De Gijón a Huelva pasando por África: así fue el periplo del último barco que salió de la regasificadora de El Musel

El barco "Gaslog Savannah" cargó 99.768 metros cúbicos el pasado 10 de mayo

La CNMC prevé en 2025 retribuir a Enagás por la planta en base a lo asignado cuando estaba hibernada

El «Gaslog Savannah» entrando el pasado 9 de mayo en El Musel para cargar 99.768 metros cúbicos de GNL.

El «Gaslog Savannah» entrando el pasado 9 de mayo en El Musel para cargar 99.768 metros cúbicos de GNL.

M. C.

De la regasificadora de El Musel a la de Huelva. Ese es el destino de los 99.768 metros cúbicos de gas natural licuado (GNL) que cargó entre el 9 y el 10 de mayo pasados el buque "Gaslog Savannah" en la regasificadora de El Musel. El barco ha atracado hoy en la terminal de la regasificadora de Huelva para entregar su cargamento, previo paso por el puerto de Pointe Noire, en el Congo, para completar la carga de un buque con una capacidad máxima para transportar 155.000 metros cúbicos de GNL.

El peculiar traspaso de gas por barco entre dos regasificadoras españolas se hace en un contexto en el que en España existe el denominado tanque único virtual, que permite a las compañías comercializadoras distribuir descargar un barco en una regasificadora y regasificar esa cantidad en cualquier otra para enviar el gas al cliente final.

En todo caso, la planta de El Musel se encuentra en una situación especial, al margen del sistema general, con una autorización de funcionamiento cuyo objeto principal debe ser la prestación de servicios logísticos (almacenamiento de GNL para su transbordo a otros metaneros), con limitaciones a la cantidad máxima que puede regasificar al año (10.969 gigavatios hora), la exclusivamente necesaria por condiciones técnicas de la planta (para evacuar el gas que se evapora de forma espontánea en los tanques) y para la carga en camiones cisterna con destino a clientes nacionales. La salida de la hibernación de la regasificadora de El Musel se aceleró con el estallido de la guerra en Ucrania y la necesidad de reemplazar a Rusia como principal proveedor de gas de otros países europeos.

Desde que se descargó el primer gasero en El Musel en julio de 2026, solo se han reexpedido 228.000 metros cúbicos de GNL en dos cargamentos. El primero de ellos son los 127.610 metros cúbicos que el pasado mes de abril adquirió la compañía británica BP y que fueron a parar a una planta de regasificación de Croacia. El segundo, los 99.768 metros cúbicos que forman parte del cargamento que la empresa italiana ENI descarga hoy en la regasificadora de Huelva.

La planta de El Musel tiene una capacidad de almacenamiento de 300.000 metros cúbicos de GNL en sus dos tanques. Tras haber abierto un proceso de concurrencia en la que recibió diversas ofertas, Enagás adjudicó en julio del año pasado la capacidad de almacenamiento de la planta gijonesa a Endesa (filial de la italiana Enel) para la prestación de servicios logísticos. La planta gijonesa tiene una capacidad teórica para descargar al año 50 metaneros y cargar otros tantos, pero hasta ahora solo viene recibiendo uno al mes –el mínimo para mantener la temperatura de funcionamiento de las instalaciones, que es de 160 grados bajo cero–, habiéndose regasificado la mayor parte del combustible descargado, procedente de gas natural extraído mediante el método de fracking en EE UU.

Endesa ha venido destacando la importancia de los servicios logísticos que puede ofrecer desde El Musel, "facilitando de forma eficiente la distribución de gas y GNL tanto a nivel nacional como internacional", en línea con las tesis de Enagás. Desde Ecologistas en Acción, en cambio, se cuestiona que se haya autorizado la actividad de una planta para fortalecer el suministro de GNL en Europa, considerando que no está cumpliendo ese fin. Desde ámbitos empresariales y del gobierno regional se aspira a que la planta gijonesa acabe entrando en el sistema nacional y regasificando sin límites, mientras que el colectivo vecinal incluye la regasificadora entre sus quejas por el modelo industrial de Gijón.

Por otro lado, la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) acaba de aprobar, de forma provisional, 24,94 millones de euros de retribución con cargo al sistema gasista a Musel Energy Hub S.L., sociedad participada al 75% por Enagás y al 25% por Reganosa para explotar la regasificadora de El Musel. La CNMC ha realizado esta estimación con base en lo que estaba aprobado para la planta gijonesa cuando estaba hibernada.

Con la puesta en servicio de la instalación como almacén logístico debía de sustituirse ese régimen especial durante la hibernación por otro menos gravoso, en el que se retribuirá a la planta por la actividad de regasificación y despacho de camiones cisterna. El problema es que la CNMC aún no ha recibido la documentación necesaria para ello. En su resolución señala que "si bien el 28 de julio de 2023 tuvo lugar la puesta en servicio definitiva de la instalación, está pendiente tanto el envío de la información acreditativa de la inversión como su análisis y la determinación de la retribución definitiva. Por tanto, se considera que, frente a la posibilidad de no reconocer ningún tipo de retribución, la mejor opción es mantener la retribución transitoria" aprobada en 2012, cuando se hibernó la planta.

El total de las retribuciones a los operadores de infraestructuras gasistas en España para el ejercicio 2025 (del 1 de octubre de 2024 al 30 de septiembre de 2025), se contempla por la CNMC que sea menor, así como también se prevé un descenso de la demanda de gas en España respecto al ejercicio actual.

Suscríbete para seguir leyendo