El Santo Ángel echa a correr por una causa solidaria

El alumnado y las familias recaudan fondos para un proyecto infantil en Colombia: "Les estimula para pensar en estas cosas"

Sergio García

"Es un día de convivencia familiar". Son palabras de Sara García, directora del colegio Santo Ángel, centro que vivió ayer una mañana al trote por una buena causa, para recaudar fondos de cara a un proyecto de comedor infantil en Bucaramanga, Colombia. El tramo comprendido entre la iglesia de San Pedro y la Escalerona fue el escenario de una carrera solidaria en la que toda la comunidad educativa se volcó con más de 500 participantes entre el alumnado y sus familias.

Los corredores, cada uno con su correspondiente dorsal, debían abonar cinco euros para ser parte de la iniciativa. Los pequeños compitieron por turnos, cada curso tenía su momento de liberar adrenalina por el Muro. Algunos se tiraban al suelo nada más cruzar la línea de meta, exhaustos. No obstante, quienes sufrieron la fatiga con mayor intensidad fueron los mayores. "Estoy agotado", aseguró Sergio Fernández, que acompañó a su hija Celia, de quinto de Primaria. "Y yo también", replicaba la joven, que subrayó que este año el recorrido fue superior al de la edición pasada. No importaba la distancia si la ocasión lo merecía. "Siempre que se pueda ayudar hay que hacerlo, aunque uno eche un poco el pulmón", comentó su padre.

Dimas Obaya se animó a participar junto a su sobrino, del mismo nombre. "Salieron muy fuertes", bromeaba el tío, que reivindicó este tipo de citas para fomentar la solidaridad entre las nuevas generaciones. "Les estimula para pensar en estas cosas", declaró.

"No estoy cansado, sí seco", apuntaba Alejandro Méndez al concluir su carrera, mientras se hidrataba con una de las botellas de agua que se dispusieron. Su padre Fernando admitía su inferioridad física respecto al niño, estudiante de segundo. "Está más en forma", reconocía. Eso sí, el resultado quedaba en segundo plano. "Se trata de divertirnos y recaudar", proclamó.

La actividad no se limitó a la carrera, sino que en el patio del centro se celebraron varios juegos y talleres para que los escolares se entretuvieran en la jornada matinal. "Es una gran iniciativa para dar a conocer el colegio", indicó Miguel Vigón, profesor de Educación Física. Además, la colaboración de varias empresas posibilitó realizar un sorteo de productos entre los participantes, cuya generosa implicación supuso un paso más para hacer posible "un proyecto muy bonito" en Colombia, como incidió Azucena Fernández, coordinadora de pastoral del centro.

Suscríbete para seguir leyendo