Gijón vive un "boom" de pisos turísticos: esta es su dimensión y estas sus causas

Grandes inversores, procedentes principalmente de Madrid y México, entran en el sector, que espera un verano "de mucho movimiento"

Apartamentos turísticos en la calle Los Moros

Apartamentos turísticos en la calle Los Moros / Juan Plaza

Pablo Palomo

Pablo Palomo

"Boom" de los pisos turísticos en Gijón. El incremento generalizado en las inversiones inmobiliarias, la irrupción de grandes inversores y la consolidación de Asturias en general, y Gijón en particular, como uno de los principales destinos turísticos nacionales han hecho que el número de viviendas de uso vacacional se haya multiplicado exponencialmente en los últimos dos años. Actualmente ya hay 2.000 licencias otorgadas para este tipo de residencias (no significa que todas estén activas), mientras los profesionales del sector auguran que la cifra irá a más: de hecho, hay empresas dedicadas a la gestión de estos inmuebles que esperan introducir, por lo menos, otros 100 pisos turísticos al parque gijonés de aquí a Semana Santa. Según los profesionales del sector, detrás de este tipo de negocios están los pequeños ahorradores, pero cada vez más inversores de fuera de Asturias, especialmente de Madrid y de México, que llegan a "comprar edificios enteros", explican algunas de las fuentes consultadas, que auguran, además, que el próximo verano volverá a ser "de mucho movimiento".

Iván Rodríguez está al frente de R2R Consulting Inmobiliario, una compañía dedicada a la gestión de este tipo de alojamientos, que también es el presidente de la Asociación del Principado de Asturias de Alquiler de Corta Estancia (Casocia), algo así como la patronal del sector. Para Rodríguez, una de las explicaciones al auge de los últimos años tiene que ver con el crecimiento en términos generales de los inversores en negocios inmobiliarios, un alza, que, en su opinión, lleva a un porcentaje de ellos a entrar en el sector turístico. "La inversión en turismo ha crecido porque ha crecido mucho el inversor inmobiliario que invierte en habitaciones, en alquileres de larga estancia, pero también en el turístico, es gente con un perfil muy variado", analiza.

Desde Casocia se sabe que en Gijón existen ya cerca de 2.000 licencias VUT otorgadas. Es decir, viviendas de uso turístico dentro de una comunidad de vecinos. La cifra es significativa puesto que en octubre de 2021, según la oficina municipal de turismo, había 756 permisos de este tipo en el concejo. A ellas había que sumar otras 63 viviendas de uso vacacional, es decir, edificios dedicados a visitantes. En total, sumando las dos, daba un saldo de algo más de 3.500 plazas, una cifra mayor ya en 2021 que las 2.470 habitaciones de hoteles que, eso sí, ofrecían a los turistas 4.732 camas, sin contar las plazas que dan los diferentes albergues, campings, pensiones y apartamentos.

Rodríguez insiste en que el perfil de propietarios de pisos turísticos es variado, pero reconoce que en Gijón han aparecido los grandes inversores, sobre todo cadenas inmobiliarias u hoteleras, que adquieren edificios enteros para uso turístico. "Hay perfiles de todo tipo. Aunque creo que los particulares son mayoría, también considero que han crecido los grandes inversores que adquieren, por ejemplo, un apartahotel", señala. El presidente de Casocia cree que en este auge influye la ley de vivienda que "ofrece poca seguridad a los propietarios para alquileres de larga estancia" y señala que el crecimiento del sector "es del 15 por ciento al año".

Silvia Martínez es la responsable de Silastur, dedicada a la gestión integral de pisos turísticos. Gestionan en Gijón unos cien equipamientos y esperan que de aquí a Semana Santa puedan contar con otros cien pisos, bien de obra nueva, bien tras una reforma, que ampliarán el parque de este tipo de viviendas. "Existe un ‘boom’, pero es algo que está sucediendo ya desde hace un año y medio", concreta. La responsable indica que está habiendo un cambio de paradigma en el sentido de que cada vez más los propietarios tienen que ofrecer una serie de alojamientos de cierto nivel. "Los pisos que se han quedado antiguos tan solo funcionan en verano", señala. Martínez apunta a que las inversiones de fuera de Asturias están creciendo mucho, sobre todo de madrileños y de mexicanos, aunque hay de otras zonas. "Se están comprando edificios enteros en Gijón y en Oviedo para dedicarlos íntegramente al alquiler vacacional", expresa. Martínez señala las altas rentabilidades de algunos de estos alojamientos que se concentran, sobre todo, en la zona Centro y aledañas a la playa de San Lorenzo. "Hemos tenido reservas de diez días en las que se han pagado 5.200 euros", asegura.

Julian Acle, de Alquileres Vacacionales Gijón, concuerda con esta visión y señala que cada vez es más "la gente de fuera" que viene a invertir a Gijón. "Ya no es solo la gente de aquí que tiene dos o tres viviendas y dedica alguna a uso turístico", explica. "Cada vez hay más vivienda de obra nueva que se dedica a este sector", añade. Para Acle, la ley de la vivienda juega un papel clave. "Hay falta de seguridad jurídica para los propietarios en caso de ocupación o de impagos y por eso se buscan otras alternativas", declara. Para Acle, también es importante el incremento de temperaturas. "Está viniendo gente de Andalucía o del Levante a pasar el verano a Asturias por eso", finaliza.

Ya desde el sector inmobiliario habla Oliva Fra, propietaria de una inmobiliaria en la calle Cabrales y directiva del Colegio Oficial de Agentes de la Propiedad Inmobiliaria del Principado (Apia). "Tenemos clientes que se dedican al alquiler vacacional. La mayoría de sus pisos están en la zona Centro. Fuera de la almendra central casi todo se dedica a vivienda residencial", concreta. Fra introduce un interesante matiz y es que, cada vez más, en Gijón se compran pisos de cara a ser la segunda vivienda e incluso de residencias para después de la vida laboral. "Estamos siendo un destino de jubilación importante. Quizás en 20 años seamos un nuevo Benidorm", zanja.

[object Object]

Que Gijón es una ciudad que en los meses de verano dispara su actividad es una realidad. El reto para el sector de las viviendas de uso turístico es, como para otros muchos sectores productivos de la ciudad, el tratar de lograr que esa actividad frenética no se dé solo a finales de julio y en agosto, sino que también se note a lo largo del resto del año. Así lo expresa Iván Rodríguez. "El verano en Asturias y en Gijón es de una afluencia muy alta, pero sin embargo las épocas bajas lo son también muy bajas", dice. "Sé que el Principado trabaja en ello y debe ser trabajo de todos conseguir una demanda más estable, que las épocas más bajas pasen a ser, por lo menos, medias", asegura. El presidente de Casocia también incide en perseguir aquellas viviendas que hay sin licencia por la ciudad. "Es una competencia desleal, ilegal y fuera de mercado", señala. "Se las debe de perseguir y de multar. En Barcelona, esta semana hubo una multa muy elevada para un edificio sin licencia. Ese debe de ser el camino", apostilla. Lo mismo cree Silvia Martínez de Silastur. "Las viviendas turísticas sin licencia hacen una competencia desleal para las que sí que la tienen", asegura. Desde el Ayuntamiento se trabaja en este tema desde hace ya tiempo. Ya en abril del 2022, todavía el anterior gobierno local, se anunció la entrada en funcionamiento de una herramienta digital para rastrear a todos los usuarios que en Gijón ofertaran esta clase de residencia sin tener los permisos.

Suscríbete para seguir leyendo