Los alumnos del instituto Montevil sacan sobresaliente en retórica y ganan el concurso de debate de Gijón

"Es importante contrastar la información", señalan los alumnos vencedores | Yanira Santurio, del Padre Feijoo, fue la mejor oradora

Pablo Palomo

Pablo Palomo

"Una de las claves para realizar un buen debate es contrastar la información para no dar datos falsos". Esta receta la ofrecieron ayer los cinco integrantes de primero de Bachillerato del equipo del IES Montevil tras proclamarse campeones de la quinta Liga de Debate Escolar. Los finalistas del año pasado subieron un peldaño y se impusieron en un abarrotado y estruendoso teatro Jovellanos al Padre Feijoo en un apretadísimo debate final. El centro de La Calzada no solo logró un muy meritorio segundo puesto sino que coronó a su alumna Yanira Santurio como la mejor oradora de un certamen en el que participaron nueve centros.

La temática de la final era si en Gijón había suficientes espacios de ocio para los jóvenes. Cada equipo tenía que defender por sorteo si consideraba que los equipamientos son suficientes o no. Los dos finalistas demostraron gran capacidad argumentativa ya que en el último debate defendieron justo la postura contraria de la que abrazaron en las semifinales. El Jovellanos, los ganadores del año pasado, y el Calderón de la Barca se quedaron a las puertas de la gran final tras una mañana en la que se celebraron tres choques. El teatro fue una caldera con decenas de estudiantes ocupando las butacas para apoyar a los suyos. Pablo García se encargó de moderar las charlas de una actividad impulsada por Habla Gijón.

El equipo del IES Montevil lo integraron Javier Peña, Jorge Flórez, Claudia Atienza, Miguel Fernández y Pepe Álvarez. Defendieron en las semis ante el Jovellanos que en Gijón no abundan los espacios para jóvenes. Los dos centros estuvieron a gran nivel pero la originalidad del Montevil decantó a su favor la balanza de un jurado del que formó parte LA NUEVA ESPAÑA. Emplearon carteles para reforzar sus tesis, interpelaron al público y hasta llevaron compañeros disfrazados. "A mi amiga le encanta cocinar sushi, pero se ha quedado fuera de todos los talleres", puso de relieve Claudia Atienza, mientras una chiquilla se levantaba de su butaca vestida de japonesa. "Lo más importante no es la información, sino como la presentas", reconocieron luego los ganadores.

Los alumnos del IES Jovellanos, en el primer debate de la final de la liga. | Ángel González

Los alumnos del IES Jovellanos, en el primer debate de la final de la liga. | Ángel González / Pablo Palomo

El otro cruce fue entre el Padre Feijoo y el Calderón de la Barca. Los de La Calzada argumentaron que en Gijón hay suficientes espacios para jóvenes poniendo infinidad de ejemplos, pero matizando que "quizás había que hacer una mejor gestión de ellos". Ya desde los primeros compases se vio que la joven Yanira Santurio iba a brillar con luz propia sabiendo mantener la calma en los momentos más comprometidos y atacando las posturas más flojas del rival. Gracias a ello se llevó el premio personal. "No sabía si llorar o saltar de alegría. Había muchísima competencia", desveló una chica que aspira a ser abogada y a trabajar en la Unión Europea.

El Montevil y el Feijoo brindaron un gran espectáculo. Los dos un ejercicio de contorsionismo argumental al defender justo lo contrario de lo que habían postulado en las semifinales. Ambos equipos llevaban los temas muy trabajados. "Han sido muchas horas de esfuerzo, casi sin pisar las clases", concretaron los chicos del Montevil que celebraron el título como si fuera la final de la Champions. Pusieron así el broche de oro a una edición en la que han participado nueve institutos, 32 aulas y se han dado 300 horas de formación para hacer que los más jóvenes aprendan a argumentar en público.

Suscríbete para seguir leyendo