Así es el diseño de la nueva estación de autobuses de Gijón: permitirá ampliar el número de dársenas si hace falta

La posibilidad de ampliación y la conexión con la estación de tren por una zona cubierta marcan un ámbito con espacio comercial y hostelero

Vídeo: Así será la futura estación de trenes y buses de Gijón

A. F. V.

La incorporación de la estación de autobuses al diseño de la futura estación intermodal de Moreda es una de las novedades del anteproyecto recién presentado en Gijón al Norte. Novedad estética, pero también conceptual porque, aunque desde un primero momento se contaba con su presencia, el hecho de que la iniciativa del proyecto le hubiera correspondido a Adif había provocado que se quedara en un segundo plano tras las necesidades de los servicios ferroviarios.

Ahora, la estación de autobuses ya tiene presencia como una pieza más del proyecto a desarrollar por Gijón al Norte en su condición de sociedad gestora de la operación. Algo que no dejó de poner en valor tras la reunión del pasado lunes el consejero de Fomento del Principado, Alejandro Calvo. No hay que olvidar que la estación de autobuses era de la competencia del gobierno autonómico.

En esta propuesta la estación de autobuses se plantea en superficie en paralelo a la calle Sanz Crespo y enfrentada al Palacio de Justicia y la futura Comisaría de la Policía Local. La ubicación sobre rasante la justifican los técnicos con tres argumentos: reducción del coste de ejecución, mejora operativa y mejor experiencia para el usuario. En lo que tiene que ver con el coste económico un dato: 30 millones. Ese es el presupuesto que se estimaba en el convenio firmado en 2019 por Estado, Ayuntamiento y Principado como socios del plan de vías y que se sustituirá por otro en los próximos meses para actualizar el proyecto.

La zona de dársenas tiene una longitud de 220 metros y un ancho de 30 con espacio para 20 dársenas en espina de pez y 3 dársenas lineales. Ahora. Una de las cuestiones que se destacan en la propuesta presentada a los consejeros en referencia a la estación de buses es la posibilidad de que pueda ampliarse si las necesidades lo exigen. La ubicación y la geometría del espacio elegido para ubicarla dentro del complejo intermodal están pensadas para que se pueda redimensionar sin complicar en exceso la operación.

Más allá del espacio para que entren y salgan los autobuses el complejo tiene una segunda área de servicios con espacio para un punto de venta de billetes, otro para aseos, un local comercial, otro para un negocio de restauración y tres huecos para oficinas. Todos estos elementos están en línea siguiendo el eje del pasillo que comunica el acceso a la estación de autobuses con la zona de dársenas. A nivel de calle es un espacio cerrado, pero a nivel global destaca por estar rodeada de verde tanto en superficie como en la cubierta que comparte con la zona ferroviaria del complejo intermodal. Hay que recordar que esa cubierta semiabierta pero transitable y verde es uno de los elementos singulares de la operación y la pieza básica tanto para mejorar la conexión entre los barrios de los dos lados de la estación como para conseguir ese gran corredor verde entre La Calzada y El Humedal.

Para garantizar esa intermodalidad que da carácter a la estación el equipo que está desarrollado el proyecto de Moreda plantea una conexión directa desde la estación de autobuses con el vestíbulo de la estación de tren a través de una zona cubierta y bien señalizada. También se ha tenido en cuenta que, aunque piezas independientes que se vayan a desarrollar en momentos diferentes y usos que marcan necesidades distintas hay que garantizar que estación de tren y estación de autobuses tengan una apariencia similar.

Un edificio de empresa

La estación de autobuses es una de las piezas que se incluyen dentro del apartado "otras actuaciones" del proyecto global. Mismo apartado donde va el edificio de Adif. Un edificio de oficinas de 4.500 metros cuadrados pensado para albergar zonas públicas en su planta baja y las oficinas en el volumen superior. El edificio se ubica en medio de un espacio arbolado y generando una plaza en su conexión con la propia estación intermodal. Se busca, dicen en el proyecto, que sea un nuevo hito urbano que sirva de imagen para la empresa pública de infraestructuras ferroviarias.

Para garantizar su "independencia constructiva", el edificio de Adif no solo está al margen del edificio de la estación, también del aparcamiento subterráneo de dos plantas que va dentro del complejo de la intermodal. Eso sí, en la propuesta de los redactores el edificio de la entidad del Ministerio de Transportes y Movilidad Sostenible tiene su propio aparcamiento con una estimación de 100 plazas. Aparcamiento con un uso exclusivo opcional y posibilidad de conectarse al de 200 plazas de la estación. Tocará ver qué se decide.

Suscríbete para seguir leyendo