Fallece un niño gijonés de 14 años arrollado por un coche en León: "Era un chico muy alegre y divertido"

El joven trataba de cruzar una carretera en patinete y con un amigo | "Era un gran estudiante, sacaba todo dieces", lamenta el padre de la víctima

Complejo Asistencial de León

Complejo Asistencial de León

P. Palomo / S. F. L.

Un gijonés de 14 años que vivía en el municipio leonés de Villaquilambre falleció el pasado lunes tras haber colisionado con su patinete de juguete contra un coche en un accidente de tráfico que tuvo lugar en la carretera general que une los pueblos de Robledo de Torío y de Villarrodrigo de Las Regueras. Estas dos localidades pertenecen a Villaquilambre y era en la segunda donde vivía el joven junto a sus padres y su hermana. Esta familia, muy querida en la zona, llevaba residiendo en León desde el 2007, si bien no había perdido sus raíces asturianas. Los padres del menor fallecido habían regresado en su momento a Gijón para que el joven y su hermana nacieran en la ciudad. “Era un chico muy alegre y divertido y además un gran estudiante. Sacaba todo dieces”, explicó Javier González, el padre del menor, en conversación telefónica con LA NUEVA ESPAÑA.  

El suceso ocurrió a última hora de la tarde del domingo. El joven se encontraba acompañado por un amigo poco antes del accidente. Como consecuencia del golpe fue trasladado de urgencia en UVI-Móvil hasta el Complejo Asistencial de León, pero no logró recuperarse de sus heridas. En el operativo, explica el “Diario de León”, intervinieron la Policía Local de Villaquilambre, Guardia Civil de Tráfico de León y personal de Emergencias Sanitarias (Sacyl). "Ha sido una desgracia", se lamentó, por su parte, Manuel García, el alcalde de Villaquilambre. Las pesquisas policiales se centrarán ahora en tratar de averiguar todos los detalles del suceso. 

El joven era, no obstante, una persona muy querida en esta localidad leonesa. Su familia es de Gijón y habían llegado a León en 2007 tras haber vivido un tiempo en Madrid. Los padres del pequeño habían decidido dar a luz al joven en Gijón, misma decisión que tomaron con su hermana. Fue en 2019, poco antes de la pandemia, cuando decidieron asentarse de nuevo en la ciudad gijonesa para regresar en junio del año pasado a Villarrodrigo de las Regueras. El chico jugaba con su pandilla de amigos en el infantil “B” del Nuevo Recreo Industrial . Esta entidad se trata de un club sociodeportivo con mucha raigambre en León. Su sede está ubicada a escasos kilómetros de la localidad en la que vivía la familia. Era estudiante de secundaria en el instituto leonés Ordoño II, ubicado en el barrio de La Palomera. “Cuando volvimos a León los críos retomaron aquí sus amistades, que nunca habían perdido”, finalizó Javier González.

Suscríbete para seguir leyendo