntamiento al tiempo que prepara el proyecto de obra de emergencia a encargar a la Confederación, que lo acometerá dentro del convenio para el mantenimiento de los ríos aunque con una financiación extra. Esta vía consigue mayor rapidez que afrontando la obra desde una licitación municipal.

Foro pide incluir la reparación en el proyecto de renaturalización que paga Europa

Foro planteó ayer en comisión que, una vez que se sepa el alcance real de los daños en toda la longitud del muro, se estudie con la Fundación Biodiversidad la posibilidad de incluir su reparación en el proyecto de renaturalización de los ríos Piles y Peñafrancia. La Fundación es la entidad a la que presentó el Ayuntamiento de Gijón su propuesta de renaturalización con la que consiguió una financiación europea de 2,8 millones sobre un coste total del proyecto de 3,2 millones. A la Fundación Biodiversidad es a quien hay que mandar ahora la definición concrete al proyecto antes de sacarlo a licitación. A esa misma comisión llevó el grupo municipal que lidera Jesús Martínez Salvador una batería de preguntas sobre el anunciado cambio de la red de lineas de Emtusa. Denuncia Foro que el presupuesto municipal no tiene partida alguna ni para su implantación ni para la campaña informativa a los clientes. Foro también critica que el presidente de Emtusa, el edil José Luis Fernández, no les haya podido dar ningún argumento para la eliminación de la línea 12 que "es la única línea de las cuatro con más demanda, concretamente es la segunda, que desaparece, eliminando la conexión del barrio de Contrueces con la zona oeste. Tampoco ha podido aclarar como pueden sostener que la redefinición de las líneas mejora el servicio de transporte, cuando cada autobús pasa de tener una frecuencia de 15 a 30 minutos. Un problema que es común a todas las líneas".

Compartir el artículo

stats