El ciclista gijonés fallecido en Cantabria: un comercial socio del Grupo, sportinguista y "muy familiar"

"Fue una tragedia", señala la familia de la víctima, que era un "gran aficionado" al deporte y buen conocedor de la disciplina

Captura de un momento de la carrera ciclista. En el círculo, el fallecido, Agustín Torres

Captura de un momento de la carrera ciclista. En el círculo, el fallecido, Agustín Torres

Socio del Grupo, sportinguista y “muy familiar”. Así define su familia a Agustín Torres, el gijonés que perdió la vida este lunes al no lograr recuperarse de las heridas que le causó un accidente de bicicleta sufrido en la mañana del sábado. El fallecido, de 53 años y comercial de una empresa láctea, participaba en el Cantabria Bike Race y el citado sábado y durante la segunda etapa de la carrera, en Arenas de Iguña, se salió de la carretera en una curva y cayó por un terraplén en altura. “Fue una desgracia”, reconoce la familia del fallecido, que explica que Torres era un “gran aficionado” de este deporte y, por tanto, buen conocedor del mismo.

Torres, en realidad, era un gijonés de adopción. Era el mediano de tres hermanos y los tres nacieron en Holanda, pero la familia al completo se desplazó a la ciudad siendo ellos muy pequeños. Los padres, naturales de Colombres, regresaron a esta parroquia, ya jubilados, a raíz de la pandemia y, desde entonces, el ahora fallecido iba a verles todas las semanas. “De lunes a viernes estaba en Gijón y los fines de semana se iba con ellos. Él estaba más pendiente de nuestros padres porque era el hermano que se quedó soltero: su novia era la bicicleta”, le recuerda con cariño uno de sus hermanos, José Luis Torres.

La familia de Torres explica, también, que la víctima era “muy conocida” en Gijón, porque, por su trabajo como comercial, tenía mucho contacto con el sector hostelero local. Sus amigos del mundo del ciclismo, sin embargo, los tenía sobre todo en Colombres, y la bici en Gijón la usaba sobre todo en entrenamientos que hacía por su cuenta. “Era muy aficionado tanto a la bicicleta de carretera como de montaña e iba a entrenar al Grupo Covadonga, era socio. También era aficionado al Sporting y tenía en Gijón su grupo de amigos normal, fuera del mundo de la bici. Estaba muy arraigado en ambos sitios”, completa el hermano.

Agustín Torres, que el día del fatal accidente fue rescatado inconsciente y reanimado “in situ”, había ingreso en el Hospital de Valdecilla ya en estado crítico. Su muerte se hizo oficial este lunes y se cumplió con su deseo de ser donante de órganos. Desde la organización del evento deportivo, que llevaban estos días muy pendientes de la evolución del ahora fallecido, ya habían anulado sus eventos dominicales y, tras trasladar sus condolencias, anuncian que realizarán un minuto de silencio durante esta semana al inicio de cada carrera. "Lamentamos profundamente esta pérdida y nos ponemos a su disposición (de la familia) para brindarles el apoyo que necesiten", señalaron en un comunicado.