Una plegaria como un templo en Fano para que no se cierre la iglesia

Los vecinos reclaman que se reconsidere la decisión e instan al Arzobispado a intervenir: "Debe velar por sus propiedades"

Salvo un giro de los acontecimientos que no parece próximo, el párroco de Fano, Fernando Velado, comunicará a los feligreses que acudan a misa este sábado el cese de los cultos en la iglesia de San Juan. Una decisión motivada por las carencias estructurales que sufre el templo y que ha caído como una losa entre los vecinos, que ayer charlaban sobre el tema y observaban con detalle el interior del espacio, que data del siglo XIII. "La iglesia lleva años mal, pero tanto como para cerrarla, no lo veo", subrayó Jorge Manuel Rodríguez, presidente de la asociación de vecinos "El Peñón", que apuntó que la problemática de las grietas, por ejemplo, se agrava porque el templo permanece cerrado la mayoría del tiempo. "Con la humedad va a más porque no hay ventilación", afirmó Rodríguez. Los feligreses ya habían dado la voz de alerta hace meses, como desveló LA NUEVA ESPAÑA.

Tal y como está la situación, el sentir general es de expectación. "A ver qué pasa", comentaba Jorge Manuel Rodríguez, no muy convencido de que la determinación de clausurar la iglesia tenga marcha atrás. En ese sentido, el líder vecinal de Fano instó al Arzobispado a tomar cartas en el asunto y a "invertir" en la reforma del templo, destruido durante la Guerra Civil. Porque, remarcó Rodríguez, la iglesia sigue siendo muy necesaria. "En las misas siempre hay gente", declaró. Independientemente del desenlace de la tesitura que atraviesa el templo, las celebraciones religiosas en el marco de las fiestas de San Lorenzo, en el mes de agosto, no tendrán lugar allí. Fernando Velado lo ha dejado claro.

Jesús Suárez, secretario del colectivo vecinal, manifestó, eso sí, que "la seguridad debe primar por encima de todo". Confesó Suárez que "la iglesia está agrietándose de manera alarmante" y que incluso hay pequeños desprendimientos en el techo y en la parte del coro. "Sería una pena que cerrara", resaltó Jesús Suárez, que abogó por "asegurar estructuralmente" el complejo. También indicó que "hay que preservar" el arco románico con el que cuenta la iglesia.

Una parte de la zona exterior del templo. | Ángel González

Una parte de la zona exterior del templo. / Ángel González

"Los problemas no vienen de unos meses para acá", sostuvo el secretario de la asociación vecinal "El Peñón". El anterior párroco, José Manuel Alonso, fallecido en enero, ya los había puesto sobre la mesa. Suárez trasladó la pelota al tejado del Arzobispado. "Debe velar por sus intereses y propiedades. Si pasa algo en mi casa, me ocupo yo", proclamó. Si fructifica el parón de la actividad religiosa en el templo, esta se trasladaría a parroquias cercanas como Vega o Baldornón, también responsabilidad de Fernando Velado.

Lucía Menéndez es una vecina de toda la vida de Fano. "Muchos llevamos desde pequeños y aquí es donde hicimos el bautismo, donde celebramos las fiestas...", comentó Menéndez, que instó al Arzobispado y al Principado, a través de Patrimonio, a "unirse" para hallar una salida a este embrollo y acometer una obra de reparación que devuelva a la iglesia a un óptimo estado. "Los vecinos no queremos quedarnos sin ella porque tiene mucho valor, también sentimental", explicó. "Queremos que no caiga, que se puedan seguir celebrando las ceremonias y que se conserve todo este patrimonio", admitió.

Lucía Menéndez prosiguió pidiendo "soluciones técnicas" que precedan a la búsqueda de "financiación" en aras de realizar una remodelación en el templo, muy querido en Fano. No quiere oír Menéndez de la posibilidad de que la iglesia cierre. Sería un varapalo. "Nos oponemos porque esto es algo nuestro, como el cementerio, que forma parte del pueblo y que lo queremos mantener", reivindicó Lucía Menéndez, que dejó una última demanda, casi como una llamada de auxilio, de desesperación ante la cruda realidad que vive la iglesia de San Juan de Fano. "Pedimos a quien corresponde que se haga cargo", destacó.

Fernando Velado informará, si nada cambia, de la mala nueva del cierre este fin de semana. Hasta entonces, Fano busca que sus plegarias para evitar esa rotunda determinación sean escuchadas.

Suscríbete para seguir leyendo