Una pasión para todas las edades en las hermandades de la Semana Santa de Gijón: "Somos como una familia"

Las cofradías son "como una familia" en la que los pequeños se abren paso para tomar el testigo de los veteranos: "Es como estar en casa"

Por la izquierda, Julián Martínez, Miguel Goñi, Jacinto Pidal, Inés Rodríguez, Valeria Fernández, Rufino Ojeda y María Esperanza Díaz, en la iglesia de  San Pedro, con las imágenes de la Virgen Dolorosa, el Cristo de la Misericordia y de los Mártires y San Juan Evangelista detrás. | Ángel González

Por la izquierda, Julián Martínez, Miguel Goñi, Jacinto Pidal, Inés Rodríguez, Valeria Fernández, Rufino Ojeda y María Esperanza Díaz, en la iglesia de  San Pedro, con las imágenes de la Virgen Dolorosa, el Cristo de la Misericordia y de los Mártires y San Juan Evangelista detrás. | Ángel González / I. Peláez

I. Peláez

I. Peláez

Recuerda la veterana María Esperanza Díaz Pérez, integrante de la Santa Vera Cruz, que, "cuando tenía la edad de ese neñes" (señalando a las pequeñas Inés Rodríguez y Valeria Fernández), ya disfrutaba de las procesiones de Semana Santa. De aquella "salían de la colegiata San Juan Bautista, porque todavía estaban reconstruyendo San Pedro después de la Guerra". "Es algo que siempre existió en Gijón, aunque ahora pretendan decir lo contrario. Ver al Cristo por la calle Corrida, con todas las luces apagadas era impresionante", recuerda Esperanza Díaz, consciente de que "es fundamental que los niños se acerquen; tienen que venir a darnos relevo a todos nosotros".

Los más veteranos y los más jóvenes de cada una de las tres hermandades y cofradías de la ciudad, reunidos por LA NUEVA ESPAÑA, coinciden en destacar que sus agrupaciones funcionan como "una familia" en la que todos comparten y disfrutan, no sólo de Domingo de Ramos a Resurrección, sino buena parte del año. Pero el diagnóstico es también común: hace falta relevo. "Me lo paso muy bien porque estoy con mi mamá y los conozco a todos desde pequeña. Es como estar en casa", señala Valeria Fernández, la pequeña de la Santa Vera Cruz que ya de recién nacida se enfundó la medalla de la hermandad y se vistió el hábito.

En su caso, como ocurre con todos los niños, llegó a la Vera Cruz de la mano de su madre, Patricia Menéndez, que lleva varios años como jefa de paso en la Vera Cruz. Pero su Valeria Fernández, de siete años, no pierde oportunidad, ni en el cole, para intentar convencer a niños de su edad a que se animen. "Me gusta mucho salir, especialmente en Pascua y el Domingo de Ramos. Se pasa muy bien", reconoce.

Con la misma ilusión afronta estos días Inés Rodríguez, la benjamina de la Santa Misericordia y también hija de una jefa de paso, Ángeles Vázquez. La pequeña luce con orgullo el hábito blanco y el fajín negro de su hermandad. Casi desde que nació. ¿El motivo? "Porque me gusta la Semana Santa y desfilar. Me gustan las figuras de Jesús", reconoce Inés Rodríguez, de cinco años.

Esa ilusión de los más pequeños se mantiene también en los adultos, como reconoce Rufino Ojeda, veterano de la Misericordia. "Lo afrontamos con ilusión de todos los años, esperando que el tiempo nos ayude para que más personas puedan venir a contemplar las procesiones", señala este devoto del Cristo de la Misericordia. "Yo ya no porteo, y pasé a ser cofrade de línea porque los años no perdonan y uno va perdiendo agilidad; por eso es necesario el relevo. Todos los años tenemos altas, aunque no tantas como nos gustaría", lamenta Ojeda.

