Amigos y compañeros lloran a Álvaro Naves, el surfista gijonés fallecido en Sri Lanka: "Era un chaval alegre y siempre sonriente"

De 30 años y profesor en la escuela Skool Surf, el joven se había desplazado a la isla del Índico para dar clases durante unos meses

Álvaro Naves.

Álvaro Naves.

G. Cuesta

Un trágico accidente de moto segó este viernes en Sri Lanka la vida del gijonés Álvaro Naves González (Gijón, 1992), un joven de 30 años apasionado del deporte que estaba pasando unos meses en esa isla del Índico como monitor de surf. Allí se encontraba desde hace semanas tras pedir una excedencia en su actual trabajo en Gijón, en una conocida franquicia de comida rápida que compaginaba con las clases que impartía en la escuela de Skool Surf, ubicada en el paseo del Muro, a la que se encontraba vinculado desde hace dos años. Este viernes, sus amigos y allegados se mostraron "conmocionados" por el fallecimiento de un "chaval alegre y siempre sonriente", echado para adelante a la hora de "embarcarse en alguna aventura", como la que se encontraba viviendo en Sri Lanka.

La familia ahora trabaja en los trámites para poder repatriar su cadáver a través de la embajada de España. "Siempre se dice, pero era un gran chaval. Todo el mundo le quería mogollón y es una pérdida muy fuerte para todos nosotros", lamentó Daniel Aznar, responsable de la tienda especializada en surf, tras enterarse de la trágica noticia. Naves, gijonés y vecino de la zona de El Bibio, destacó siempre por su pasión por el deporte, especialmente el fútbol y los relacionados con el mar como el surf y el buceo. Estudió en el Piles y después en la Universidad Laboral. De hecho, allí cursó la FP Técnico Superior en Actividades Físicas y Deportivas (TAFAD) para hacer de su pasión su profesión. En los últimos años, al surf dedicó buena parte de su tiempo, desarrollándose como monitor. "Era un súper deportista y un gran trabajador. Su pérdida es muy dura", reconoció el responsable del local de surf donde trabajaba como monitor. De hecho, Naves vinculó toda su vida profesional a su pasión. Primero, como vendedor de material deportivo en varias tiendas especializadas de la ciudad. Además, también fue integrante durante algún verano del servicio de salvamento en Villaviciosa. Asimismo, contaba con varias certificaciones de buceo profesional.

El joven gijonés compaginaba su labor como monitor con el trabajo en una conocida franquicia de comida rápida que se abrió a finales de 2021 en un centro comercial. Fue hace un par de meses cuando decidió realizar un pequeño parón en su día a día en Gijón. Pidió una excedencia y se fue a Sri Lanka para "ganar un dinerillo", según contó a sus compañeros, como monitor de surf. Los trabajadores recibieron la noticia "conmocionados". "Era muy alegre. Muy bromista y tenía muy buena relación con todos los compañeros", comentó Félix García, con el que compartió más de un año profesional. La idea de Naves era regresar a Gijón tras aprovechar unos meses en la isla.

También el fútbol

Su pasión por el deporte iba más allá del mar. De hecho, Naves era un jugador reconocido en el fútbol base y amateur asturiano. Su optimismo también lo transmitió en todos los vestuarios por los que pasó. "Era muy buen chaval, muy agradable. Era un compañero que siempre te ayudaba con una sonrisa, nunca estaba enfadado", rememora Antonio Rodríguez, con el que convivió dos temporadas. Jugó como defensa central, siempre expeditivo y rápido al cruce. Fue pilar fundamental en el TSK Roces de División de Honor Juvenil. Y luego dio el salto a Tercera División en el Lealtad de Villaviciosa. Posteriormente, militó en el Llano 2000, Real Avilés B, Mosconia y Luarca. Varios de estos equipos mostraron sus condolencias a la familia. Precisamente, en el Luarca juega actualmente su hermano, Ismael, donde ejerce como uno de los capitanes. "Queremos mandar un mensaje de ánimo y apoyo a familiares y amigos. Siempre recordaremos a Álvaro con una sonrisa y un chico lleno de energía y ganas de vivir", publicó el club valdesano. A las condolencias también se sumó el Roces, donde militó en categorías inferiores.

Naves es el segundo gijonés que fallece en Sri Lanka por un accidente de moto en el último año. En abril de 2022, Joel Rionda Granjo (Gijón, 1987) llevaba un par de años viviendo en la isla cuando sufrió un accidente de tráfico mortal. También era amante del surf y los deportes náuticos. Casualmente, también estaba muy vinculado al mundo del fútbol. En su caso, con el Ceares, club que brindó un emotivo homenaje a una persona que trabajó activamente en el campo de La Cruz como encargado de picar las entradas.

Suscríbete para seguir leyendo