La misma sensación la tienen en el Santo Sepulcro, la cofradía más joven de la Semana Santa de Gijón. El relevo está costando, pero también las nuevas generaciones encuentran hueco. Miguel Goñi, por ejemplo, llegó de la mano del maestre, Alejandro Vallaure, "que me invitó a conocerlo y la verdad que muy bien". Sostiene este joven penitente que, "a pesar de que ahora no está de moda ser cristiano, animo a todo el mundo a participar porque es fundamental que haya relevo generacional". De otra forma, argumenta Miguel Goñi, "sería difícil de mantener esta expresión pública de la fe". "Es importante mantenerlo, porque, como cofrade, no solo sales con un paso, sino que llevas la fe a la gente de una forma muy directa", afirma.

Pero este año no serán los únicos jóvenes que se sumen, pues ya está acordado que tanto el Viernes Santo como el Domingo de Resurrección participen varios de los alumnos asturianos que se encuentran en la academia de la Guardia Civil de Baeza (Jaén). Lo sabe bien el veterano Julián Martínez Pazos, que en su etapa profesional estuvo destinado en Cartagena, donde el fervor por la Semana Santa es total. "Este año vamos a tener la suerte de que participe la Guardia Civil, que hace muchísimos años que eso no ocurría y hay que aprovecharlo porque será espectacular", señala este cofrade del Santo Sepulcro. Como todos, aunque lo ve difícil, porque para que haya niños lo primero "es arrastrar a sus familias, a sus padres", defiende la necesidad del relevo generacional para mantener los pasos en las calles. Ahora, "o ponemos ilusión o es muy difícil". Pero ilusión, de pequeños a mayores, es lo que más abunda en las tres agrupaciones religiosas de la ciudad, donde el relevo, aunque poco a poco, se va notando gracias a la energía de los más pequeños. Son ellos los que siguen los pasos de sus mayores.

Las citas de la Semana Santa de Gijón

Sábado de Gloria. Pregón en la parroquia de San Pedro a cargo del abad de Covadonga, Adolfo Mariño, a las 20.00 horas. Después, actuará el grupo "Ensamble Vocal Gijón" para ofrecer un concierto de música sacra.

Domingo de Ramos. A las 12.00 horas bendición de ramos y procesión de la Borriquilla y el Niño del Remedio en la capilla de los Remedios.

Lunes Santo. Concierto en San Pedro, a las 20 horas, de la Escolanía de San Salvador e impulsado por la Sociedad Filarmónica de Gijón.

Martes Santo. Procesión de las Lágrimas de San Pedro a las 20.30 horas desde San Pedro. Salen las imágenes de la Flagelación y las Lágrimas de San Pedro.

Miércoles Santo. Procesión del Encuentro camino del Calvario. De las iglesia de San José saldrá a las 20.15 horas el paso de Jesús Nazareno y de la Verónica. De San Pedro, a las 20.45 horas, saldrán las imágenes de la Virgen Dolorosa y San Juan Evangelista. El encuentro se producirá en la plaza Mayor y, a continuación, Fernando Llenín, párroco de San José, dará lectura al sermón.

Jueves Santo. Vía Crucis del Cristo de la Misericordia, a las 20 horas desde San Pedro. 

Viernes Santo. Procesión del Santo Entierro desde San Pedro a las 20.00 horas con las imágenes del Santo Sepulcro, la Piedad al pie de la Cruz y la Virgen Dolorosa.

Sábado Santo. La Soledad de María, de San Pedro a la capilla de la Soledad a las 9.00 horas. Saldrán los pasos de San Juan Evangelista y Nuestra Señora de la Soledad.

Domingo de Resurrección. A las 12 horas, salida desde la Capilla de la Soledad de la imagen de la Virgen de la Alegría, y, desde la Basílica del Sagrado Corazón, el paso de la Resurrección. A las 11.45 horas, desde San Pedro, saldrá el paso de San Pedro Apóstol.

Suscríbete para seguir leyendo